MLB 19 The Show
MLB 19 The Show
Carátula de MLB 19 The Show

MLB The Show 19, análisis PS4

Sony San Diego escucha a la comunidad tras las críticas de la edición de 2018, presentando novedades en el campo pero también en cuanto a contenido.

Aunque el caso haya pasado desapercibido debido a la poca repercusión de la franquicia en nuestro país, MLB The Show 19 ha vivido su particular contratiempo debido a la portada elegida. Bryce Harper, jugador que protagonizaría la misma, era agente libre, con lo que Sony San Diego no supo hasta el 28 de febrero, un mes antes del lanzamiento del juego, con qué camiseta debería aparecer este. Finalmente fueron los Philadelphia Phillies los agraciados con uno de los mejores jugadores de la MLB, pero lo verdaderamente importante era si también lo serían los jugadores de esta popularísima licencia en Estados Unidos y otros países como Japón o del centro de América, debido a la cuestionable politica de contenido de la anterior entrega.

Así, el estudio first party de Sony, dedicado única y exclusivamente a esta franquicia, se ha puesto a tono con la nueva temporada y ha introducido cambios de verdadero peso no ya en cuanto a sus modos de juego, sino también en el terreno de juego. Veámoslos todos.

Si algo no está roto…

No lo arregles. Eso es lo que seguramente han pensado en Sony San Diego a la hora de plasmar el deporte más popular de Norteamérica en nuestra PlayStation 4, ya que el esquema de control no ha variado ni un ápice respecto a entregas anteriores. Por supuesto esto no es malo, ya que el ritmo pasuado del béisbol está perfectamente plasmado, pero cada uno de sus aspectos, el bateo, el pitching o la defensa, están cuidados con mimo para que ninguno de ellos se vea agraviado respecto al resto. Cada una de estas situaciones cuenta con múltiples variables de control para adaptarse a los gustos y habilidad del jugador, aunque a la hora de batear, como siempre, la cámara más cómoda resta espectacularidad a la presentación del juego.

La más importante de las novedades en el terreno jugable parece baladí, pero no lo es en absoluto. Se han incluido miles de nuevas animaciones que repercuten en la velocidad de reacción de los jugadores en defensa, uno de los puntos flacos de MLB The Show 18, pero detallando aún más el aspecto defensivo, si un bateador consigue un buen golpe sin llegar a ser un Home Run, si el jugador que estemos controlando tiene un buen rating será capaz de ver la trayectoria de la pelota tras el primer bote, lo que facilita mucho las cosas. Sin embargo, esta concesión no desequilibra para nada el juego, ya que el bateador será capaz de sacar ventaja de la situación al mismo tiempo que el defensor lo hará de su calidad.

Esta serie presume de algo fantástico que no todos los juegos deportivos poseen, y es que es altamente satisfactorio llevar a cabo una buena acción. Hacer un buen bateo es complicado, incluso en los niveles de dificultad bajos y con buenos jugadores, y la defensa, por mucho que se haya mejorado, también requiere, más que de habilidad, de tomar buenas decisiones. Esto consigue que en cualquier momento no solo estemos progresando en el juego, sino nosotros como jugadores, teniendo la sensación continua de cada vez lo dominamos más. Pero como decíamos, no era sobre el campo donde estaban las quejas de la comunidad durante la temporada pasada.

Un giro radical en el contenido

MLB The Show 19 hace algo que hoy en día también es difícil ver en los juegos deportivos, y es añadir dos nuevos modos de juego, los cuales sin ser muy ocurrentes, cuesta pensar cómo no lo han hecho otras franquicias de más renombre en todo el mundo. Uno de estos nuevos modos es March to October, una manera más ligera de jugar una temporada con nuestro equipo favorito, ya que lejos de disputar los más de 100 partidos de que consta una temporada regular, ya que se centra en aquellos partidos importantes que marcan tendencia y pueden establecer el principio de una buena o mala racha. Además, estos partidos no son completos, sino que se basan en remontadas o mantener una ventaja ya entrados en el mismo, en la sexta o séptima entrada, por ejemplo. También existe la posibilidad puntual de manejar a un solo jugador para aumentar sus parámetros de manera temporal, así para completar un modo espectacular en su presentación que además está ligado de manera directa con el modo estrella de MLB The Show 19, Diamond Dinasty.

Otra novedad es Moments, que como su propio nombre indica, nos sitúa ante grandes momentos recientes e históricos de la MLB, protagonizados por equipos dominadores o sorprendentes o jugadores, como los míticos Jackie Robinson o Babe Ruth, el sorprendente Shohei Ohtani, o cómo no, Bruce Harper. Estos momentos no son en absoluto fáciles, y casi todos ellos suponen un reto de enjundia incluso para el jugador más experimentado. Más leña al fuego, o dicho de otra manera, muchas más horas de juego para un título extremadamente generoso en contenido.

Sin embargo, en el plano negativo, tenemos que mencionar Road to the Show y Franchise. El primero es el ya conocido modo carrera presente en todos los juegos deportivos en el que manejamos a nuestro álter ego virtual sobre el campo, además de tomar decisiones fuera del mismo. Este modo no solo no ha sufrido cambios drásticos para bien, sino que cuenta con algunos handicaps que en otros títulos no existen, aunque eso no es en absoluto culpa de Sony San Diego, sino que es algo propiamente inherente al béisbol. Por ejemplo, no tiene sentido ofrecer un submodo en el que múltiples jugadores online controlan a su jugador, ya que sería necesario hacer matchmaking con demasiadas posiciones distintas y en partidos en los que probablemente, algunos de ellos apenas participarían. Además, incluso jugando offline, los partidos se hacen demasiado previsibles si elegimos a un jugador de campo, no a un pitcher, ya que solo participaremos en las jugadas de defensa en las que nuestro jugador intervenga directamente. Como decimos, aspectos negativos, pero inevitables.

Por otro lado, el modo Franchise no necesita presentación, pero sufre un estancamiento importante, algo que no es exclusivo de la serie MLB The Show. Sea cual sea el juego ante el que nos encontremos, este modo está ya explotado hasta la extenuación, y no resulta sencillo poder exprimirlo más con una gran variedad de opciones más allá de las que ya se dispone. Esto lleva a una doble lectura, ya que Franchise se ha convertido en uno de los modos menos jugados en cualquier título -llámese NBA 2K, Madden o lo que sea-, con lo que son los propios estudios los que no vuelcan muchos esfuerzos en el mismo. Mención aparte merece Diamond Dinasty, el equivalente a Ultimate Team (FIFA) o My Team (NBA 2K) de MLB The Show 19.

Coleccionar sin dejarse los ahorros

El modo Diamond Dinasty es al que más horas dedican los jugadores de MLB The Show, pero la política de contenido de la temporada pasada era más que cuestionable. Existe en esta franquicia una mecánica llamada Exchange, que consiste en cambiar nuestras cartas a cambio de puntos para conseguir recompensas, algo que en MLB The Show 18 se llevó al extremo, ya que entre algunos de los objetivos de los cientos de desafíos del juego se encontraba el de intercambiar decenas y decenas de objetos como gorras, camisetas, etc. Esto llevaba directamente a la necesidad de invertir muchísimos Stubs -la moneda del juego- y con ello, la tentación de invertir a su vez dinero real, ya que de lo contrario, se antojaba prácticamente imposible. En esta ocasión, esta mecánica sigue presente pero de manera mucho más justa, ya que además, el juego es muy, muy generoso en sus recompensas. También cabe destacar, y no todos los juegos lo hacen, que se muestra el rating de cartas según su rareza en los sobres, o dicho de otra manera, la posibilidad que tenemos de conseguirlas.

No podemos hablar de un submodo principal dentro de Diamond Dinasty, ya que hay varios de mucha importancia. Conquest sigue siendo una alternativa plausible para el jugador solitario, representando el mapeado de los Estados Unidos como si de un tablero de Risk se tratara, pero también otras variantes que añaden contenido y recompensas diferentes, y que van aumentando conforme va avanzando la temporada. Ya que hablamos de recompensas, hay que hacer un aparte, ya que este año, Diamond Dinasty es ejemplar en este sentido.

En definitiva, es tan difícil aburrirse por la falta de contenido de MLB The Show 19 como pretender abarcarlo todo.

CONCLUSIÓN

Es una verdadera lástima que el béisbol no sea un deporte muy popular en nuestro país, porque lo que ha hecho Sony San Diego con esta entrega es digno de elogio. No solo ha implementado los cambios justos y necesarios en sus mecánicas jugables, sino que lo ha dotado de mucha cantidad, y lo que es más importante, de calidad de contenido, a todos sus modos de juego. El estudio californiano ha escuchado a la gran comunidad de la franquicia, eliminado algunas políticas injustas que al fin y al cabo, tenían que ver con la economía del juego y sus micropagos, haciéndolo más justo y equilibrado para quienes no quieran invertir dinero real en el mismo. Las actualizaciones continuas garantizan que quien se sienta tentado por su fórmula, va a tener diversión sobrada durante toda la temporada.

LO MEJOR

  • Cambios jugables que mejoran la defensa y la presentación
  • Dos añadidos de calidad en cuanto a modos de juego: March to October y Moments
  • Inabarcable en contenido, offline y online
  • El modo Diamond Dinasty es ejemplar en equilibrio y recompensas
  • Un sistema de micropagos justo

LO PEOR

  • El modo Franchise está estancado, sin novedades de peso
  • Road to the Show apenas tiene margen de mejora, por las peculiaridades del béisbol
8.8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.