Disney Classic Games: Aladdin and The Lion King
Disney Classic Games: Aladdin and The Lion King

Análisis Disney Classic Games: Aladdin y El Rey León, nostalgia pura

  • César Otero

Volvemos a la infancia con la versión remasterizada de dos juegazos Disney como son el Aladdin de SEGA y el Rey León.

“No puedo resucitar a los muertos… ¡Es asqueroso! ¡Y HUELE MUY MAL!”, las reglas del Genio

Imagina que, como gamer, al frotar la cruceta o stick de una consola se te aparece el Genio de los Videojuegos y te concede el deseo de traerte de vuelta para los sistemas actuales el juego que tu elijas, sea el que sea. ¿Cuál le pedirías? En el caso de quien firma esto, teniendo en cuenta que el Aladdin de SEGA es su juego favorito de las 8 generaciones, el deseo está claro. Y eso mismo es lo que ha hecho Disney, en plena fiebre de relanzar sus clásicos animados en formato Live Action: abrir su ‘Vault’, su cámara como hizo en la época del VHS y el DVD para traernos tantos clásicos animados, y recuperar dos de la gran cantidad de títulos que forman su catálogo videojueguil.

Y es que por un lado, hablamos de 2 joyas de la gran y rica época plataformera 2D de la 4ª Generación, y por otro de una estrategia comercial perfecta trayendo de nuevo los juegos de Aladdin y El Rey León en el mismo año que ha estrenado las versiones de imagen real y en la fecha en que estas están saliendo en Bluray. Disney, bajo el sello Classic Games, estrena en PS4, Xbox One, Switch y PC Aladdin y The Lion King, títulos que tienen 26 y 25 años respectivamente. Juegos con los que muchos nos destetamos y/o nos ganamos un poco los galardones plataformeros, con el que nos alegraron las Navidades y rejugábamos una y otra y otra vez en una época en que con suerte te regalaban tres juegos en TODO el año. ¿Qué tal han envejecido?

Pues estupendamente, demonios.

No hay un juego más genial

Estrenado en 1992, Aladdin es uno de los clásicos Disney más conocidos y que reventó taquillas a un nivel brutal ese año en la considerada segunda Era de Oro de Disney que empezó con La Sirenita (de los mismos directores, por cierto). Como todo film Disney, Aladdin debía tener un videojuego. Y como sucedió también con por ejemplo Jurassic Park, distintos estudios hicieron juegos diferentes, en vez de uno solo multiplataforma. La versión de Mega Drive la hicieron a medias Disney Software y Virgin Games, mientras que la de Super Nintendo fue para Capcom.

De sobras es conocida la rivalidad entre ambas, aunque quien se llevó el gato al agua en la época fue Sega sin duda. La versión de Super Nes, que vendió 1,8 millones de copias, es un plataformas soberbio, más fiel al film -Aladdin no lleva espada, por ejemplo, y salva a Jasmine al inicio-, que además dirigió un tal Shinji Mikami… Un título Capcom de oro, estupendo y que por desgracia no viene en este recopilatorio por culpa de las licencias, dejando a la colección ‘coja’ en este sentido.

24 frames por segundo

Este Disney Classic Games se centra por tanto en el Aladdin de Mega Drive, que vendió 4 millones de copias y es el tercer juego de la consola más vendido por detrás de Sonic y Sonic 2. De hecho, su éxito fue tal que las versiones de Amiga, de DOS, y hasta de Game Boy y Nintendo NES partieron de él y no del Aladdin de Super Nes. El recopilatorio nos presenta la versión original del juego, más una especie de ‘Director’s Cut’ que incluye “correcciones de errores, ajustes de la cámara y otras mejores que no estaban en la versión original del juego, pero representan posibles cambios que el equipo de desarrollo podría haber implementado si hubiese tenido más tiempo”.

¿Cambia algo este Final Cut al original? Pues si sois de los que os sabéis de memoria el Aladdin de Génesis, os daréis cuenta de los pequeños ajustes aquí y allá. Para empezar, la cámara está más pulida y centrada para corregir los obstáculos y enemigos que a veces nos hacían perder una vida porque Aladdin casi sale de plano y no los veíamos. Las ‘hit-boxes’, las cajas de impacto, se han reajustado para eliminar enemigos más eficazmente -darás menos golpes al aire / atravesando al enemigo. También hay algún que otro retoque a los escenarios imperceptible si nunca lo has jugado o lo hiciste hace mucho tiempo, pero que ahí está. Y más gemas para comprar vidas y Continues, y algunos corazones extra también. Retoques, como decimos, que no arruinan ni afean la experiencia, y que son divertidos porque le dan una pequeña novedad.

Fácil pero Difícil

Junto al título principal tenemos la versión japonesa del juego, el Aladdin de Game Boy normal y la coloreada de Game Boy Color. Pero la verdadera estrella y joya es la demo que Sega exhibió en la Feria de Muestras de Chicago de 1993. Una versión con unos pocos niveles que presenta elementos que luego serían desechados de la versión final, como personajes, obstáculos, arte -nada más empezar la fase del Genio sale Goofy al fondo- y curiosidades como una mano del genio que nos indicaba el camino a seguir.

También es un desafío absoluto, porque si al Aladdin de Mega Drive se le acusó de ser fácil en su momento, esta versión demo es un Cuphead, con enemigos por doquier que pegan fuerte, plataformas que se desmoronan en un microsegundo y controles que se notan en versión Beta. No se explica que el recopilatorio no incluya el Aladdin de Master System ni el de Game Gear, mucho más fieles a la peli y con un gameplay deudor del Prince of Persia.

¿Y qué tal el juego en sí? En la época dorada de los plataformas 2D, Aladdin sigue siendo una experiencia estupenda de jugar, fluido, ‘fácil’ en general -te lo haces en 45 minutos de una tacada- pero con momentos que pueden desesperar por suponer unos picos de dificultad desmedidos en comparación con el resto -es lo que se destilaba en muchos títulos de la época-, como el (paciente) ascenso por las plataformas que desaparecen del nivel 4, la huída del nivel 6 o el famoso paseo en alfombra mágica, una fase puramente de ensayo y error que memorizar. Aunque la versión de Game Boy sí que ha envejecido bastante mal, porque básicamente es un Aladdin de sobremesa downgradeado a lo bestia con un salto con lag tremendo.

El ciclo de los píxeles

El segundo de este díptico es El Rey León, el obligado videojuego de un film Disney que pegó un bombazo tremendo en 1994 -recaudó casi 1.000 millones de dólares, que ahora es ‘normal’, pero eso hace 25 años fue una locura. Obra de Westwood Studios -sí, los de la saga Command & Conquer o la aventura gráfica de Blade Runner-, the Lion King era también un plataformas 2D, aunque con unos escenarios un poco más laberínticos que los de Aladdin y con mayor peso en los puzzles -aunque sin pasarse, claro.

Esta vez, Disney no quiso que la guerra se repitiera, y las versiones de Mega Drive y Super Nintendo fueron idénticas en sí en lo jugable aunque con diferencias: Super Nes tenía el mejor acabado gráfico y sonoro -hasta coros digitalizados-, mientras que Mega Drive ganaba en rendimiento y controles, con una ejecución más fluida.

Controlando a Simba de joven y luego de adulto, cada uno con sus controles -el Simba joven puede rodar y saltar sobre sus enemigos, el Simba adulto puede golpearlos con las garras-, tenemos por delante fases en las que la dificultad está más elevada sin duda, con saltos muy ajustados, zonas de repetir bastantes veces como el genial y mega-paciente ascenso por los troncos de la catarata, y fases de aprenderlas a base de ensayo y error como la estampida -un portento técnico hace 25 años sin duda. El juego no es mucho más largo que Aladdin, puedes hacértelo en 50 minutos de un tirón, pero sí más exigente sin duda, con momentos puramente Old School que pueden hacer desesperar hoy en día.

El juego incluye también la versión japonesa -de Super Famicom- y las versiones de Game Boy y Game Boy Color, que vuelven a ser downgrades del original. Pero tampoco incluyen ni la de Master System ni la de Game Gear. En sí, parece que Nighthawk Interactive se han centrado más en Aladdin, porque The Lion King no tiene mejoras ni una versión final. En sí es verdad que la cámara siempre estuvo mejor centrada, pero a lo combates de Simba adulto les habría venido bien una mejora en las hit-boxes sin duda.

Para cualquier tipo de público

Lo que este recopilatorio tiene y de sobra son opciones para que pueda ser disfrutado por cualquiera:

  • Puedes jugar todos los juegos que trae al estilo clásico, lo que significa que al perder todas las vidas y ‘continues’ te tocar empezarlos de nuevo.
  • Puedes optar por usar el sistema de guardar partida al estilo emulador, en cualquier punto del juego -ideal si hay una zona o salto que se resiste.
  • Puedes ir más lejos y usar la capacidad de Rebobinado ingame, que al estilo de la trilogía Prince of Persia te permite deshacer una acción, como una caída al vacío.
  • Puedes activar incluso un truco de invulnerabilidad en Opciones, o elegir el nivel en el que empezar

Por si todo esto no fueran ayudas, tanto Aladdin como El Rey León traen un curioso modo Espectador que te permite ver el juego entero como si fuera una versión demo que se juega a sí misma, con controles para acelerar, rebobinar y hasta saltar de ‘capítulo’. El remate es que en cualquier parte puedes pausarlo y empezar a jugar tú, por lo que si se te resiste algún punto, lo ves en modo espectador, lo paras y empiezas a partir de ahí. Como la selección de capítulos de un Bluray, solo que en juego.

Los Extras del DVD

Ideal para los fans y para los curiosos, ambos juegos traen, como si fueran un Bluray Disney, una selección de contenidos extra en forma de vídeos y galerías y diapositivas interactivas, con artes, bocetos, guías de color, material descartado, etc. Un total de 38 piezas que contemplar y que son un añadido estupendo, aunque el único problema es que no están subtituladas en absoluto.

Arte a 1080p

En plena época del Pixel-Art, ver y jugar de nuevo Aladdin y El Rey Leon a 1080p es una preciosidad artística. Aladdin demuestra que a la hora de envejecer cumple los años igual de bien que el magistral Comix Zone: los fondos de cada escenario, las animaciones hechas a mano absolutamente fluidas, las decenas de detalles visuales en los que fijarse, la colorimetría… Una obra de arte pixelado por el que nunca pasarán los años y que seguro algún neófito pensará que no tiene 26 años, sino que es un remake.

El Rey León es otra joya de sprites animados, escenarios dibujados en detalle, fluidez en los movimientos y encanto pixelado, sobre todo en su versión Super Nes -que sin embargo es peor a nivel de rendimiento que la de Mega Drive. El recopilatorio permite distintos tipos de imagen, ya queramos jugarlo a su resolución original, adaptada a 4:3 a la superficie de la TV o estirada para ocupar toda la superficie -algo horrible en 16:9, porque su ratio es 4:3. Podemos elegir incluso un arte que rodee a modo de marco a la pantalla del juego, e incluso modos de visualización CRT y LCD, que ya depende de lo fan que uno/a sea de las ‘Scanlines’ y el nivel de nostalgia deseado.

Y sonoramente, aquí tenemos nostalgia en vena porque se trata de las BSOs de ambas pelis rehechas en formato MIDI. Las famosas canciones de Aladdin están versionadas de forma instrumental y encajan perfectamente con cada escenario, desde Príncipe Ali a Un Mundo Ideal pasando por Un Genio Genial, y de paso con algunos temas nuevos hechos para el juego. En el Rey León escuchamos Hakuna Matata, Morir por… Yo Voy a ser el Rey León, etc, todas en Midi, aunque la versión SNES sorprende por contener coros digitalizados y voces sampleadas del film como la del gran James Earl Jones ⁄ Mufasa.

Hemos obtenido códigos cedidos por GOG.com

CONCLUSIÓN

Apelando claramente a la pura nostalgia -ojala el próximo sea con Hércules y Tarzán-, este Disney Classic Games es todo un ’throwback’, una vuelta a la infancia para algunos/as, y la oportunidad para otros de redescubrir dos de las mayores joyas en cuanto a juegos Disney. Ambos evidencian una jugabilidad de hace más de dos décadas, pero aún divertida, irregular en su dificultad pero agradecidamente exigente. Es una pena que el conjunto en sí, que tiene muchas cosas buenas -los extras, la versión Final Cut- se quede cojo por la sonora ausencia del Aladdin de SNES y los de Master System y Game Gear, o por dejar un poco de lado al Rey León. Pero si eres un fan Disney, incluso aunque el precio es un poquito alto, sólo hay 2 palabras posibles para describir el juego: Must have.

LO MEJOR

  • Disfrutar a 1080p estas joyas, que visualmente envejecen que da gusto
  • La inclusión de la mítica demo de Aladdin y la versión Final Cut con sus sorpresitas
  • La fase de la catarata de El Rey León sigue siendo un reto a las skills plataformeras de todo jugador/a
  • La cantidad de opciones para que todo el mundo disfrute de ambos juegos, sobre todo el modo Espectador
  • La cantidad de vídeos y galerías extra…

LO PEOR

  • …que por otra parte no están ni subtituladas al castellano
  • Que El Rey León no haya tenido un Final Cut también
  • La ausencia del Aladdin de Capcom se nota mucho, y junto a los de Master System y Game Gear dejan cojo a un recopilatorio que busca ser el definitivo sobre ambos títulos
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Recuerdos de mi PS2

Pues hoy la nostalgia me dio firme y me he puesto a recordar momentos y anécdotas de mi antigua y amada PS2 en mi niñez, Creo que esta es la que mas cariño le tuve sin ninguna duda pero le tuve ;)Sí, Era la PS2 Slim :PPrimero debo decir q...