Blood & Truth
Blood & Truth
Carátula de Blood & Truth

Blood & Truth, análisis: canción de plomo y butano

Blood & Truth se erige como el mejor juego de acción del catálogo de PlayStation VR. Los motivos en profundidad con nuestro análisis para PlayStation 4.

Los usuarios de la realidad virtual de PlayStation necesitaban un empujón, una palmadita hacia delante con la que tomar impulso en este 2019 cargado de tanta información para su futuro más cercano. Astro Bot fue un regalo para nuestros sentidos, la mejor manera de demostrar que un dispositivo de este calibre puede tener su hueco en el ecosistema familiar. Más allá de las producciones multiplataforma, como Skyrim VR o Borderlands 2, no encontrábamos un proyecto desarrollado a lo grande, con la potencia necesaria para exprimir las capacidades que alcanza la plataforma nipona.

De esa idea nace Blood & Truth, sucesor espiritual de The London Heist, la experiencia principal de VR Worlds y una de las puertas de entrada más utilizadas por su comunidad. London Studio ha tejido durante los últimos tres años una composición de claras intenciones: su propia película de acción en formato videojuego, ahora desde dentro. Como decíamos semanas atrás en nuestras extensas impresiones, es la oportunidad de sentirnos Bruce Willis en sus alocadas interpretaciones. Bien, pero, ¿esas intenciones se han materializado? Lo descubrimos a continuación.

Canción de plomo y butano

The London Heist sirvió como testigo de que la realidad virtual es una tecnología perfecta para los apasionados del género shooter. Ya no somos ese soldado controlado por unos sticks, sino que nuestras manos y movimiento son trasladado al otro mundo en perfecta sincronización. Ahora, más que nunca, somos nosotros quienes apretamos el gatillo. Seremos Ryan Marks, un antiguo agente del SAS cuya familia es un tanto… especial. Por cuestiones que no revelaremos, volvemos a nuestra Londres natal para volver a poner las cosas en su sitio, por más que le pese a algunos entes entre las sombras. Lo que en un principio sería una transición dulce hacia los negocios que poseía la unidad, pronto conoceremos que tan goloso caramelo es codiciado por intereses ajenos.

A partir de este momento se crea en el corazón de Reino Unido una auténtica espiral de violencia en el que el fin justifican los hechos. Lo cierto es que los primeros compases son un poco confusos a nivel narrativo, puesto que no se especifican los motivos por los que nuestra familia tiene tal posición. En ese primer marco imaginamos que es alguna especie de tapadera que controla el negocio mercantil a este lado del Támesis, pero no será hasta que pasen las horas cuando por fin sacamos algo en claro.

El objetivo, el antagonista, siempre tiene el peso al otro lado del guión; chupa cámara, nunca se desvía la atención hacia otro foco, en todo momento tenemos claro a quién debemos colocar una bala en la cabeza. A partir de un momento de la trama, se da un giro de ciento ochenta grados hacia la inclusión de una tercera organización en el terreno de juego, algo que trastocará un pelín nuestros planes. Es a partir de ese nuevo hilo cuando el desenlace se aproxima, lo que nos deja más dudas que respuestas.

Pese a que la narración es sencilla, como toda película de acción que se preste, es en ese tramo que comentamos cuando las sensaciones son un tanto dispares. Nos referimos principalmente a ciertas actuaciones de algunos personajes que permanecían en un segundo plano y de los que no sabremos en detalle hasta una hipotética secuela. De hecho, se siente como que estamos ante un pequeño primer paso del verdadero pastel que el equipo ha tejido, lo cual llena de esperanza por ver el inicio de una posible nueva marca PlayStation. Y, tal y como nos ha dejado a los manos, queremos más.

Soldado para todo

Queremos resolver todas vuestras dudas a nivel de mecánicas, sobre todo tras las dudas que había durante su campaña promocional. Blood & Truth es un shooter cuasi sobre raíles en donde la mayor interacción con el mundo pasa por el uso del armamento. Como decíamos en nuestras impresiones, se asemeja a lo visto en Bravo Team, otro de los exclusivos iniciales del dispositivo, salvo por la eliminación de las transiciones en tercera persona tan molestas. De esta forma, para avanzar en los niveles debemos mirar hacia la flecha en frente de nuestra posición y pulsa el botón correspondiente. En este caso, al usar los dos Move, el botón central.

Tener el dúo de controladores por movimiento es crucial para disfrutar de la experiencia en su totalidad, ya sea por el gunplay en sí como por las oportunidades interactivas que ofrece el entorno. Cajones, placas, coleccionables, cajas de munición… el estudio se ha cerciorado de colocar el máximo número de objetos con mecánica reactiva, algo indispensable en un título de realidad virtual. A la hora de apuntar, podemos utilizar las posiciones naturales que utilizaríamos en la vida real, ya sea poner nuestros ojos en la mira o utilizar ambas manos. En el caso de las armas de cinto, más allá de facilitar el disparo, pueden cambiar el comportamiento de los mismos, tal como hemos podido comprobar en la pistola automática, que pasará a ráfagas como si de una M93 Raffica se tratara. Para armas largas como la escopeta corredera, la mano adicional será indispensable para colocar el siguiente cartucho en la recámara. Detallitos de este estilo son fundamentales para crear el grado de inmersión que alcanza.

Entre tirotero y tiroteo, algunos momentos de pausa serán protagonizados por pequeños puzles interactivos a modo de pirateo clásico. Utilizar un destornillador para abrir una caja de fusibles, o romper los cables idóneos para abrir una puerta automatizada, etcétera. Instantes que no suponen una barrera y que sin embargo insuflan de oxígeno a una obra que se desenvuelve a las mil maravillas con un arma en la mano. De hecho, una vez terminas la aventura (unas siete horas, depende de tu habilidad), da la sensación de que todavía faltaban algunas pantallas de acción más.

Durante las primeras horas, los conflictos armados no son tan habituales que en la segunda mitad de juego. Se mezclan pequeñas pantallas de acción con misiones de infiltración donde no se utilizan armas de fuego. En nuestra opinión, esta decisión rompe el ritmo tan maravilloso que logra en esas horas finales, y es que la naturaleza de Blood & Truth es despiadada, intensa, efectiva; una herramienta en la que venirnos arriba al hacer todo tipo de piruetas al son del gatillo. Un momento para enmarcar es la persecución final por unos edificios de lujo en pleno centro. Nunca antes nos habíamos sentido este nivel de satisfacción en plena coreografía sangrienta. Impecable.

Hay una ayuda para ti

Ya es conocido por todos que la principal barrera para los usuarios de realidad virtual son los efectos secundarios que se producen. Mareos, dolores de cabeza… los síntomas son muchos entre quienes no han asimilado los efectos de tener una pantalla tan cerca. Para ello, London Studio ha querido facilitar todo en cuanto está en su mano para que el jugador pueda ajustar la experiencia a su gusto. Además de la reducción del rango completo de la visión durante el movimiento del personaje, se ha querido implementar un modo extra, llamado cinemático, en el que la exigencia a nivel de control sea menor que en el modo normal.

Más allá de las ayudas visuales, el control por Dualshock 4 también es compatible, lo que no hace indispensable de por sí el uso de PlayStation Move sobre el papel. En la práctica, la posibilidad de tener control total de ambas manos eleva las sensaciones a un nivel que el mando tradicional no alcanza. Eso sí, la opción está ahí y es de agradecer. Una futura actualización que haga compatible el Aim Controller está sobre la mesa, pero hasta el momento no podemos confirmar su inclusión.

Echamos en falta un modo extra para los verdaderos apasionados del género. La dificultad estándar (y única sin ayudas) no es tan opresiva como buscaría un perfil de este calado. Munición a mansalva y poco daño efectivo del enemigo. Tan solo hemos muerto un par de veces en una transición sobre raíles a bordo de un vehículo, algo escaso si entendemos la intensidad que suponen la mayoría de escenas. Por ello, un hipotético modo hardcore quizá sería un excelente añadido dentro del plan de actualizaciones. Amén de la inclusión de los desafíos, pantallas repletas de dianas en busca de la mayor puntuación. Pudimos probarla durante nuestra visita a London Studio, aunque de lanzamiento todavía no estarán presentes.

Por poner un apunte ácido final, hemos tenido pequeños problemas de tracking durante las pantallas más intensas a nivel de tiroteos. Al colocar ambos Move cerca del casco para apuntar con la mirilla, la cámara no detecta bien la luz emitida por el visor frontal, lo que lleva a dar pequeños saltos en la pantalla que dificultan el uso del apuntado en detalle. Por si fuera poco, al usar las dos manos en las armas largas ocurre lo mismo; de hecho, desistimos a la hora de utilizar la escopeta corredera, pues la segunda mano no funcionaba bien en momentos de estrés. Son cosas un tanto ajenas a la calidad pura del título que evidencian la necesidad de una revisión de cara a la próxima generación de consolas, máxime cuando Oculus ha avanzado tanto en este sentido.

Espectáculo audiovisual

Si bien Blood & Truth entra por lo que nos hace hacer a los mandos, también lo hace por lo visual. Nos atreveríamos a decir ques es uno de los proyectos VR que mejor lucen en PlayStation 4. El análisis ha sido realizado en el modelo Pro, lo que ayuda sin duda a mejorar este aspecto. Pero en ningún momento hemos sentido que la nitidez sea un problema a la hora de disparar, como si ocurre en otros competidores.

Los momentos conversacionales rozan un nivel de calidad de auténtico lujo. La interpretación de los actores es genial, pero lo más impactante es cómo se traslada el rostro al mundo digital. Sus gestos expresan muchísimo, hacía tiempo que no veíamos un trabajo de este nivel en el plano interpretativo. Es fácil meterte en los diálogos cuando los que te rodean emiten tal nivel de naturalidad. Sencillamente increíble.

Tampoco es baladí el aspecto sonoro, una mezcla fantástica entre la orquesta sinfónica clásica del cine de acción tradicional con ritmos modernos e instrumentos electrónicos.

CONCLUSIÓN

Blood & Truth es el mejor juego de acción del catálogo disponible en PlayStation VR. Los momentos de acción siempre mantienen un nivel de intensidad altísimo, y el uso del armamento funciona a la perfección. Hacía muchísima falta que un proyecto de valores de producción triple a llegara al dispositivo de Sony, y es que este tan solo es el comienzo de un futuro que parece brillar con luz propia. Echamos en falta que se extendiera un poco más en el catálogo de fases de acción sin pausa, sobre todo en esa primera mitad que mezcla saltos de ritmo. El desenlace, un poema de amor a John Wick y Jungla de Cristal.

LO MEJOR

  • Los momentos de acción, puro espectáculo.
  • De lo mejor visualmente en PlayStation VR.
  • Alta cantidad de objetos interactivos.
  • Uso de ambas manos de manera natural en las armas.
  • Expresiones faciales de alta calidad.

LO PEOR

  • Se echan en falta más pantallas de tiroteos incesantes.
  • A nivel narrativo, deja más dudas que respuestas.
  • Algunos problemas de tracking en momentos de estrés.

Las nuevas series Swamp Thing

Esta serie lo tenía todo para ser un referente en el género de terror. Algunas de las mentes creativas más perversas y experimentadas el género de terror, un personaje y una historia a adaptar de lo mejor que se ha en el género de terr...

[MERIJUEGO] 10 juegos donde... ¡Cumplimos 5 años!

El juego es sencillo, trata de hacer listas de 10 juegos que sean válidos dentro del tema que se pida. Las normas son: - Cada usuario podrá poner 1 juego por lista. - No vale repetir sagas y franquicias. - No valen mods. - No valen recopilatorios. - Si valen expansiones y contenido adicional si...