Hardcore Mecha
Hardcore Mecha
Carátula de Hardcore Mecha

Hardcore Mecha, análisis

Analizamos la opera prima de RocketPunch, un título de acción en 2D cuya premisa sigue las pautas marcadas por las series de mechas más populares.

Muchas han sido las series de anime que a lo largo de los años han marcado un antes y un después en el género de los robots gigantes, ofreciendo tramas que plasmaban los horrores de la guerra, la supervivencia en situaciones límite, la superación personal y la esperanza de un futuro mejor a través de las constantes batallas que sus protagonistas tenían que solventar a lo largo de los diversos episodios de que constaban. Gundam, Mazinger Z, Getter Robo, Macross, Full Metal Panic, Code Geass, Evangelion o Gunbuster son algunos de los nombres de referencia dentro del género con mayor o menor popularidad dentro del panorama. En el mundo de los videojuegos, por otra parte, tanto por las adaptaciones que ha habido de crossover de series, como es el caso de la franquicia de rol táctico Super Robot Wars, como por las propias de una de estas series, llegando algunas de ellas hasta nuestros lares como fue el caso de los Dynasty Warriors: Gundam o Mobile Suit Gundam: Target in Sight, se han ido asentando junto con otras franquicias originales que han tratado de ofrecer propuestas bien diferenciadas, siendo buenos ejemplos la serie Zone of the Enders de Konami, Armored Core de From Software o la franquicia Front Mission de Square Enix.

En esta ocasión tenemos este nuevo título, Hardcore Mecha, que pretende seguir las pautas marcadas dentro del género, especialmente en el desarrollo de su trama, a la vez que permite al jugador ponerse a los mandos de un robot gigante con el que causar estragos entre los enemigos a la vez que cumplir varios objetivos.

La trama del juego se situa en un futuro distante donde la humanidad ha logrado colonizar otros planetas, entre ellos Marte. El protagonista del juego es Tarethur O'Connell, piloto de la unidad mecanizada Thunderbolt S y miembro del grupo mercenario Hardcore Mobile Task Force. Dicho grupo es contratados por la U.N.F. para rescatar a la teniente Aylatanya Kiruna, nombre en clave “A”, quien posee información valiosa para y que, según la información proporcionada, se encuentra retenida por el grupo de mercenarios renegado Steel Dawn en la zona de Minas 112 de la colonia Orcus del planeta rojo, habiendo masacrado a buena parte del personal y reteniendo a los que han quedado vivos. Así comienza la aventura de Tarethur que lo llevará a conocer los horrores de la guerra al tiempo que empezará a cuestionar sus prioridades y enfrentarse a los miembros de Steel Dawn que amenazan con acabar con la paz en el planeta.

El desarrollo del juego se realiza a través de varios capítulos divididos a su vez en fases en los que la historia se irá desarrollando: cada una de las fases ofrecerá diferentes estilo de jugabilidad, yendo desde pilotar el Thunderbolt S para combatir a las unidades enemigas, que van desde otros mechas hasta vehículos de asalto e incluso unidades de a pie en ciertos casos, a alguna que otra que requerirá de controlar a Tarethur utilizando el sigilo y también combates contra varios jefes, acumulando experiencia que aumentarán el nivel del personaje y también ganar dinero con el que poder personalizar la unidad mecanizada y añadirle nuevos ítems y armamento.

Controlar al mecha principal del juego es sumamente sencillo a través del uso del stick izquierdo del mano pudiendo pulsar el botón X para saltar y mantenerse en el aire de forma simple o con un movimiento acelerado usando los impulsores a través del botón R1. Las armas de las que dispone el Thunderbolt S son de dos tipos: de fuego, la cual se dispara con el botón cuadrado, y melee, con el botón triángulo o círculo. El armamento de fuego equipado podrá cambiarse por las diferentes armas que vayan soltando algunos de los enemigos derribados, lo que se traduce en una amplia variedad de posibilidades a la hora de enfrentar a los enemigos yendo desde rifles hasta lanzallamas pasando por ametralladoras pesadas o incluso lanzagranadas. Utilizando el botón R2 el mecha se detendrá y se podrá apuntar con mayor precisión utilizando el stick derecho para configurar la dirección de tiro, ideal en el caso de objetivos que queden lejos del alcance de forma normal. Finalmente queda la técnica definitiva que se utiliza pulsando conjuntamente los botones triángulo y círculo y que variará dependiendo de la que se tenga equipada, pudiendo incluir variantes como el uso de un bullet time o utilizar un ataque con una espada de fotones que afectará a los enemigos que entre en su radio de acción. Como requisito previo para utilizarlo, habrá que llenar una barra en la parte inferior a través de realizar ataques y derrotando enemigos hasta estar completa en su totalidad, momento en que brillará.

En el menú de entreacto, al término de cada fase, se podrá acceder a las opciones de desarrollo y configuración del Thunderbolt S para mejorar sus prestaciones en combate. La primera opción requerirá tener dinero, obtenible tanto por los enemigos derrotados en cada fase como por destruir los diferentes cofres púrpura que habrá en ciertos lugares de cada una de ellas, para invertir en las mejoras disponibles. Estas se dividen en tres apartados que incluyen protección, para fabricar objetos que mejoren las aptitudes y parámetros del robot, brazos, que incluirá mejoras destinadas a aumentar el daño realizado y a obtener técnicas finales diferentes, y finalmente armas adicionales, lo cual permitirá equiparlas como equipamiento extra pero que para desbloquearlas requerirá como paso previo el encontrar piezas que se encuentran ocultas en ciertas fases del juego y además pagar una cantidad de dinero. En el apartado de configuración se podrán equipar las mejoras desbloqueadas en cinco categorías diferentes: armas, melee, técnica definitiva, items y finalmente las modificaciones. A lo largo del juego se podrá obtener la mejora de prestaciones del Thunderbolt S que al final permitirá equipar más objetos en este menú.

Respecto de los items anteriormente mencionados, son elementos que se pueden utilizar para obtener apoyo en combate, ofreciendo opciones como restaurar la barra de vida del robot hasta utilizar misiles teledirigidos o poder colocar torretas que dispararán al enemigo al estar a su alcance. Al equiparlos habrá un mínimo que podrá usarse pero conforme se avanza en cada fase, se podrán obtener otros adicionales que aumentarán la cantidad al permanecer en combate. Por otro lado, para facilitar en parte el progreso en el juego habrán unidades de reparación en ciertos puntos de cada fase que no sólo recuperarán el nivel de vida del robot sino también reabastecerán los objetos equipados.

Por otro lado, en cada fase se ofrecerán una serie de objetivos varios de índole secundario al hablar con ciertos personajes, lo cual se realiza pulsando abajo en la cruceta digital, que requerirán cumplir ciertas condiciones tales como evitar que los civiles sean masacrados por los enemigos, no eliminar a ninguna unidad enemiga al utilizar el sigilo o encontrar una serie de informes, que servirán para obtener dinero adicional al completarlos con éxito. Finalmente, en ciertos puntos habrá que desmontar a Tarethur del Thunderbolts S, pulsando el botón touch del mando, para poder activar un ordenador con el que abrir el acceso a otras áreas. En otros puntos será necesario, por otra parte, activar interruptores para el mismo propósito pero con la diferencia de que en algunos casos se necesitará jugar con ciertos factores, como la presteza o incluso apuntar con precisión, para poder seguir adelante.

Al terminar el juego se desbloquea un modo adicional llamado Simulation en el que el principal objetivo será sobrevivir a hordas de enemigos sin límites usando un mecha básico, el cual, en primera instancia, no tendrá el suficiente poder para resistir en combate. Para ello habrá que mejorar sus prestaciones acumulando experiencia en combate la cual podrá invertirse en aumentar los parámetros, incluyendo su resistencia a los disparos, poder de disparo, de ataques físicos, reducir el tiempo de recarga o llevar más munición entre otros. Esto a su vez supone ir mejorando el porcentaje de desarrollo del mecha de tal manera que se podrán, si se cumplen las condiciones adecuadas, desbloquear nuevas unidades adicionales para pilotar en este modo, conformando un total de más de 40 distintas entre las que se incluyen los principales vistos en el modo historia. Finalmente, en cada oleada irán apareciendo diferentes tipos de enemigo a cada cual más poderoso, incluyendo algunos especiales, denotados con un icono rojo sobre su cabeza, que serán más difíciles de derrotar. Por cada oleada terminada, aparte de conseguir acumular experiencia, más si cabe resistiendo el mayor tiempo posible, se obtendrán un objetos de recuperación y también la posibilidad de conseguir cofres que incluirán nuevas armas que equipar, aunque no de manera inmediata, y también partes adicionales.

La modalidad multijugador de este título ofrece la posibilidad de enfrentarse a otros jugadores en línea, o en modo local, con hasta cuatro participantes por partida. Antes de comenzar a luchar se podrá elegir, en principio, entre cinco unidades diferentes con diferentes características de combate, como el Thunderbolt S que se especializa en asalto, Crimson Flame cuya fortaleza está en los ataques de melee o el modelo Viperid que destaca por ser una unidad centrada en francotirador. A su vez se podrá seleccionar el tipo de piloto, entre tres variantes posibles, al que se podrá desplegar en combate bajando de su unidad para atacar a los adversarios. El objetivo de cada partida es conseguir el mayor número de puntos derrotando a los rivales en modos de todos contra todos (Free for All) o lucha a muerte por equipos (Team Deathmatch). Con cada partida se acumulan puntos de experiencia que permiten a los jugadores subir de nivel y conseguir desbloquear recompensas adicionales, como nuevas unidades pilotables o difernetes patrones de color. 

En el aspecto jugable cabe decir que el juego es asequible y no hace falta mucho esfuerzo para controlar al robot con soltura al comenzar a jugar a la par que dominar las combinaciones de armamento y técnicas para afrontar cada fase y sus respectivos jefes. Respecto de los diferentes estilos de juego, no suponen un problema adaptarse a ellos y tanto combatiendo a los diferentes enemigos que pueblan las zonas del juego, como pasar a través de obstáculos y activar interruptores para avanzar, las mecánicas de sigilo y el estilo de corte shoot’em up de scroll lateral están implementados de tal manera que resulta en una experiencia que a la larga resulta adictiva y entretenida.

Gráficamente el juego hace gala de un apartado de estilo 2D con un estilo similar a las producciones de corte anime, plasmando el desarrollo de la aventura a través de secuencias conversacionales con portraits de personajes por un lado e ilustraciones animadas en ciertos puntos de la trama por otro. Por su parte los personajes tienen movimientos de marioneta que recuerdan, en cierta manera, a otros títulos como Earth’s Dawn pero con animaciones mucho más sólidas y mejor plasmadas. En cuanto al diseño de los mechas, cabe decir que se nota cierta inspiración en máquinas conocidas de series anime, teniendo como ejemplo el Thunderbolt S que muestra una clara inspiración en el clásico robot Gundam. Respecto de los personajes cabe decir que posee un diseño aceptable y su desarrollo a lo largo del juego, aunque no muy profundo, resulta interesante de seguir.

Finalmente en el apartado sonoro, el juego incluye temas musicales variados para acompañar la acción del juego con diferentes estilos. No llegan a sobresalir en exceso ni tampoco destacan, pero si que se dejan escuchar. La única excepción está en el tema principal del juego, Dash & Strike, el cual es interpetado por el conocido cantante japonés Hironobu Kageyama, conocido especialmente por su interpretación de los temas de apertura de Dragon Ball Z y también de otras series animadas, como es el caso de Shin Getter Robo. En lo respecto a voces, el juego únicamente incluye doblaje en idioma japonés.

CONCLUSIÓN

Hardcore Mecha es, en resumen, una propuesta interesante tanto para los amantes del género de acción con toques plataformeros como para los amantes de las series de mechas, ofreciendo algunos detalles que sirven de inspiración de ellas y también como homenaje a las mismas. Tanto por su modo historia como por el modo simulación, con bastantes horas de juego por delante desbloqueando nuevos robots, y el modo de juego online, el título ofrece una experiencia de juego completa que dará para muchas horas de juego.

LO MEJOR

  • El modo historia, el cual toma referencias e inspiración de las series de anime tradicionales del género de mechas.
  • El modo simulación, el cual ofrece bastantes horas de juego por delante desbloqueando y mejorando cada uno de los mechas.
  • Jugablemente es sencillo de jugar y de dominar además de resultar adictivo.
  • Muy rejugable tanto por el modo historia como por el modo simulación y el multijugador.

LO PEOR

  • Textos en inglés.
  • Algunos picos de dificultad en ciertos momentos del juego.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.