BeTech: noticias de tecnología

INTERNET

El misterio del pueblo que perdía Internet cada mañana durante 18 meses

Un pueblo de Gales estuvo año medio sufriendo cortes en el servicio de banda ancha. Y todo por un vecino.

El misterio del pueblo que perdía Internet cada mañana durante 18 meses

Aberhosan, un pueblo pequeñito puramente de la Gran Bretaña, situado en el condado de Powys, en Gales, entre la aldea de Dylife y la ciudad histórica de Machynlleth. La vida es muy tranquila, y seguro que hasta esta semana nunca habías oído hablar de él, pero Aberhosan ha estado, sin pretenderlo, como noticia del día en muchas cabeceras y se ha vuelto viral.

¿Por qué? Debido al misterio que rodeaba un hecho que sucedía en el pueblo: los cortes en el servicio de Internet.

Cortes de Internet a la misma hora

Todos los días, exactamente a las 7 de la mañana, el servicio de banda ancha del pueblo sufría problemas: cortes, caídas y fallos de conexión, con el consiguiente perjuicio para quien deseaba estar online en Aberhosan. Así durante 18 meses nada menos, un año y medio, tiempo en el que los ingenieros no lograban dar con el problema.

¿Eran las conexiones físicas?

¿Quizás la localización geográfica?

¿O alguna presencia recurrente que a la misma hora hacía ’sufrir’ al pueblo?

Después de tantos meses con los cortes, el pueblo recurrió a un grupo de ingenieros de Openreach, compañía que mantiene los cables telefónicos, conductos, gabinetes e intercambios que conectan casi todos los negocios y hogares de Reino Unido a la red teléfonica y de banda ancha. Estos comenzaron una investigación, aunque pasaban los días y no descubrían el problema. Y así fue hasta que emplearon un dispositivo de monitorización para dar con el fallo.

Una TV sin TDT

El escáner logró dar con la fuente del problema, y el misterio se resolvió. ¿De quién era la culpa? De uno de los vecinos de Aberhosan… Pero no era ningún tipo de sabotaje al avance de la conquista online en el viejo territorio inglés, sino de simple casualidad: Resulta que este vecino encendía cada día a las 7 de la mañana su televisor de segunda mano, una tele antigua sin tecnología TDT, sin saber que la interferencia eléctrica emitida por el televisor -una señal SHINE de ruido de impulso de alto nivel- afectaba a la señal de banda ancha del resto del pueblo.



Los ingenieros fueron por el pueblo con un dispositivo llamado analizador de espectro con el fin de buscar cualquier "ruido eléctrico" que les ayudara a identificar el problema: Según el ingeniero Michael Jones declaraba a la BBC, ”nuestro dispositivo detectó una ráfaga de interferencia eléctrica en la aldea. Resultó que a las 7 am todas las mañanas el ocupante encendía su televisor antiguo que, a su vez, dejaba fuera de servicio la banda ancha para todo el pueblo",

“No lo volveré a encender más”

Por su parte, el dueño del televisor, ciertamente avergonzado por los problemas causados sin querer, ha prometido no volver a utilizarlo. Y hoy por hoy, Aberhosan cuenta con una señal de banda ancha estable, sin cortes, sin caídas.