Matando demonios

¿Sabías que …? Doom

Repasamos algunas curiosidades de la saga, sus orígenes, su enorme influencia en el videojuegos y mejores momentos

Este mes salen dos juegazos muy esperados por los jugadores, por una parte está Anima Crossing, el juego de simulación de Nintendo en el que nos mudamos a una Isla para crear nuestro nuevo hogar, y por el otro tenemos Doom Eternal, la nueva entrega de la franquicia de FPS creada por ID Software viene cargada de novedades y con un apartado visual espectacular.

La saga nació en 1993 para MS-DOS y fue tan popular que hasta Bill Gates quiso usarlo para promocionar Windows 95, de este modo Bill convenció al equipo de desarrollo para portarlo al sistema operativo y el magnate apareció en un anuncio recorriendo uno de los escenarios del título.

Los orígenes de un clásico

El primer Doom se puso a la venta en cuatro disquetes de 3 ½ cada uno de ellos podía almacenar hasta 1,44MB, para aquellos que no sepan lo que es un disquete es un formato obsoleto para almacenar datos, su imagen perdura en los sistemas operativos como el icono de guardar.

Originalmente se plantearon el sistema de tres vidas que había en muchos juegos de la época donde si agotabas esas tres oportunidades, tenías que empezar desde el principio, ¿Os imagináis teniendo que empezar Doom una y otra vez con sólo tres vidas? Esta idea quedó rechazada porque pensaron que podría desalentar a los jugadores.

Doom II fue la continuación directa del título original, contaba con más de 30 niveles repletos de demonios, imps y otros enemigos a los que destrozar.

Doom Eternal es la continuación de la saga tras Doom 2016, en el que nos enfrentaremos a los ejércitos del infierno que han invadido la tierra, tendremos que poner todo de nuestra parte para salvar a la humanidad del horror que la acecha en esta nueva entrega de disparos frenéticos y violencia a raudales.