Hasta NBA 2K20

El mejor de todos los tiempos: Michael Jordan en los videojuegos

Aunque en términos deportivos casi no admite discusión, la presencia de Michael Jordan en los videojuegos no siempre ha sido afortunada: la repasamos.

El estreno del documental en Netflix The Last Dance, recordando la última temporada triunfante de los Chicago Bulls de los años 90 nos ha hecho recordar uno de los grandes momentos de la historia del deporte, y de uno de sus protagonistas más legendarios: Michael Jordan. His Airness, como no podía ser de otra manera, ha tenido una presencia mayúscula en los videojuegos, pero lamentablemente no siempre ha sido en grandes títulos, algo que evidentemente, a él, poco debe importarle. Hoy tenemos que echar la vista atrás para recordar las apariciones de uno de los más grandes deportistas de siempre en los videojuegos, siendo bastante amplia ya que, por supuesto, se extiende desde los mismísimos años 80 hasta nuestros días.

Los difíciles años 80: de la mediocridad colectiva a los Bad Boys

A pesar de que Electronic Arts tuviera gran éxito con el baloncesto en los años 90, curiosamente su relación con Michael Jordan no es muy prolífica, por motivos que veremos después, pero fue precisamente un videojuego de la compañía canadiense el debut de Jordan. Se trata de Jordan vs Bird: One on One, un juego que como su nombre indica no tenía mucho donde rascar más allá de jugar duelos entre nuestro protagonista y la leyenda de los Celtics. Llegaría en 1988 siendo una secuela de Dr. J. vs Bird –en aquel año Julius Erving ya estaba retirado- y apareció originalmente en Commodore 64 y MS-DOS, siendo porteado posteriormente a otras plataformas como NES, Game Boy o incluso Mega Drive, pero siempre con críticas muy negativas.

Después de deshacerse por fin de los Detroit Pistons que le apartarían del éxito colectivo, mejor le iría también con la serie “vs”, que reunía a los grandes equipos de finales de los 80 y principios de los 90 bajo el nombre de la final de la NBA correspondiente, llamándose, por ejemplo, Lakers vs Celtics o Bulls vs Lakers. Desarrollados también por EA, aquellos juegos ya nos ofrecían partidos completos 5 contra 5, y comenzó siendo exclusiva de Mega Drive, un motivo más para entender el grandísimo éxito de la consola de Sega en el mercado norteamericano. Sin embargo, Bulls vs Blazers ya llegaría a Super Nintendo, y esta franquicia tiene varias curiosidades relacionadas con licencias. Primero, porque fue la primera en mostrar los logos de las franquicias de la NBA sobre la cancha, y también por ser la última aparición en un simulador hasta la presencia del Dream Team en NBA 2K13 -sí lo haría en NBA Jam- de Charles Barkley, ya que por los motivos que sean, siempre ha rechazado aparecer en uno.

Las olimpiadas de 1992 de Barcelona supusieron un hito en nuestro país, un éxito de organización al que seguro ayudó la llegada del más grande equipo de todos los tiempos, no solo de baloncesto, sino seguramente de cualquier deporte: la selección de los Estados Unidos, popularmente conocida como Dream Team. A saber: Larry Bird, Magic Johnson, Scottie Pippen, Karl Malone, Patrick Ewing, y por supuesto, Michael Jordan, formaban, entre otros, la mayor pléyade de estrellas que jamas se haya reunido. Tal fue su popularidad que tuvo incluso su propio videojuego, Team USA Basketball, también exclusivo de Mega Drive, y con algunas de las mejores selecciones del mundo disponibles, aunque no las que participaron en aquellos JJOO, ya que por ejemplo, aparece Yugoslavia, ya por entonces dividida en varias naciones tras la Guerra de los Balcanes.

Tocando el cielo… aunque no en los videojuegos

A esas alturas Jordan ya era casi una leyenda, con lo que la búsqueda de contratos exclusivos con algunas compañías de videojuegos lo mantuvieron apartado de las series NBA Live y NBA Jam. De hecho, en el caso de NBA Live habría que esperar a la llegada de PlayStation para descubrir en la plantilla de los Bulls a un jugador llamado Player 99, que ante la falta de licencia, hacía las veces de Michael Jordan en el videojuego. Dicho esto, probó suerte con títulos muy diversos y dicho sea de paso, poco afortunados, como Michael Jordan In Flight (1993, DOS), Space Jam (1997), basado en la película del mismo nombre y lanzado para PlayStation, Sega Saturn y DOS, y el más curioso: Michael Jordan: Chaos in the Windy City, siendo el primer videojuego en el que Ami Hennig tuvo un rol de líder. No era deportivo de hecho, era un plataformas de acción en el que MJ debía rescatar a los participantes de un partido benéfico organizado por Scottie Pippen, secuestrados por un malvado científico. Aunque el juego no tuvo una gran recepción precisamente, el propio Jordan confesaría más tarde que sus hijos lo disfrutaron tanto que llegó a firmar un balón a Hennig con el mensaje “A Amy, buen partido”.

En la segunda mitad de los 90 llegaría el segundo, pero no definitivo retiro de Jordan, para regresar con los Washington Wizards, equipo del que era uno de los propietarios. Con ello volvería a aparecer en un videojuego, en este caso NBA Live 2000, curiosamente la primera vez que hacía acto de presencia en un juego de la saga de EA, y lo hacía con una camiseta que no era la de los Bulls –aparecería también en NBA Street-. Pero para entonces EA ya contaba con una competencia muy seria desde la franquicia NBA 2K, haciendo su debut en la IP de 2K Games –entonces de Sega- en NBA 2K2, lanzado en 2001.

Después de su retira definitiva, esta vez sí, damos un salto hasta 2010 hasta llegar a NBA 2K11, uno de los más recordados y queridos por los jugadores. Con Jordan en portada, aquel juego incluía un modo de juego llamado Desafíos Jordan donde rememorar las mejores actuaciones de la leyenda de los Bulls: los 63 puntos frente a los Celtics, los 6 triples en las finales contra los Blazers, el famoso Flu Game –partido de la fiebre- en las finales de 1996 contra Utah… Después de esta fantástica entrega, en general, también sería uno de los tres protagonistas de la portada de NBA 2K12, pudiendo elegir una carátula con él mismo, Magic Johnson o Larry Bird.

Así llegamos hasta hoy, donde Jordan es ya habitual no ya solo de la franquicia NBA 2K, sino también de su vertiente arcade, NBA Playgrounds. Es ya frecuente verle en los equipos históricos, como varias plantillas de los Bulls que “campeonaron” en los 90 como en el más mediocre de los 80, donde debutó rodeado de jugadores de segunda o tercera fila. También es uno de los jugadores más cotizados en el modo My Team habiendo varias versiones en NBA 2K20: desde una Amatista de su primera época hasta una versión Ópalo Galaxia conmemorativa del All-Star.

NBA 2K20

2K vuelve a redefinir los límites de los juegos de deporte en NBA 2K20, con los mejores gráficos, las mecánicas más realistas, modos de juego innovadores y un control y personalización del jugador sin igual. Además, con su cautivador entorno abierto, El Barrio, NBA 2K20 es la plataforma donde los jugadores se unen para dar forma al futuro del baloncesto y su cultura, un título de deportes a cargo de Visual Concepts y 2K Sports para PC, PlayStation 4, Xbox One, Switch y Stadia.

NBA 2K20