Jugador

The Witcher: ¿cuántas veces ha completado Henry Cavill The Witcher 3?

El actor que da vida al protagonista de la serie explica su experiencia con los videojuegos, muy anterior a su fichaje para la serie.

Que Henry Cavill es jugador es algo que el actor no ha ocultado en ningún momento. Ha manifestado su preferencia PC antes que las consolas y además ha jugado a The Witcher 3: Wild Hunt, todo ello antes de que Netflix lo llamara para el casting de la serie. En entrevista con GQ-Maganize ha confesado que se pasa horas disfrutando de los videojuegos. “En casa, me siento y juego a videojuegos durante un montón de horas y escapo, porque salir fuera tiene el efecto contrario”. Ahora bien, ¿cuántas veces completó The Witcher 3 antes de ponerse en la piel de Geralt de Rivia?

“Mi primer contacto [con la franquicia] fue con The Witcher 3”, confirma el intérprete. Según ha comentado, ya ha completado el juego dos veces y está en mitad de la tercera partida. Ha experimentado con distintas configuraciones de dificultad, primero en el modo normal y más adelante en la modalidad más complicada, pues quería buscar el equilibrio entre la diversión y el desafío.

Jugador desde la más tierna infancia

“Está siempre fenomenal cuando intentas no estresarte”, dice Cavill, “pero entonces me di cuenta de que no me estaba relajando. Acabé muriendo en los puntos incorrectos y pensé: 'no tendría que haber abandonado los caminos. No sé por que he dejado los caminos'. Era incapaz de huir lo suficientemente rápido; mi capacidad de atención bajó por un segundo o respondí a un diálogo y ahora estoy muerto, y eso durante seis o siete horas de partida, que simplemente arruiné”.

En esa misma entrevista, Henry Cavill subrayó que ha crecido jugando a videojuegos. Lo ha hecho con títulos como Delta Force o Half Life. Ahora, tantos años después, es el protagonista de la serie The Witcher, que aunque no está basada en los videojuegos, conecta directamente con la fuente, con la base, es decir, con la obra del autor polaco Andrzej Sapkowski.

Fuente | GQ-Magazine