Rune Factory 4 Special
Rune Factory 4 Special
Carátula de Rune Factory 4 Special

Rune Factory 4 Special, análisis Switch

Llega a Nintendo Switch el cásico de farming y rol Rune Factory, la saga Spin off de Harvest Moon, en la que debemos mejorar nuestras habilidades de granjeros para poder enfrentarnos a los peligros que amenazan nuestro reino.

Rune Factory 4 Special, desarrollado por Marvelous Entertainment y remasterizado para Nintendo Switch, es un videojuego mezcla de RPG y simulación social. Esta saga nació como spin off de Harvest Moon, de quien hereda la parte de simulación social y gestión de granja, pero, además, le añade elementos de exploración de mazmorras, creación de objetos, lucha, evolución por nivel y otros componentes típicos de RPG, haciendo un juego muy completo, complejo y entretenido.

Nuestra historia comienza de una forma ya tradicional en la saga: un evento, en este caso un golpe en la cabeza en un enfrentamiento, hace que perdamos la memoria y lleguemos de una manera poco convencional al reino de Selphia. Allí nos recibe Ventuswill, uno de los cuatro Native Dragons, unas criaturas mágicas y muy poderosas elegidas para gobernar el mundo. Ven nos ofrece quedarnos en su castillo, ya que piensa que somos la princesa, o el príncipe, esperado por todos, al menos hasta que recuperemos la memoria o emprendamos una nueva vida en el reino.

Las primeras casi dos horas de juego son diálogos constantes para ponernos en situación y presentarnos las mecánicas. Podemos observar que siguen presentes todas las características típicas de la saga, casi inmutables, y podemos vislumbrar la infinidad de posibilidades que nos ofrecen para el desarrollo de nuestra aventura.

La importancia de ser buen granjero

Desde el primer día tenemos un huertecito en la parte trasera del castillo donde, una vez limpiemos el suelo de tocones de madera y malas hiervas, seremos libres de cultivar toda clase de semillas, desde flores a alimentos, éstos nos ayudarán a recuperar energía y vitalidad o a conquistar ese personaje tan atractivo y carismático. Una parte muy importante del juego es la simulación social, hablar con los habitantes de Selphia, hacerles favores y regalarles sus flores o comida preferidas, para subir su nivel de amistad o, incluso, de amor. Si son nuestros amigos es más fácil que colaboren con nosotros y, si nos lo curramos mucho, podremos encontrar el amor de nuestra vida y casarnos con él.

En Rune Factory 4 es muy importante no descuidar las habilidades de herrería, minería, crafting o cocina, de ellas dependerá nuestro equipo para enfrentarnos a los peligros que acechan Selphia. Comenzaremos con un equipo básico, pero el mismo desarrollo del juego, y la dificultad de los enemigos, nos obliga a remangarnos y buscar hasta en los confines del reino para encontrar los materiales necesarios y así confeccionar el equipo más potente que nuestro nivel de herrero nos permita. Casi tan importantes como los materiales son las recetas, sin ellas podremos aventurarnos a crear algún objeto o plato gourmet, pero necesitaremos más energía y tendremos altas probabilidades de fracaso. Las recetas nos las vende Porcoline en forma de Recipe Bread, pan de receta, y son completamente aleatorias dentro de su categoría, algunas de éstas son: cocina, armas o accesorios.

El peso de la corona

Una de las novedades del juego son las Orders, unos mandatos que podemos hacer gracias a nuestro estatus de princesa y que se han de cumplir sí o sí. Estos pueden ser, entre otros, licencias de cocina, medicina, herrería o vuelo; festivales para atraer más gente al reino; ampliaciones de mochila; un corral para los monstruos… Dependiendo del número de habitantes y visitantes del reino y lo contentos que tengamos a nuestros súbditos, tendremos más o menos puntos de princesa, necesarios para llevar a cabo estas Orders.

El juego cuenta con un apartado artístico espectacularmente colorido y llamativo, podemos apreciar una mejora de los gráficos en esta versión HD, con respecto a la que pudimos ver en Nintendo 3ds, aunque no llega a aprovechar todo el potencial de Nintendo Switch. El diseño de personajes, su maravillosa estética anime, llena de expresiones divertidas, nos hace más llevadero el hecho de que el juego no llegue a nosotros en castellano, la versión de Switch para este análisis está en inglés y japonés, aunque la versión europea llegará a también en francés y alemán. Este es un punto muy a tener en cuenta a la hora de comprar el juego, hay multitud de diálogos, instrucciones, peticiones, vocabulario específico de las profesiones asociadas a nuestras habilidades, o la misma historia del título, podemos no disfrutarla al cien por cien debido a este inconveniente.

La banda sonora, incluida en la edición Memorial Box, nos envuelve en la atmósfera de la aventura y nos traslada a los fantásticos paisajes de Selphia. El opening podría estar sacado de una serie de las Clamp, un afamado estudio de mangakas conocidas, sobre todo, por sus series Chobits, o Card Captor Sakura, entre otras.

Un desafío conocido

A pesar de tener mecánicas conocidas, en ocasiones el juego presenta picos de dificultad que nos obligan a replantearnos nuestra estrategia, desarrollar nuestro nivel, nuestro equipo y nuestras habilidades. Por ello, hemos hecho hincapié en no descuidar ese aspecto del juego, ya que nos será de muchísima ayuda. Por el contrario, hemos encontrado mazmorras donde los enemigos comunes representaban un desafío mayor en comparación al jefe de esa misma zona. El modo de combate es en tiempo real y no es muy complejo, aun así, deberemos hacer nuestra estrategia para cada jefe de nivel, ya que cuentan con patrones y debilidades distintas.

Rune Factory 4 incluye tres modos de juego: el principal Story Mode, Another Episode, y un nuevo modo de juego llamado Newlywed, más centrado en las relaciones personales. En él exploraremos la historia del protagonista y su marido o mujer, el título nos da la posibilidad, con cada nuevo matrimonio, de desbloquear un nuevo capítulo de este modo de juego.

CONCLUSIÓN

Rune Factory 4 es un título continuista que no aporta grandes cambios respecto a su predecesor. No por ello es menos disfrutable, el juego nos ofrece infinidad de posibilidades, contenido desbloqueable y misiones secundarias que alargan significativamente la vida del título. Cumple con los cánones de los géneros que representa, tiene la esencia de un juego de rol, las interacciones sociales y la gestión de granja que heredó de Harvest Moon.

LO MEJOR

  • Un apartado artístico muy llamativo.
  • Multitud de contenido, misiones, desbloqueables… siempre hay algo nuevo por hacer.
  • Personajes carismáticos y con personalidades muy distintas.

LO PEOR

  • Picos de dificultad repentinos
  • Completamente en Ingles
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.