BeTech: noticias de tecnología

ESPIONAJE

Espiar conversaciones mediante la vibración de una bombilla: La técnica Lamphone

Unos expertos descubren la forma de oír conversaciones a través de una simple bombilla colgada en el techo.

Espiar conversaciones mediante la vibración de una bombilla: La técnica Lamphone

Si os decimos que han descubierto una forma de escuchar conversaciones usando una bombilla, algunos/as pensaréis en que se trata de algún tipo de ‘hack’ dirigido a las ‘smart bulbs’ o bombillas inteligentes que ya se pueden comprar hasta en el Ikea, y que se conectan por WiFi usando el IOT (Internet de las Cosas) al móvil o dispositivo tipo HomePod o Amazon Echo.

Pero, ¿y si os decimos que se trata de oír conversaciones usando una bombilla normal y corriente que no lleva ningún tipo de micro ni nada? Puro hackeo de espías de la Guerra Fría sin duda.

La técnica del Lamphone

La máxima en la Ciberseguridad es que “todo dispositivo con una conexión a Internet puede ser ciberatacado”. Lo curioso es que son muchos los aparatos y objetos electrónicos que también pueden servir a los atacantes de vía de entrada a la privacidad de las personas. Como nos cuentan los ciberexpertos de Panda Security, un grupo de investigadores de la Universidad Ben-Gurion de Israel han descubierto una manera de poder espiar a cualquiera hackeando las ondas de luz que emite una bombilla normal y corriente.

Los expertos han descubierto que las ondas que emite la voz humana tienen un impacto en las ondas de luz que emite una bombilla. Por medio de un complejo algoritmo y de un sensor capaz de medir el espectro electro óptico, han conseguido reproducir con exactitud una conversación en una habitación a distancia. Pero, ¿cómo es posible esto? El dispositivo creado, bautizado como Lamphone, “captura ópticamente unas minúsculas ondas sonoras por medio de un sensor electro-óptico que apunta directamente a la bombilla”.

Y por medio de un sistema de detección de voz o música como Siri, Alexa o Shazam, quien tenga acceso al aparato puede reproducir una conversación con facilidad. El Lamphone detecta la vibración que emiten las bombillas de una habitación “como resultado de la fluctuación que se produce en la presión del aire cuando las ondas sonoras que produce cualquier sonido chocan contra esas bombillas”. Los minúsculos cambios en la longitud de onda que reflejan las lámparas se pueden “capturar” para “traducirlos” después en sonidos.

Una técnica de espionaje a distancia efectiva

De acuerdo al informe publicado por los expertos de Ben-Gurion, estos han demostrado que con un telescopio acoplado a su lamparófono se podía ‘escuchar’ la canción que estaba sonando en una habitación con las ventanas cerradas y una bombilla encendida a cientos de metros de distancia”. En concreto, los académicos conectaron un móvil con la app Shazam para reconocer que en la habitación que estaban ‘espiando’ sonaba Clocks, de Coldplay.

Asimismo, el equipo de científicos reprodujo en esa misma habitación un vídeo de YouTube con el presidente estadounidense Donald Trump citando su famoso eslogan electoral “We will make America great again”. Y aunque el sonido que reproduce el Lamphone es algo enlatado, se puede escuchar perfectamente la entonación del mandatario norteamericano. Además, los investigadores unieron su tecnología a la de Google Translator para transcribir la conversación en un texto.

¿No estamos a salvo con nada?

Sin duda una técnica simple, sencilla y que no requiere de complejos ‘set-ups’ previos, lo más preocupante de este tipo de ataques es que no hace falta integrar ningún software malicioso en ningún ordenador o teléfono móvil.

Según Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de Panda Security," Esto nos debe concienciar en que no son nuestros dispositivos los que están en riesgo de ser hackeados sino nosotros mismos y nuestra identidad. A los hackers no les importa que tengas un móvil Android o Apple, sino la información personal que guardes en él, ya sea tu cuenta corriente, tus credenciales de acceso a Facebook o tus fotos y vídeos personales”.