Pathfinder: Kingmaker
Pathfinder: Kingmaker
Carátula de Pathfinder: Kingmaker

Pathfinder: Kingmaker, análisis PS4

Analizamos la versión de Pathfinder: Kingmaker para consola, tras dos años en pc llega con algunas mejoras pero, ¿Cuál es su mejor versión?

Pathfinder: Kingmaker empezó, como muchos juegos indies actuales, en Kickstarter donde consiguieron casi doblar su objetivo de financiación. En 2016 comenzaba el desarrollo de la versión de PC, con la idea de ser un sucesor espiritual de Baldur’s gate y Neverwinter Nights, la cual vería la luz en 2018. Dos años y muchas mejoras más tarde, nos llega la versión de consolas que es motivo de este análisis.

Comenzamos el juego eligiendo un escenario, Main Story, la historia principal; Varnholds lot, que se sitúa en un momento en medio de la campaña principal y es paralela a la historia principal; y Beneath the Stolen Lands, una quest que podemos jugar directamente desde este menú o esperar a recibirla en la historia principal.

En Pathfinder: Kingmaker tenemos que explorar el territorio de Stolen Lands, una región que ha sido conquistada y reconquistada durante cientos de años, multitud de reinos se han forjado y han caído en estas tierras y ahora nos toca a nosotros construir nuestro imperio enfrentándonos a las amenazas externas y aún peor, a los traidores de la corte. Este título juega mucho con la diplomacia, las intrigas y los intereses políticos, hay que tener cuidado con nuestros encuentros y nuestras respuestas a la hora de interactuar con otros personajes, cada uno de ellos, tanto los npc’s que nos encontramos a lo largo de la aventura, como nuestros acompañantes, tienen un alineamiento, esto es, cómo se comportan en base a la legalidad y la moralidad. A saber, hay nueve alineamientos: legal bueno, neutral bueno, caótico bueno, legal neutral, neutral, caótico neutral, legal malvado, neutral malvado, caótico malvado. Dependiendo de cómo adaptemos nuestra brújula moral a la de nuestros compañeros estos nos serán fieles u optarán por dejar nuestro grupo, o directamente, no seguirnos.

Un mundo de opciones

Nuestra alineación la elegiremos al crear nuestro personaje, o al elegir uno de los predefinidos. La creación del personaje es muy parecida a una partida de rol en papel, decidiremos la raza, la clase, el género, el alineamiento, aunque algunas clases, como Paladin, te vienen con el alineamiento obligado, en este caso, legal bueno. Además, elegiremos algunas habilidades y asignaremos puntos a algunas características para adecuar al personaje a nuestro estilo de juego.

El juego nos da multitud de opciones de personalización, incluso en la dificultad del juego, donde podemos jugar con varios parámetros como la opción de revivir a los aliados después de un enfrentamiento en el que han sido derrotados. Aunque algunos estados, como death’s door, nos obligarán a ir a un lugar seguro a descansar para poder continuar la aventura.

Pathfinder: The Kingmaker es un rpg con perspectiva isométrica en el que tenemos dos opciones para avanzar, usando los joysticks para movernos o usando un puntero para señalar la dirección en la que se deben mover nuestros personajes, como lo haríamos en pc con un ratón. En este sentido, dependerá del momento y de nuestra estrategia, pero a nosotros nos ha resultado más fácil, por ejemplo, emboscar a los enemigos con el puntero que con el movimiento por joystick.

También nos ofrece dos modos de batalla, en tiempo real con pausa y por turnos. En cualquier momento del combate podremos cambiar de una a otra fácilmente, la combinación de ambos nos puede ser muy útil, sobre todo si no tenemos mucha experiencia en juegos de rol, de tenerla encontraremos más cercana la experiencia del combate por turnos al juego de rol de mesa, que el de acción con pausa. En ambos casos nos enfrentaremos a un sistema de tiradas enfrentadas, esto es, cada oponente hace una tirada, suma los modificadores, si los hubiera, y el resultado decide si el ataque impacta o no.

Para autenticos roleros

El título es bastante complejo y quizás, a los que no estén familiarizados con este tipo de títulos, aspectos como la estrategia del combate por turnos y todas sus variables a tener en cuenta, el árbol de habilidades y las características que debemos potenciar al subir de nivel para obtener un resultado óptimo de cada personaje en relación a su raza, a su clase y a su rol dentro del grupo, pueden llegar a abrumar un poco al jugador novato.

Otro aspecto a tener en cuenta son los ítems que encontramos a lo largo de nuestro periplo, algunos nos serán muy útiles para equipar a nuestros personajes, pero el peso del inventario afectará a la movilidad de nuestro grupo, así que es recomendable vender lo que nos sobre a la primera oportunidad que se nos presente.

Pathfinder: Kingmaker nos da la opción de gestionar el reino de manera automática o hacerlo nosotros mismos, hemos de construir, hacer acuerdos con otras ciudades, realizar misiones, asignar consejeros… Deberemos defender nuestro reino con todas nuestras fuerzas ya que, si este cae, perderemos la partida.

En Pathfinder a parte de explorar, enfrentarnos a poderosos enemigos y gestionar el reino, hay multitud de momentos narrativos en los que debemos elegir la mejor opción o el mejor diálogo para salir airosos de la situación. Esto se complica si tenemos en cuenta que el juego no está en castellano, al menos, no de manera oficial, ya que en pc existen mods que sí permiten jugar en castellano, un punto que puede inclinar la balanza a adquirirlo en pc en lugar de en consolas. Por lo demás no hay una diferencia decisiva que haga más placentera la experiencia de juego de una versión con respecto a la otra.

Ambientación clásica

Pathfinder: Kingmaker cuenta con una historia original, basada en el mundo que ya conocemos los jugadores de la versión de mesa, a pesar de que no contamos con la libertad que nos proporciona el rol en papel, el título logra adaptar de manera bastante acertada la ambientación de Pathfinder. Hay que tener en cuenta que la historia avanza independientemente de lo que haga el jugador, es decir, ciertos eventos tienen una temporalidad en la que debemos realizarlos y, de no hacerlos a tiempo, enfrentaremos una serie de consecuencias.

En el apartado sonoro encontramos música que nos acompaña casi en todo momento y el sonido ambiente cambia, dependiendo del momento del día y la localización, logrando crear una atmósfera adecuada en cada situación.

En el apartado visual cabe destacar las preciosas ilustraciones tanto de los personajes, como las que aparecen en el libro en los momentos de narración, sin embargo, éstas no se corresponden con el aspecto de los personajes que personalizamos.

Conclusión

Pathfinder: Kingmaker es un buen juego de rol para aquellos que les gusta el género y tienen alguna experiencia con éste, sin embargo, como hemos apuntado anteriormente, puede llegar a ser un poco complejo para los jugadores noveles. Hemos encontrado algunos fallos, pequeños bugs, por ejemplo, a la hora de ir por el mapa se ha quedado en un punto fijo sin darnos opcion a movernos, esto nos ha obligado salir de la aplicación y volver a entrar, o en algunos combates también se han quedado bloqueados, pero se han arreglado sólo con abrir el menú, quedando la batalla tal y como la dejamos.

LO MEJOR

  • Adaptación bastante fiel al original
  • Multitud de opciones de personalización
  • El mundo avanza independientemente de las acciones del jugador

LO PEOR

  • Pequeños bugs aún sin resolver
  • No tiene opción multijugador
  • No está en castellano
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.