Opinión

Kakarot sería mucho mejor si se basara en Dragon Ball original

El juego de CyberConnect2 ha mostrado un camino que habría encajado perfectamente en Dragon Ball original.

Dragon Ball Z Kakarot está constantemente evocando a la obra original de Akira Toriyama. Aquella trama en la que conocemos a un pequeño niño con cola, que se va con una joven chica llamada Bulma en búsqueda de las Bolas de Dragón. Eso se ve en muchos detalles que emanan de nuestro avance durante el juego. No solo son los recuerdos en forma de imágenes sacadas del anime, todas ellas de lo acontecido antes de Z, si no también en localizaciones y mecánicas. Que me gustó mucho Kakarot ya lo dejé escrito en el análisis en su momento. Y sigo defendiendo su fidelidad extrema, la épica y recreación de momentos como nunca antes y la gran cantidad de cosas por hacer durante y después de la trama principal, así como el hecho de recrear momentos nunca vistos en videojuegos. Pero eso no quita que crea fervientemente que Goku pequeño sería un mejor protagonista para un juego de este tipo.

Lo hablábamos con Albert y Motenai en la última Taberna de Meristation. Uno de los problemas a los que se enfrenta un juego donde los personajes pueden volar a toda velocidad es como crear un mundo lo suficientemente grande y con una navegación lo suficientemente interesante para que esas transiciones tengan algo de interés.La transición por el mapa es importante, y lo que hagas en él también. Sin ir más lejos, Miyamoto sugirió cambios en Twilight Princess porque veía aburrido controlar a Link lobo tal y como se lo presentaron. Así nació la idea de que Midna cabalgara sobre él para amenizar la experiencia. Volviendo a Kakarot, los orbes que recogemos por el escenario son una manera de entretenernos, pero tampoco acaban siendo decisivos en el largo plazo. Los enemigos que aparecen, por su parte, acaban siendo fácilmente evitables.

Estas reflexiones me vienen a un par de trofeos de conseguir el Platino del juego, y pensar en cómo estoy actuando a la hora de realizar las tareas pendientes. Me falta un tipo de mineral, realizo navegación rápida en el mapa del mundo, voy al sitio concreto, lo recojo y me voy. Me falta invocar a Shenron un par de veces para conseguir el trofeo, lo mismo: navegación rápida, volar a toda velocidad, coger la bola, salir al mapa del mundo, y repetir. Hay muchas cosas que hacer en el endgame del juego en forma de extras, secundarias, desafíos de combate de nivel, pero el proceso para llegar a todas ellas, el camino, no forma parte de este proceso de exploración como sí podría hacerlo en el arco original.

El juego evoca constantemente localizaciones, personajes y situaciones que son de Dragon Ball original, no de Z

Tengo la sensación que a Cyberconnect 2 le habría gustado algo así con Goku pequeño. Enemigos como los robots piratas, protectores del escondite mítico que visitan Bulma, Goku y Krilín junto al General Blue son un buen ejemplo. Localizaciones como las tierras sagradas de la Torre de Korin, el desierto de Yamcha o NPC como Nam, Número 8, Baba la vidente, Pilaf… Todos ellos emanan del arco original, como lo hacen las torres de vigilancia de la Red Ribbon, o el encuentro vía actualización con Arale. Kakarot está constantemente hablando de Dragon Ball original, incluso la mecánica de pescar es heredera de esa época, y no es casualidad.

La trama de Goku hasta conocer a Mutenroshi puede transcorrer con exploración a pie. Un uso de la nube kinton más limitada que el vuelo actual encaja y ayudaría, ya que hay muchas localizaciones donde Goku no la usaba. Le pasa lo mismo cuando el maestro le recomienda a Goku que para entrenar, mejor que no use su nube Kinton: "Camina, corre, nada. Es parte de tu entrenamiento". Lo dicho.

Un Goku obligado a explorar a pie, a visitar mazmorras recreando interiores que se exploraban en la obra de Toriyama, a tener trayectos de un lado a otro que supongan un esfuerzo variado... Transmitiendo así una todavía mayor sensación de aventura. La estructura del mundo de Kakarot, sus propuestas jugables y quienes conviven dentro de él encajarían perfectamente, y, mejor incluso, en Dragon Ball, la historia original. Y sin faltar a la épica que podría transmitir el encuentro con Yamcha, la primera transformación Ozaru, los torneos mundiales, toda la Red Ribbon con lo que ello supone a nivel de enemigos y lugares, Piccolo Daimaoh y el tramo final con Piccolo junior y el relleno del anime con Chichi. ¿A que suena genial?