Romancing SaGa 3
Romancing SaGa 3
Carátula de Romancing SaGa 3

Romancing SaGa 3, análisis

  • Miguel Bernardo Olmedo

Analizamos la revisión del título lanzado en 1995 para Super Famicom y que no había llegado a occidente hasta ahora.

“Una vez cada 300 años, el Rise of Morastrum [cénit de Morastrum] pone en peligro la existencia de nuestro mundo. Todos los que nacen ese año están condenados a morir antes de que este acabe. No obstante, hubo una ocasión en la que un niño sobrevivió y usó su poder mortífero para conquistar el mundo, aunque un buen día desapareció. Pasaron 300 años más y otra criatura desafió al destino. Esa niña pasó a ser conocida como la Matriarch [Matriarca]. Han transcurrido 300 años muy extraños desde que ella apareciera. Ahora la humanidad se encuentra en el precario punto de equilibrio entre la esperanza y la desesperación. ¿Habrá otro hijo del destino?”.

En 1995 se lanzó Romancing SaGa 3 para la Super Famicon (Super NES japonesa) exclusivamente para el mercado nipón, y no ha sido sino hasta el 2019 que este título tan ambicioso ha visto por fin la luz en el resto del mundo. Según explican sus creadores, la decisión inicial de no lanzar este título en America y Europa en su tiempo fue debido a la gran cantidad de texto que nos presenta Romancing SaGa 3, lo cual haría muy costosa su localización, así como por el alto nivel de dificultad, que ha sido motivo de que otros juegos, como Super Mario Bros 2 (conocido en América y Europa como The Lost Levels), no llegaran nunca a Occidente. Ahora lo hace en distintas plataformas manteniendo la esencia de la entrega original.

Y es que este título es realmente ambicioso. Al comenzarlo, se nos dará a elegir entre ocho protagonistas diferentes, y la elección que tenemos cambiará completamente el rumbo de la trama. Aunque las historias de todos estos personajes se entrelazan y comparten algunos momentos clave, si queremos conocer por completo el mundo que este videojuego nos ofrece deberemos volver a jugarlo desde la perspectiva del resto del elenco. Y no solo se nos dará a elegir el protagonista, sino también su estrella del destino (algo parecido al sistema de clases de la saga Final Fantasy) y el arma en que queremos que se especialice nuestro líder, dando lugar a una experiencia muy personalizada.

Gracias a esto, Romancing SaGa 3 posee una gran rejugabilidad, especialmente a través del añadido New Game +. Esta no es la única novedad que presenta el título con respecto al original japonés de 1995: los gráficos también han mejorado notablemente, se ha añadido una mazmorra adicional (Phantom Maze), y hay nuevas líneas narrativas que sorprenderán incluso a los veteranos que ya jugaron a esta joya.

El sistema de combate funciona por turnos, en los que el protagonista elegirá las acciones de los cinco personajes de su equipo primero y estas se sucederán después dependiendo del atributo de velocidad de cada cual. A esto se le añade un elemento táctico gracias a la capacidad de elegir la formación del batallón o la posición de cada miembro del equipo, creando varias formas distintas de luchar dependiendo de las preferencias del jugador. A esto se le añade un simulador de guerra que podremos ver si elegimos a Mikhail como protagonista de la aventura, que nos recordará al sistema de combate de juegos como Suikoden.

Para hacer la experiencia aún más personalizada e interesante, nos moveremos a través de un mundo libre en el que podremos elegir el rumbo que tomará la historia y la forma en que queremos enfrentarnos tanto a la trama principal como a las misiones secundarias. Otro aspecto que muestra la profundidad de Romancing SaGa 3 es el hecho de que aquí no hay que ganar experiencia para subir de nivel, sino que nuestras estadísticas mejorarán dependiendo de la forma en que juguemos, la magia que usemos, las armas con las que nos equipemos… Y ojo, que la cantidad de equipamiento y conjuros que se nos presentan es tan extensa que puede rivalizar con un título triple A de esta generación.

Mención aparte merece la banda sonora, a cargo de Kenji Ito, que posee una complejidad poco común en el medio. Y es que cada personaje, cada ciudad o evento tendrá su propio leitmotif que ambientará a la perfección cada escena y cada situación, caracterizando aún mejor los lugares y personajes con los que nos encontramos. La composición musical es de tal envergadura que, aunque el juego haya tardado tanto en llegar a Occidente, seguramente reconoceremos muchos de los temas de Romancing SaGa 3 gracias al gran impacto que han tenido en la cultura popular.

Pero no todo son puntos positivos, y es que este título presenta algunos problemas que hacen difícil adentrarse en esta aventura. Y es que, igual que pasó en 1995, el equipo de Romancing SaGa 3 ha tenido que enfrentarse al mismo problema que tuvieron entonces: el tremendo coste de localización de un juego que presenta una cantidad de texto verdaderamente abrumadora. Es por esto que el título solo se ha traducido al inglés, lo cual puede ser un obstáculo importante para quienes quieran entrar a esta aventura sin dominar el idioma anglosajón.

Otra tara que descubriremos muy pronto es que el nivel de dificultad es realmente elevado, incluso al comienzo del juego. Esto supone que tendremos que grindear durante horas para poder enfrentarnos a algún jefe de mazmorra, así como utilizar el equipamiento y los conjuros de forma muy estratégica para enfrentarnos a cada desafío. Esto implica que quienes más disfrutarán de este juego son los fans de los JRPGs más pacientes y perseverantes, mientras que aquellos que busquen una aventura ligera para pasar el rato no disfrutarán tanto de este título.

También es importante señalar que, al contrario de lo que hacen la mayoría de los RPGs cuando reiteran una y otra vez el objetivo del jugador y la forma de llegar a él, Romancing SaGa 3 hace todo lo contrario: te deja mucha libertad en todo momento, pero esto suele significar que a veces nos sentiremos perdidos y no tendremos claro a dónde debemos ir o qué debemos hacer.

CONCLUSIÓN

En conclusión, se trata de un juego muy recomendable para todos los amantes del género RPG. Romancing SaGa 3 no solo fue de lo mejor que se creó durante la etapa de la SNES, sino que aún a día de hoy sigue resultando entretenido y fascinante. Sin embargo, el alto nivel de dificultad y la barrera del idioma pueden presentar trabas insalvables para jugadores que no estén acostumbrados a este género. Pero quienes elijan sumergirse en esta aventura encontrarán un mundo gigantesco lleno de posibilidades con tantas formas de jugar como jugadores hay.

LO MEJOR

  • Mucho contenido y alto nivel de rejugabilidad
  • Una banda sonora y apartado gráfico excelentes
  • Una trama y un mundo abierto lleno de posibilidades

LO PEOR

  • El juego solo está disponible en inglés
  • Nivel de dificultad excesivo, sobre todo para jugadores sin experiencia
  • A veces es muy confuso en cómo avanzar
7.7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Streets of Rage 2

 Estoy rejugando la franquicia de Streets of Rage esperando a que salga la cuarta parte. El primero ya lo re-jugué y os dí mis impresiones aquí. Sega sacó dos años después, en 1992 esta segunda parte, para muchos el mejor de la...