BeTech: noticias de tecnología

IPHONE

La historia detrás del único botón frontal del iPhone: Jobs quería dos

Steve Jobs quería que su soñado iPhone usase dos botones, como los Android. ¿Por qué termino sólo con uno?

La historia detrás del único botón frontal del iPhone: Jobs quería dos

Se anunció en 2007, salió a la venta ese mismo año, y dejó de fabricarse en 2008 cuando salió su sucesor. El modelo original del iPhone sólo estuvo un año en el mercado, pero le valió para hacer historia no sólo tecnológica, sino también a nivel social. Porque con el iPhone nació el concepto de smartphone o teléfono inteligente, el mismo que ha revolucionado en estos diez años toda la tecnología, haciendo que el concepto ‘smart’ sea aplicado a todo, desde la ropa a los electrodomésticos, vehículos, juguetes, etc. Y todo nació del iPhone, el primero de su especie del que partió el concepto que el mercado del móvil ha seguido en esta última década.

¿Por qué el iPhone siempre ha tenido un sólo botón frontal?

Un rasgo característicos en los teléfonos móviles desde su inicio hasta ahora, desde que Nokia montaba su sistema operativo Symbian hasta que nació Android, es que todos llevan un ‘Back Button’ o botón hacia atrás, implementado para facilitar la navegación, ya que el botón principal se usa para entrar en un apartado, web, carpeta, listado, app, y el botón Back se usa para salir o volver atrás.

Pero si coges todos los iPhone desde el primero hasta el 8 y el 8 Plus -a partir del iPhone X el terminal es todo pantalla, perdiendo el botón físico-, todos coinciden en una cosa: no tienen un botón hacia atrás de navegación, sólo un único botón frontal redondeado que ha sido uno de los iconos iPhone más reconocibles.

Pero esto pudo haber sido diferente. El autor Brian Merchant recoge en su libro “The One Device: The Secret History of the iPhone” varias historias y anécdotas sobre la creación del considerado como uno de los mayores inventos en la historia de la Humanidad reciente -y no es exagerado dado lo que ha creado más allá del mercado de los móviles-, entre ellas la ocurrencia de que Steve Jobs quería no uno, sino dos botones frontales para el iPhone, algo que Imran Chaudhri, veterano diseñador de Apple con dos décadas en la compañía, consiguió que no sucediera y que su jefe se lo pensara mejor.

Todo pantalla, sin botones

Las intenciones originales con el primer iPhone, diseñado a la velocidad del rayo en sólo dos años, eran de que hiciera historia y sorprendiera al público y a la competencia presentando un terminal que fuese todo pantalla. Pero en Apple se dieron cuenta de que al menos haría falta un botón físico, el Home Button.

De hecho Jobs fue más allá y pidió que se incluyesen dos, con el segundo siendo un botón de atrás para ayudar en la navegación. Chaudrhi le dijo que el concepto era que el móvil generase confianza y predictibilidad, y que un botón hace lo mismo al pulsarlo: te muestra tus cosas.

Chaudhri sostuvo que un único botón permitía que la gente confiase en que el dispositivo haría lo que ellos quisieran que hiciese. El problema con el resto de móviles era que las funciones estaban enterradas en los menús tan complejos. Un botón para volver habría complicado las cosas“, por lo que Jobs se lo pensó mejor y “yo gané esa discusión”. El resto es historia, historia de Apple y de la telefonía moderna.