Vídeo

Vídeo análisis: Animal Crossing: New Horizons

Un mundo para perderse y dejarse llevar. Llega este 20 de marzo a Switch.

Han sido siete años de espera, pero finalmente ya tenemos aquí la nueva entrega canónica de la saga Animal Crossing: New Horizons, una de las más importantes y queridas de Nintendo. Hemos jugado durante horas, durante días; hemos recorrido nuestra isla cientos de veces y hemos tomado nota de absolutamente todo. Porque cada nuevo Animal Crossing pretende ser siempre un acontecimiento: solo hay uno por consola. Y sí, podéis estar tranquilos, Animal Crossing: New Horizons es un acontecimiento. Poneos cómodos y preparaos para la experiencia más completa, profunda y arriesgada de la saga.

Nuestro primer día en la isla fue, de largo, extraño. Especial. Nos sentíamos perdidos. ¿Una isla desierta? Para que os hagáis una idea, a diferencia de anteriores entregas, no llegamos con nuestra maleta para empezar a vivir en un pueblo ya establecido, con sus hogares, comercios e incluso facilidades de ocio. Aquí no: empiezas de cero. Cuando decimos desierto es, literalmente, desierto. A Tom Nook [Tom Núk] no le han debido ir mal las cosas durante estos siete años, porque se ha permitido el lujo de levantar un Plan de Asentamiento de Islas Desiertas junto a Tendo y Nendo. Así las cosas, nosotros llegamos ahí como impulsores del cambio, con la voluntad de convertir ese montón de árboles, hierbajos y mucha naturaleza en un pueblo de arriba abajo.

Y, ¿sabéis qué? Ahora que han pasado varias semanas y echamos la vista atrás, nos damos cuenta de que Animal Crossing: New Horizons sigue siendo Animal Crossing, tiene alma. Te transmite constantemente sensación de evolución, cambio; de que cada hora de partida se ve recompensada gracias a ciertos aspectos de su diseño que intervienen directamente en la jugabilidad y, por ende, en la experiencia. Pero vayamos por partes y comencemos por el principio: ¿a qué se deben estas sensaciones tan, tan positivas?

Dentro vídeo:

  • Guion: Sergio Carlos González
  • Edición: Sergi González
  • Locución: Juan Arenas