BeTech: noticias de tecnología

CORONAVIRUS

Singapur quiere 'marcar' a cada ciudadano para evitar la COVID-19

Pulseras para llevar a cabo un rastreo del virus. La medida de la ciudad es usar tecnología contra el Coronavirus.

Singapur quiere 'marcar' a cada ciudadano para evitar la COVID-19

El Coronavirus está siendo doblegado en medio mundo -en el continente americano es donde está ahora el foco principal. Pero esto no quiere decir que no pueda surgir de nuevo. Es un virus, y hay que tenerlo controlado, vigilado muy de cerca. Todos los países están buscando la forma de controlar sus nuevas realidades. Y en la ciudad de Singapur, en la República de Singapur, Asia, han decidido hacer como en otras partes de Asia y tirar de la Tecnología actual como medida.

Controlar la COVID-19 con pulseras

Según leemos en Reuters, Singapur tiene previsto entregar a cada uno de sus 5,7 millones de residentes un dispositivo portátil que identificará a las personas que hayan interactuado con portadores de coronavirus, en lo que podría convertirse en uno de los esfuerzos más completos de rastreo de contactos a nivel mundial.

El anterior intento de controlar la progresión del virus con la app TraceTogether, un desastre

La prueba de los pequeños dispositivos, que pueden llevarse en el extremo de un cordón o en un bolso de mano, sigue al sistema anterior basado en una app de móvil. Un sistema adoptado por muy pocos ciudadanos/as, y que además ha potenciado aún más las preocupaciones de privacidad sobre la tecnología de rastreo de contactos.

La pequeña ciudad-estado, con uno de los mayores ratios de casos de COVID-19 en Asia, es uno de los muchos países que están tratando de utilizar la tecnología para poder reabrir sus economías de manera segura. La idea es usar un sistema que sea sencillo, barato para el gobierno y no le haga depender del smartphone para funcionar.

5,7 millones de pulseras para Singapur

El anterior sistema empleado para tener el virus controlado, la aplicación TraceTogether del gobierno, tuvo problemas sobre todo en los dispositivos de Apple (AAPL.O) donde su sistema operativo suspende el escaneo de Bluetooth cuando la aplicación se ejecuta en segundo plano. Según Vivian Balakrishnan, el ministro a cargo de la iniciativa de nación inteligente de la ciudad-estado, las "repetidas discusiones con Apple" no lograron resolver el problema.

Un simple wearable, la medida de Singapur

El uso de estos wearables es una señal clara de que Singapur no tiene planes inmediatos para adoptar la tecnología de rastreo de contactos de Apple y Google (GOOGL.O) lanzada el mes pasado, que tiene varias restricciones diseñadas para proteger la privacidad de los usuarios. Pero hay una cosa que aún no está clara, y es que el gobierno no ha especificado aún si llevar el dispositivo será obligatorio.

Singapur ha dicho que los datos recogidos a través de su aplicación anterior se cifran y almacenan localmente en el teléfono del usuario, y sólo se transferirán a las autoridades si se confirma que el individuo está infectado con COVID-19.

Seguir el Coronavirus con wearables

Algunas empresas ya han adoptado también el uso de wearables para el rastreo de contactos en lugares donde el uso de los teléfonos inteligentes está restringido, mientras que gobiernos como el de Bahrein y Hong Kong las han usado para vigilar a las personas que están en cuarentena. David Su, director general de la empresa de chips inalámbricos Atmosic, dijo que esperaba que "varios gobiernos, si no todos los gobiernos de Asia" adoptaran el uso de dispositivos wearables porque son una forma asequible y fiable de garantizar el rastreo automatizado de contactos de forma generalizada.

Y para quien esté pensando que por ejemplo 5,7 millones de pulseras ‘smart’ para la lucha contra el Coronavirus es un disparate presupuestario, una pulsera con un chip Bluetooth, una batería y "un poco de" memoria “podría costar unos 10 dólares, o posiblemente menos”, según los vendedores de Singapur.