Heaven's Vault
Heaven's Vault
Carátula de Heaven's Vault

Heaven's Vault, análisis: la aventura de escuchar y leer

Inkle Inc se desmarca de las tendencias de la industra con un título diferente, con una mecánica basada en descifrar un enigmático idioma inventado y en elegir entre múltiples opciones de conversación.

Se denominó al estilo artístico surgido en Italia de mediados a finales del siglo XVI manierismo debido a la tendencia de los artistas de limitarse a imitar los estilos (“manieras”) de otras épocas y artistas. Podría establecerse un paralelismo con aquel movimiento para definir el momento actual del videojuego, con ola tras ola de juegos hechos a la manera de otros anteriores, creadores conocidos o subgéneros consolidados. Es por ello que cuando un juego propone algo completamente nuevo, independientemente de cuál sea su innovación, resulta inmediatamente un soplo de aire fresco. Y ese es el caso de Heaven’s Vault.

A diferencia de la mayoría de videojuegos, es difícil hacerse una idea de la jugabilidad y de las características que la definen viendo solo imágenes de Heaven’s Vault. El título del estudio británico Inkle resulta tremendamente original, a pesar de que su premisa no lo sea: Interpretamos a una arqueóloga que, junto a su robot intentan averiguar el paradero de una persona desconocida.

Pero aquí no damos saltos imposibles a lo uncharted, ni siquiera manejamos un avatar 3D sobre los entornos. Aliya, la protagonista, se representa, al igual que el resto de personajes como ilustraciones en 2D. Y aunque avanzamos por los escenarios y descubrimos pistas en ellos, no se trata aquí de inspeccionar el más mínimo detalle, sino de hablar, preguntar, interrogarse a sí misma y sobre todo escuchar las respuestas de los demás.

El poder de saber leer

Prácticamente no hay un momento del juego que no podamos hablar con nuestro robot o con algún otro personaje, unas frases, preguntas y apostillas que definirán nuestra personalidad y también nuestros avances. Se trata de un sistema abrumador por la cantidad ingente de conversaciones que podemos llegar a tener con nuestro robot, cada una llena de opciones.

Pero no se trata solo de leer y tomar decisiones cual aventura conversacional. La jugabilidad gira en buena parte en torno a la habilidad de Aliya de leer algunos términos de un viejo lenguaje. El reto es adivinar el significado de frases enteras a partir de las palabras que hemos descubierto. Estas están escritas en un lenguaje inventado, pero que, al estilo de idiomas como el japonés, chino o el antiguo egipcio, usa una escritura basada en elementos que permiten deducir los significados.

Esta mecánica, similar a un puzle, unida a la exploración, la música y el estilo gráfico elegido resultan muy originales, haciendo difícil poder comparar Heaven’s Vault con otros juegos. Pero la originalidad no significa diversión, y en muchos momentos el juego puede llegar a resultar ligeramente aburrido, precisamente por culpa de las abundantes y a veces largas conversaciones entre Aliya y Six, su robot.

Unas conversaciones que sirven para ir desvelando poco a poco otro de los aspectos más interesantes de este título: su enorme lore, con multitud de localizaciones que descubrir, y una larga historia que se remonta siglos atrás que desvelar. Un trabajo realmente meritorio para un título de estas características y que es uno de los pilares del juego. Para entenderlo mejor y no perdernos, el juego nos permite revisar tras cada nuevo lugar explorado revisar una línea de tiempo en la que se incluyen todos los eventos desvelados hasta la fecha.

El espacio, un río infinito

Pero aparte de hablar, escuchar y desvelar un idioma antiguo, el juego nos tiene una sorpresa más reservada: nos propone explorar el espacio navegando por ríos que unen planetas. Unos viajes que hacemos a bordo de nuestra nave (cuyo aspecto recuerda más a un barco antiguo que a una herramienta de alta tecnología). La interacción se centra en girar a derecha o izquierda en las múltiples intersecciones de acuerdo con el mapa que deberemos consultar antes de partir.

A pesar de la gran belleza de algunos de los escenarios que podremos ver, esta es la mecánica más débil y desaprovechada del juego, y tras un rato se nos hará bastante repetitiva. No ayuda tampoco que un mal giro nos obligue a pulsar un botón para retroceder al punto anterior y tomar la salida adecuada. Por suerte en zonas ya exploradas podremos saltarnos estas partes.

Es probablemente importante remarcar que, como juego basado casi completamente en texto y autopublicado por una compañía pequeña carezca de localización, aunque esto pueda echar para atrás a posibles jugadores debido a la cantidad y complejidad de algunas conversaciones.

CONCLUSIÓN

Es meritorio el esfuerzo de Heaven's Vault por marcar su propio camino sin dejarse llevar por tendencias o estilos anteriores, y haciéndolo con unos elevados estándares de calidad en guion, ambientación, gráficos o sonido. Eso no es óbice para señalar que su ritmo pausado y mecánicas como la navegación entre planetas puedan llegar a resultar pesados para algunos jugadores. Sin embargo, aunque solo sea por probar si es de nuestro agrado, merece la pena darle una oportunidad.

LO MEJOR

  • La originalidad del juego, mezclando mecánicas nuevas con otras aplicadas de forma muy original.
  • El enorme mundo creado, tanto en localizaciones como en profundidad de historia, leyendas, religiones...

LO PEOR

  • A pesar de la cantidad de diferentes conversaciones posibles, no parece que estas tengan al final gran influencia en los eventos del juego.
  • En bastantes ocasiones puede llegar a resultar repetitivo, especialmente algunas mecánicas como las de navegar por el espacio.
7.5

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.