World War Z
World War Z
Carátula de World War Z

World War Z, análisis

Nos sumergimos en la nueva apuesta shooter cooperativa de Saber Interactive, un título con luces y sombras que se disfruta especialmente con amigos.

Saber Interactive trae en forma de videojuego el éxito cinematográfico World War Z, de Marc Foster. Una cinta zombie protagonizada por Brad Pitt y Mireille Enos, que a su vez está basada en el aclamado libro de Max Brooks. El título invita al jugador a visitar Nueva York, Jerusalén, Moscú y Tokyo para acabar con cientos de hordas de no muertos, en una propuesta que toma prestada prácticamente todas las mecánicas que se han podido disfrutar en Left 4 Dead.

La obra de Turtle Rock y Valve está presente desde el minuto uno de la campaña. El primer episodio ubicado en Manhattan da comienzo en una azotea que, inevitablemente, transporta la mente del jugador a los primeros compases de Left 4 Dead. Con visita a la estación de metro incluida. Las mecánicas jugables en la campaña son exactamente las mismas, aunque en ciertos momentos intenta brillar con personalidad propia. La cámara en tercera persona, la cantidad de armas, la ambientación del film y las hordas de zombies lanzan el salvavidas a un título interesante en su campaña cooperativa, pero que sin embargo deja una sensación agridulce en el PvPvZ, que resuelve, pero a estas alturas de la generación se le tiene que exigir más a un título de estas características.

La campaña cooperativa, en solitario con una IA de cuestionable calidad o con amigos, cuenta con 11 episodios, totalmente accesibles desde el principio y donde visitaremos las cuatro ciudades. Centros comerciales, ciudades devastadas, estaciones de tren o complejos militares, entre otros, serán escenarios en los que el usuario tendrá que abrirse paso. Con una breve introducción, cada ciudad cuenta con sus propios supervivientes. Que no espere nadie una gran historia, porque no la tiene (aunque intenten que haya).

No importa el por qué están ahí. Importa el cómo van a salir de ahí. Cada personaje puede seleccionar la clase que mejor se adapte al jugador: pistolero, destructor, manitas, médico, rebanados y exterminador. A medida que se avance en la aventura se irá ganando experiencia, que servirá para adquirir habilidades y mejoras en un sencillo árbol de progresión. Nuestro arsenal también podrá ser mejorado con más complementos y piezas para las armas. Todo sea para despedazar con más alegría y entusiasmo a los ‘zetas’.

El atractivo de Guerra Mundial Z es repetir los once escenarios una y otra vez, mientras evoluciona nuestro personaje y podemos ir subiendo la dificultad del título cada vez más. Jugarlo en compañía de amigos cambia radicalmente la experiencia del juego, como viene siendo habitual en el género. Cada ciudad puede llevar poco más de una hora en completarse. Además, como en Left 4 Dead, la colocación de los objetos y consumibles varía en cada partida, ofreciendo un poco más de variedad a la experiencia.

El entorno de los escenarios es en muchas ocasiones atractivo, pero ausente de posibilidades. Solo hay un camino posible y no invita a explorar nuevas estrategias, más allá de alguna puerta que esconda armas o municiones en su interior y necesite cierta carga explosiva para abrirse. Los objetivos tampoco destacan por ser novedosos, solo hay que avanzar, ir abrir zonas, localizar llaves o tarjetas de acceso, proteger puntos, aguantar oleadas y seguir avanzando.

Como ocurre en el shooter de Valve, donde existen diferentes clases de zombies (Hunter, Smoker, Boomer, Tank…), en WWZ cuenta con los Toro, ‘zetas’ engalanados con uniformes de antidisturbios que buscan destrozar a golpes a los supervivientes. Los Acechadores se esconden entre las esquinas y las sombras, con la intención de abrir en canal al jugador a zarpazo limpio; y los Gritones, que alertarán a las hordas de muertos. Aunque el verdadero atractivo del juego es revivir las gigantescas oleadas que se vivieron en la película. Y es que es cierto que visualmente pueden llegar a ser muy "atractivas", pero ofrece extraños efectos que empañan la inmersión: cuando se apelotonan para escalar, como pudimos ver en la escena de Jerusalén en la cinta de Brad Pitt, e intentamos derribar esta torre de carne con cócteles o granadas, no concuerda la explosión con el efecto producido.

Y ese es uno de los defectos que tiene el juego. Las armas no se sienten pesadas y son muy similares entre si. Los efectos sonoros de los disparos y las explosiones están a un nivel muy bajo, al igual que los efectos de las llamas. Tampoco destaca en exceso su banda sonora. Una pena no haber podido contar en su score con la gran canción que compuso Matt Bellamy (Muse), que estuvo dentro de la película homónima de Paramount Pictures, para la secuencia de créditos. Corre mejor suerte el apartado gráfico que, pese a no destacar, logra crear una más que digna ambientación y consigue que apenas existan problemas de caídas de cuadros por segundo cuando vemos a casi más de cien zombies por pantalla.

Como añadido, aparte de la campaña, World War Z tiene un multijugador competitivo para ocho jugadores. Actualmente existen cinco modos de juego: Dominación de Horda, Rey de la Colina, Combate de Horda, Incursión de Saqueo y Caza de Vacunas. Nada nuevo bajo el sol y quizás el apartado más flojo del juego. En diferencia con la campaña, aquí existen más clases, un total de diez, y cada una cuenta con su propio arsenal. El mayor atractivo del modo de juego es que ambos equipos tendrán un mismo enemigo común: los zombies.

CONCLUSIÓN

Guerra Mundial Z es un juego que puede llamar la atención a todo fan del género zombie, o de la novela de Max Brooks y de su película. Tiene buenas intenciones (para no tenerlas… es un heredero directo de Left 4 Dead y su fórmula funciona) pero que no terminan de cuajar en su conjunto. El título gana enteros cuando se juega en compañía de amigos, que es su gran virtud. Intentar disfrutar este juego en una experiencia en solitario carece de todo interés. No pasará a la historia como un referente en su propuesta, pero dará horas de diversión a todo aquel que busque acción online con zombies. Si lo que busca el usuario es una experiencia competitiva PvP, WWZ no es su juego.

LO MEJOR

  • Disfrutarlo en compañía y, si es con amigos, mejor.
  • Sencillo control.
  • La acción contra decenas de zombies, casi como en la película.
  • La ambientación de ciertas zonas.

LO PEOR

  • Pocas misiones y objetivos repetitivos.
  • Progresión muy plana.
  • La inteligencia artificial.
  • El insípido PvP.
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.

Mega Drive

Pues nada. Mañana ya se lanza oficialmente la Mini Mega Drive :-) Espero que venda muy bien y que Sega pueda llevarse una alegría con esta máquina con la que alcanzó su cénit comercial. Como curiosidad, en la Madrid Games Week en la parte dedicada al mundo retro tienen una Mini Mega Drive en su...