Mable & The Wood
Mable & The Wood
Carátula de Mable & The Wood

Mable and the Wood, análisis

Analizamos Mable and the Wood, el metroidvania que se financió gracias a kickstarter, llega a Steam para sorprendernos con su peculiar forma de jugar.

Mable and the Wood es un videojuego metroidvania, con plataformas, exploración de mazmorras y un modo de juego algo peculiar. Tras 4 años y medio de desarrollo, y sobrepasar su objetivo en Kickstarter, Mable and the Wood estará disponible en Steam, para Windows, OSX y Linux. En Triplevision games tienen predilección por el Pixel Art y este juego es una prueba de ello.

La trama gira alrededor de Mable, que es la portadora del amanecer, la heroína de la que hablaba la profecía, y que ha llegado para salvar al mundo de la oscuridad en el que está sumido. Nuestra protagonista es capaz de cambiar su forma, para obtener distintas habilidades con las que enfrentarse a los distintos peligros que acechan y poder derrotar a las grandes bestias, de las que obtendrá las diferentes transformaciones.

La portadora del amanecer

Nuestra aventura comienza cerca de la aldea de Velorandal, donde los capas rojas, parte de la guardia del reino, están evacuando a los ciudadanos hacia el monasterio oriental, ya que los animales se están volviendo cada vez más crueles y hay unos extraños cultistas dando vueltas. En medio de la ceremonia de esos cultistas es donde aparecemos nosotros, la enviada para acabar con la oscuridad,  puesta en duda porque ha tomado la forma de una niña que no puede siquiera empuñar la espada, pero que sin embargo, puede transformarse en hada, dejando la espada atrás y llamarla infligiendo daño a los enemigos que encuentre a su paso.

La historia la iremos conociendo poco a poco a medida que avancemos, sin embargo, para conocer los detalles deberemos sacarles información a los npcs, así que es importante hablar con ellos y no quedarnos con la primera respuesta que nos dan. Es curioso ver cómo entre ellos tienen diferentes puntos de vista. Un soldado nos dice que los animales son crueles y otro que no son peligrosos, pero sí asustadizos y que si tratas de acariciarlos te muerden.

La historia va volviéndose cada vez más oscura, descubriendo, por ejemplo, que el hijo del rey, que según sus subordinados es un inepto, ha sido nombrado alto cargo dentro de los capas negras, una orden superior a los capas rojas, una especie de crítica bastante obvia al sistema político y a la monarquía. El juego hace una pequeña enmienda a las creencias religiosas cuando dice que la profecía es un texto antiguo y puede que las palabras hayan perdido parte de su significado o puedan malinterpretarse. La historia en sí, como suele ocurrir en los contenidos audiovisuales hoy en día, no es del todo original: un mundo al borde del colapso o de la oscuridad y un héroe que viene a traer la luz, seguro que os sonará de otras obras. Lo que sí nos ha sorprendido y no para bien, es que la historia termina de manera muy abrupta quedando solouna escena post-créditos’ en la que podemos hablar con algunos npcs, pero que no nos dicen gran cosa.

Influencias

Este juego se ve influenciado por otros como Guacamelee, Noitu Love 2, Monster Boy o Undertale. De los primeros toma el marco de plataformas de acción; de Monster boy, la forma de juego en la que el protagonista ha de cambiar su forma para obtener distintas habilidades y así poder avanzar en la historia y de Undertale la idea de que no hace falta matar a todos los enemigos que nos encontramos en nuestro camino, sin embargo, sí que es necesario acabar con los jefes de nivel para obtener las distintas habilidades.

La forma de luchar requiere que pienses en formas de usar la espada de una manera fuera de lo habitual, ya que es demasiado pesada para empuñarla, deberemos usar las distintas habilidades de las diferentes transformaciones para deshacernos de nuestros enemigos. A pesar de tener la opción de no matar a las criaturas que nos encontramos a nuestro paso, éstas nos lo pondrán muy difícil para tomar el camino del pacifismo, ya que algunas nos perseguirán y nos atacarán haciendo caer nuestra barra de vida. Además, como ya hemos dicho anteriormente, cazar las grandes criaturas nos permitirá tomar una nueva forma y adquirir nuevas habilidades que nos serán de gran utilidad a la hora de avanzar por este mundo.

El Pixel Art está de moda

Actualmente son muchas las compañías que optan por el Pixel Art para contar sus historias, ejemplos como Octopath Traveler, Shovel Knight o Blasphemous, hacen que nos olvidemos de los gráficos de última generación y nos sumerjamos en la historia con unos pocos pixeles.

Mable and the Wood ha optado también por el Pixel Art y ha logrado grandes resultados tanto en ambientación, como en personajes y enemigos. El juego se divide en cuatro actos durante los cuales cambiará la ambientación y nos llevará de un bosque lleno de vida a un cementerio, la historia cada vez se vuelve más siniestra y con ella los escenarios son cada vez más oscuros.

El diseño de niveles está bastante conseguido, cada nueva área cambia el ambiente y con él va pidiéndonos nuevas formas de avanzar combinando las distintas formas de Mable. Los niveles cuentan con la dificultad justa para que sea un reto, pero sin que sea demasiado complicado avanzar, hay que pensar de manera diferente para superar algunos obstáculos, lo que le da dinamismo al juego y hay algunos que pondrán a prueba nuestros reflejos y nuestros nervios hasta que encontremos la manera óptima de pasarlos.

El diseño de personajes no está tan conseguido, siendo los enemigos bastante fáciles de predecir, a pesar de que en alguna ocasión nos pueden poner en un aprieto. Las grandes bestias, en general, tienen patrones bastante marcados haciendo, en ocasiones, que nuestra tarea no suponga el desafío que se podría esperar.

La exploración es necesaria, ya que en algunos puntos encontraremos caminos cerrados que deberemos abrir con una llave, o una llave maestra, y nuestra curiosidad por explorar más allá nos llevará a encontrar mejoras de vida o de poder. Contaremos con la pequeña ayuda de un mapa, que, si bien no muestra nuestra posición, podremos orientarnos más o menos por algunas salas que están marcadas con un dibujo y otras que tienen un delineado especial que indica que en esa sala se encuentra una llave. El problema es que no siempre contaremos con el mapa y en una ocasión, éste no mostraba el delineado distinto para las llaves, por lo que fue un poco más difícil orientarse.

Los controles nos llevan a cambiar nuestra forma de jugar, ya que no son a lo que muchos estarán acostumbrados de dar un botón y saltar, darle a otro y atacar, sino que primero deberemos lanzar la espada y después realizar la acción dependiendo de la transformación que deseemos usar. A pesar de ser un juego pensado para jugar en pc, los desarrolladores aconsejan jugar con un mando, y la diferencia es bastante notable, el mando se nota mucho más natural, más fluido… con solo dos botones y los dos joysticks tenemos controlados todos los comandos del juego.

Bugs inaceptables

Mable and the Wood podría haber sido un juego bastante entretenido de no haber tenido la cantidad de bugs que hemos encontrado. La experiencia de juego que hemos vivido ha sido más cercana a una beta que a un juego terminado. El que más se ha repetido, por poner algún ejemplo, ha sido con la transformación en fantasma. En algunos niveles es necesario usar esta forma avanzar de forma dinámica, pero en el momento en el que chocábamos contra algunos espacios de la pared, Mable se salía del marco del juego haciendo imposible volver al curso normal, en la mayoría de los casos, y en ocasiones volviendo al último punto de guardado. A ello se han sumado otros, entre ellos crasheos más de lo habitual.

Este y otra serie de comportamientos inesperados dentro del juego, han hecho que una partida de alrededor de 6 horas se convierta en 10 horas de agobio, frustración y ansiedad por no poder avanzar debido a los fallos estructurales del juego. Esperamos que puedan arreglar los bugs para el momento del lanzamiento ya que arruina una experiencia de juego que podría ser bastante entretenida.

CONCLUSIÓN

Mable and the Wood es un metroidvania cortito, de apenas 6 horas, con el que podríamos entretenernos lo suficiente si se hubieran pulido la gran cantidad de bugs que hemos encontrado en el juego. Los niveles tienen distinta ambientación y los enemigos que encontramos son acordes a ésta, la dificultad es suficiente para ponernos a prueba y mantenernos enganchados al mando, pero la experiencia acaba siendo muy frustrante por culpa de los problemas técnicos.

LO MEJOR

  • Diseño de niveles desafiante pero no en exceso.
  • Variedad de ambientación y enemigos por área, no siempre nos enfrentamos a los mismos minions.
  • Una manera de jugar diferente a la que estamos acostumbrados.

LO PEOR

  • Una cantidad de bugs que hacen que la experiencia de juego sea nefasta y que empañe el resto del trabajo hecho por el estudio.
  • La historia se pierde al final del juego.
  • Enemigos con patrones demasiado fáciles de prever.
4

Mediocre

Podía ser pero no ha sido y tras pasar unos breves minutos con él quedará archivado en la estantería para no jugarlo nunca más.

¿Recomendáis Horizon Zero Dawn y su expansión?

Está tirado ahora mismo en su edición completa, tanto en la Store (15 euros), como en Amazon en físico (18 euros).   Tengo que decir que el último juego de mundo abierto que he jugado ha sido RDR2 y por momentos se me ha hecho pesado, siempre me ha gustado este género y he disfrutado mucho...