MX vs ATV All Out
MX vs ATV All Out
Carátula de MX vs ATV All Out

MX vs. ATV All Out, análisis. Hay que aprender a pasar página

Analizamos la versión para Nintendo Switch de la última entrega de la saga MX vs. ATV, que no está a la altura ni como port, ni como juego de motocross.

En Juego de Tronos había un dicho muy popular entre algunos personajes que decía así: “Lo que está muerto no puede morir”. Cualquiera diría que es el mismo leitmotiv que han adoptado los miembros de Rainbow Studios, la desarrolladora a los mandos de MX vs. ATV All Out. El juego salió en marzo de 2018 para PC, PS4 y Xbox One, plataformas en las que fracasó a nivel de crítica y público. En Metacritic, por ejemplo, a la versión con más reviews, la de PS4, la prensa le dio un 4.2 de nota media y los usuarios un 4.1. Se convirtió así en la entrega peor valorada de la saga MX vs. ATV (que se remonta a 2005 y tiene con éste seis capítulos distintos). Además, las ventas que registró parecen irrisorias, por mucho que solo estén disponibles en páginas como VGChartz, cuyos datos siempre han de cogerse con pinzas. Pero sus creadores no se vinieron abajo tras semejantes resultados y se unieron a la Casa Greyjoy. “Lo que está muerto no puede morir”. O dicho de una manera mucho más castiza y española, “de perdidos al río”.

Como las cosas no iban a empeorar, varios meses después del lanzamiento, ya en 2019, Rainbow Studios sacó una Anniversary Edition del juego en la que incluyó toda clase de contenidos que previamente eran DLC de pago. No hubo resurrección, pero casi. Esta revisión alcanzó el 6.9 en Metacritic... para luego caer hasta el 3.6 en las valoraciones de los usuarios. Muchos de los compradores originales se sentían estafados y defendían que la “Edición Aniversario” era la que tendría que haberse comercializado desde un primer momento. Ahora, un año después de aquel segundo bautizo, Rainbow Studios va a por el tercero. Cree que MX vs. ATV All Out puede exprimirse aún más que el árbol limonero de Springfield, y en este caso con una versión para Nintendo Switch. Si la cosa no sale bien, ¿qué es un clavo más en el ataúd? Y si sale bien, quién sabe, quizás haya esperanza para la franquicia, a la que estos días aprietan rivales de distintas disciplinas como Monster Energy Supercross, Ride, MotoGP y MXGP. Todos ellos, curiosamente, desarrollados por Milestone. Siguiendo con la analogía de Juego de Tronos, es como ver al culto al Dios Ahogado (MX vs. ATV All Out) luchando por subsistir contra la Fe de los Siete (las sagas de Milestone). Hoy en MeriStation queremos comprobar si a la tercera va la vencida y si esta vez se cumple por completo el dicho de las Islas del Hierro. Porque éste asegura que lo que está muerto no puede morir, cierto, pero también que “se alza de nuevo, más duro, más fuerte”.

¿Dónde están los DLC de la Anniversary Edition?

Habrá algún ingenuo que piense que este port para Nintendo Switch incluye todos los contenidos descargables que ha tenido hasta la fecha MX vs. ATV All Out. Al fin y al cabo sale a la venta por 39.99 euros, cuando en cualquier tienda se puede encontrar la Anniversary Edition de PS4 y Xbox One por menos de 20 euros. Nada más lejos de la realidad. Este port tiene los contenidos del juego original, el de 2018, y por tanto llega a la eShop acompañado de 42 DLC cuya suma asciende a más de 160 euros. Es decir que por increíble que parezca, Rainbow Studios y THQ Nordic piden 200 euros por una experiencia que cuesta 20 euros en otras consolas. Vamos a repetirlo porque es difícil de asimilar y comprender. Rainbow Studios y THQ Nordic piden 200 euros (juego + DLC) por jugar en Nintendo Switch a algo que cuesta 20 euros en PS4 y Xbox One. Quizás deberíamos repetirlo una tercera vez porque debe de haber algo que se no está escapando y que no entendemos. O quizás deberíamos tomar nota, cerrar el análisis aquí y vender cada párrafo y frase restante por separado.

Es una auténtica pena, porque vale que el juego no va justito de contenido, pero los DLC de la Anniversary Edition hacían perdonables muchos de sus fallos. Por poner algunos ejemplos de lo que nos estamos perdiendo sin ellos, ahora si entramos al garaje solo tendremos acceso a vehículos de Hacendado. La mayoría son marcas blancas que se llaman THQ Nordic Turbonoséqué y Rainbow Turbonosécuántos. Toca pasar por caja si queremos acceder a los concesionarios de Honda, Husqvarna, Kawasaki, KTM, Polaris, Suzuki o Yamaha. Si queremos jugar disciplinas como Arenacross pasa más de lo mismo, y quedan cercenadas también varias licencias de competiciones oficiales, como el Pro Motocross Championship o la mítica carrera amateur de Loretta Lynn's. Perdemos hasta dos maravillosos DLC diseñados por Ricky Carmichael (“el rey de las motos”) y Slash (el guitarrista de Guns N' Roses). Añadían decenas de pruebas, circuitos y hasta un segundo mapa con tintes de sandbox en el que practicar, explorar y ponernos a prueba. Todo eso, claro está, vuelve a ser de pago. Y la lista de ejemplos se extiende aún más.

La peor versión de la peor entrega de la saga

Los recortes no acaban aquí. El (por ahora desangelado) modo online pasa de permitir 16 jugadores por partida a un máximo de 8 personas en Switch. Un tijeretazo habitual, sí, pero que rivales como Monster Energy Supecross 3, por poner un ejemplo, lograron reducir para que solo fuera de 16 a 12. Y teniendo en cuenta que el juego nunca fue ningún tipo de referente gráfico en PS4 y Xbox One (más bien al contrario), los sacrificios de la versión de Nintendo Switch tienen menos sentido que de costumbre. El popping se dispara, los vehículos parecen flotar sobre el escenario y como dirían en Forocoches, los pilotos están más rígidos que la clavícula de un Transformer. Las texturas se empobrecen, los efectos sobre el terreno se ven reducidos y la iluminación queda plana. Por no hablar de unos dientes de sierra sobre los que debería pronunciarse la OMS. Podrían ser nocivos para la salud. MX vs. ATV All Out corre a 30 imágenes por segundo... en el mejor de los casos. La tasa de frames es ridícula y en cuanto se acumulan varios coches en pantalla el juego va a tirones. Súmale que sigue contando con algún que otro bug y efectos sonoros igual de pobres, machacones y mal implementados. Al menos se les puede bajar el volumen para dar protagonismo al enorme repertorio de canciones, que teniendo en cuenta el presupuesto manejado es una grata sorpresa y cuenta con más 40 temas de grupos como The Offspring y My Chemical Romance. (Aunque nada como una playlist propia).

Por lo demás, MX vs. ATV All Out viene siendo el mismo juego que conocimos en 2018. Es un título contradictorio que tan pronto parece un simulador y te ofrece más opciones de personalización que ningún otro juego del género, como se simplifica y convierte en un arcade de controles mejorables en el que cada moto se siente idéntica a las demás. Un título que amaga con ser off road ofreciéndonos un mapa de mundo abierto, pero que lo deja vacío y anodino para apostarlo todo a las pruebas en circuito cerrado. Una entrega con continuos tiempos de carga, en la que la inteligencia artficial brilla por su ausencia y donde el sistema de físicas y colisiones sigue necesitando una revisión urgente (por momentos ni existe). La variedad de vehículos, pruebas y escenarios, el generoso contenido base y los modos a pantalla partida continúan como su mayor y más agradable sorpresa (más ahora que solo se necesitan dos joy-con). Lo mismo que en 2018. No nos cabe duda de que los fans más acérrimos del mundo del motor, y en concreto del que rodea a los vehículos MX (motocross), ATV (quads) y UTV (buggies), pueden llegar a disfrutarlo y pasarlo bien con él durante unos días. Es accesible y directo. Después de todo, si Rainbow Studios lleva dedicándose a esto desde hace más de veinte años es por algo. Pero incluso los acólitos de la franquicia se cansarán pronto y verán que hay opciones mejores en el mercado y entregas mejores en la saga.

CONCLUSIÓN

MX vs. ATV All Out ha logrado su propio three-peat. No estuvo a la altura en 2018, repitió fracaso en 2019 y vuelve a naufragar en 2020 con un port que nadie pidió y nadie merece. Estamos ante la peor entrega de la saga, e irónicamente, ante la que más reediciones ha tenido y la que más cara resulta. Con todos sus contenidos descargables, los únicos que animan a levantar un poco la mano, el juego sale por cerca de 200 euros en Nintendo Switch, cuando en PS4 y Xbox One lo incluye todo por apenas 20 euros. Una estrategia ridícula y hasta ofensiva con el usuario de Nintendo, que ve recortadas algunas opciones (el online pasa de 16 a 8 jugadores, por ejemplo) y además recibe la peor versión a nivel gráfico y técnico (cuando parecía imposible, pues el título ya salió francamente desfasado allá por 2018). A lo mejor va siendo hora de pasar página y asimilar que mira, que no, que esta entrega no salió bien y es mejor ponerse con otra. Que lo que está muerto SÍ puede volver a morir y que de donde no hay, no se puede sacar. MX vs. ATV All Out solo es recomendable para aquellos que coman barro y respiren gasolina, para los fans más acérrimos y fervientes del género, los que ya hayan probado el resto de alternativas... la mayoría de ellas mejores.

LO MEJOR

  • El modo a pantalla partida.
  • La variedad de vehículos (MX, ATV y UTV) y su nivel de personalización.
  • La BSO y la cantidad de contenido base.

LO PEOR

  • No incluir los DLC de la Anniversary Edition. En Switch hay que pagar 200€ para jugar lo mismo que en PS4 y Xbox One cuesta 20€.
  • Los recortes gráficos en un juego ya muy desfasado en su día; las nuevas limitaciones online.
  • Conserva todos los problemas jugables que se le llevan achacando desde hace más de dos años. Es un título lleno de contradicciones y errores.
  • Los tiempos de carga.
  • El framerate.
4

Mediocre

Podía ser pero no ha sido y tras pasar unos breves minutos con él quedará archivado en la estantería para no jugarlo nunca más.