BeTech: noticias de tecnología

ESPACIO EXTERIOR

Construir casas en la Luna usando orina de astronauta, la ESA lo estudia

La Agencia Espacial Europea trabaja en un proyecto para convertir los desechos de los astronautas en material de construcción.

modulo

La impresión 3D continúa avanzado con muy buenos resultados en el ámbito de la construcción. Para muchos es posible que crear una estructura metálica capaz de verter material como hormigón líquido capaz de solidificarse en segundos, pero cuando se trata de construir casas 3D en la Luna todo es más difícil de lo que parece. Hay que llevar maquinaria y material, así que la Agencia Espacial Europea está tratando de construir casas en 3D con orina de los astronautas.

Casas en 3D construidas con orina

No es la primera vez que te hablamos de construir casas en 3D, un procedimiento que exige una infraestructura grande cuanto menos. Los habitáculos no son tan grandes como te los puedes imaginar, aunque todo depende del tamaño de la máquina que los edifique. Pero el material es importante y tiene que ser resistente a todas las condiciones externas e internas que actúen contra ella.

Puede que lejos de nuestra atmósfera no se pueda llevar una gran cantidad de material y toca apañárselas con lo que se pueda. Y esto es la conclusión a la que ha llegado la Agencia Espacial Europea cuando habla de usar orina de astronauta para las casas en la Luna.

geolinar

Si, suena a invento irrisorio, de esos dignos de comedia, pero todo apunta a que es cierto. Según el paper publicado en Sciencedirect los investigadores quieren convertir en recurso todos los desechos que los astronautas generan. Pero no pienses que la máquina construye con las excreciones tal cual salen del cuerpo sino que estas reciben un tratamiento especial.

Materiales 'exóticos' y reutilizables

Para empezar debemos de tener en cuenta los elementos que entran en juego que son la urea y el agua. También se encuentran otros minerales de calcio mejorar el proceso de curado del geopolímero lunar. Este nombre tan raro corresponde al material de construcción que se llevará a la luna, el cual es igual de fuerte que el hormigón.

La roca lunar también forma parte de la ecuación, por lo que todos los materiales se pueden obtener sin problemas (o al menos cuando la naturaleza lo permite). Marlies Arnhof, iniciador y coautor del estudio, se ve optimista con esta investigación diciendo que "la esperanza es que la orina de los astronautas se pueda usar esencialmente en una base lunar futura, con pequeños ajustes en el contenido de agua".