BeTech: noticias de tecnología

MEDICINA

Las prótesis del futuro se controlarán con la mente

protesis 3D

Un grupo de investigación usa implantes BCI para mover un brazo robótico con impulsos cerebrales.

La medicina está recibiendo un apoyo de la tecnología inestimable en todos los sentidos. Donde está destacando esta mejoría es en el caso de las prótesis, donde la robótica tiene un peso más que especial. Ya se pueden hacer partes del cuerpo humano en una impresora 3D, perfecto para quienes necesitan una prótesis de su cuerpo a medida, pero el hecho de que alguien pueda mover los mecanismos de esta con solo pensarlo es todo un avance. Y es que por fin un grupo de investigadores ha logrado mover un brazo robótico con la mente.

Nuevas prótesis robóticas controladas con solo pensarlo

Aquellos que necesitan una prótesis en alguna extremidad saben que acostumbrarse a ella es cuestión de tiempo y práctica. Poco a poco los diseños se hacen más cómodos para quienes las llevan, pero sobre todo son mucho más funcionales gracias a los sistemas mecánicos que circulan por su interior. Son muchos los proyectos que intentan que el paciente vuelva a tener la extremidad que perdió, especialmente si es un brazo.

El más reciente tiene que ver con el uso de la robótica y los impulsos mentales. Resulta que un equipo de investigación de la Universidad de Minnesota ha logrado que un usuario moviera un brazo robótico solo con los impulsos del cerebro. Se trata de todo un avance, aunque por desgracia tiene que mejorar mucho. Las pruebas se centraban en la asociación mano-ojo, consistiendo en marcar en un panel la ubicación de un punto luminoso.

Es verdad que el sistema es mucho más cómodo y fácil de usar, pero la dificultad está en el sistema de señales que usa. El usuario debe tener un implante de conducción ósea o BCI, que envía de forma rápida y precisa el deseo del usuario a la prótesis pero es un sistema costoso y difícil de utilizar, por lo que los trabajadores deben estudiar otras formas para implementarlo.

Otras mejoras en el mundo de los implantes

Mover una prótesis robótica con la mente es todo un hallazgo. Es preciso y rápido, pero su instalación es algo difícil. Mientras los investigadores continúan su labor nos quedamos con otros avances de lo más interesantes en este campo como las prótesis que devuelve el tacto a sus poseedores o una piel electrónica que permite sentir dolor. Son dos grandes proyectos que sin duda harán que quienes utilizan una prótesis se vuelvan a sentir de forma más íntegra la extremidad que en su momento perdieron.