BeTech: noticias de tecnología

ORDENADORES

Cómo solucionar el cuello de botella en un PC

¿Tu PC va lento y todo funciona correctamente? suena raro, pero puede ser un cuello de botella de tus componentes.

PC gaming

Está de moda comprar un ordenador por piezas y luego montarlo en casa. En ocasiones sal hasta más barato que comprarte uno ya preinstalado, pero si estás pensando en hacer lo primero debes tener en cuenta el cuello de botella. ¿No sabes lo que es? No te preocupes, te explicamos qué es y cómo solucionar el cuello de botella de un PC.

¿Qué es el cuello de botella en un PC?

Se entiende por cuello de botella cuando una vía se obstruye de tal forma que los objetos almacenados en un sitio se transfieren a otro con lentitud. Por poner un ejemplo del día a día podría ser cuando en una autopista de cuatro carriles cierran uno y se forma un atasco. Conclusión: los coches pasan más lento. Pues esto mismo es lo que ocurre en un PC con un cuello de botella.

Disponer de unos u otros componentes ayudan a que el tránsito de información sea más o menos fluido. Puedes tener una tarjeta gráfica estupenda, pero si la CPU no es capaz de soportar su potencia de nada te servirá esa inversión que has hecho. Lo mismo puede pasar al contrario, que no puedas trabajar con programas de edición porque la gráfica no ofrece un buen rendimiento.

grafica 1080 asus

Estos son unos ejemplos, de hecho, son los más comunes, pero debes saber que casi cualquier dispositivo puede ocasionar. Tanto el disco duro como la RAM también pueden darte problemas a la hora de transmitir información, así que vamos a ver cómo localizar el problema y cómo solucionarlo.

Así se encuentra el cuello de botella

Lo curioso de los cuellos de botella es que tanto sus causas como sus soluciones son de lo más sencillas. Los síntomas comunes son la ralentización de un programa, tiempos de carga exagerados o incluso un arranque y apagado excesivo. Los jugones sabrán que cuando tienen caídas de frames puede ser por la tarjeta gráfica, que está anticuada o no es lo suficientemente potente, pero también puede ser fallo del procesador o del disco duro. Esto se aplica a cualquier programa de alto rendimiento, como un editor de imágenes o modelado 3D. Resumiendo, te damos algunas claves según el componente:

  • Cuello de botella en el procesador: rendimiento pobre y baja tasa de refresco de imágenes.
  • Cuello de botella en la tarjeta gráfica: bajo rendimiento moviendo imágenes por segundo y detalles
  • Cuello de botella en el disco duro: encendido y apagado de la máquina lentos, tiempos de carga excesivos.
  • Cuello de botella en la RAM: parones y tirones en juegos y programas.

En cuanto a la solución, está clara: renovar estos componentes. Puede que el procesador sea lo más difícil, pero los otros tres son sencillos de cambiar. Por otro lado, ten en cuenta que esto influye a la hora de construir un PC y necesitas que todos los componentes estén más o menos equilibrados.