Steins;Gate Elite
Steins;Gate Elite
Carátula de Steins;Gate Elite

Steins;Gate Elite, análisis: Un nuevo paso para la Visual Novel

La emblemática serie de anime regresa de nuevo al videojuego con una versión que añade secuencias cinemáticas y la convierte en la mejor hasta ahora.

El género de las novelas visuales no es uno de los más prolíficos en Occidente, ni mucho menos. Pero sí hay títulos que se han ganado por méritos propios pertenecer a la categoría de juegos de culto por la trascendencia y el calado obtenidos con el paso de los años entre los amantes de esta forma de interpretar el videojuego. Steins;Gate Elite llega ahora a Nintendo Switch y PS4 sin muchas novedades, pero sí con el aliciente de ser ésta la primera vez que podemos disfrutar de él con unos cuidados audiovisuales tan acentuados.

Cómo llamar la atención del usuario es una tarea compleja, no obstante. El juego no entra por los ojos a través de sus gráficos, tampoco por sus mecánicas. No es la obra más fácil de vender, no obstante, pero su historia es lo que absorbe y deja huella sea en el medio que sea. Bien sea con la obra original o con la serie de animación de White Fox publicada en 2011, este port —no termina de ser un remake— del juego original de 5pb y Nitroplus lo convierte en una versión mucho más cinematográfica, más contemplativa, más larga, gracias a las escenas animadas incluidas directamente de dicha serie. ¿Una novela interactiva? Mejor una serie interactiva. Y funciona de maravilla.

MAGES es el estudio encargado de este trabajo, que nos ha dejado gratamente sorprendidos tanto en modo portátil como en sobremesa (hemos analizado la versión de Nintendo Switch) ya no por la portabilidad y facilidad de reanudación de partidas que tiene —como también sucede en PS Vita—, sino porque aquellos que conocieron la franquicia a través del anime del equipo White Fox encontrarán aquí justo lo que buscaban: una forma directa de jugar, literalmente, esa larga veintena de episodios sin dejar de lado la esencia original, sus imágenes estáticas y sus largas conversaciones solo aptas para dominadores del inglés.

Un incentivo audiovisual innegable

Por tanto, considerar Steins;Gate Elite como un juego imprescindible está reñido a nuestra afinidad con el género: si no te gustan este tipo de títulos, es complicado que cambies de idea; pero si tuviésemos que elegir un título para cambiar la tendencia, desde luego es esta la mejor forma de reconciliarse con las visual novels. Porque el tiempo le ha dado la razón a 5pb., impidiendo que la historia envejezca o sea menos disfrutable; y es precisamente de tiempo de lo que nos habla el juego, sin entrar en ningún tipo de destripe argumental, con sus viajes en temporales, sus idas y venidas en el eje cronológico exigiendo en el camino la máxima atención al jugador. Es así como se debe disfrutar Steins;Gate, con los cinco sentidos puestos en una historia seguramente inolvidable. La fama está justificada.

A nivel de guion no hay cambios de ningún tipo. El orden en que se narran los acontecimientos e incluso las frases no han variado un ápice. De hecho, la traducción al inglés es la misma que el original y, si nos permitís la licencia, la fuente de letra es realmente cómoda, un apartado para nada banal en este tipo de experiencias narrativas y que no siempre se tiene en cuenta por las compañías japonesas al adaptar sus juegos a un alfabeto como el nuestro.

Con el paso de las horas es fácil sentirse atraído por la historia de Rintaro Okabe, joven universitario residente en las inmediaciones del popular barrio de Akihabara. Pero no es un tipo normal. Sus filias y fobias, inseguridades, temores y la plena creencia de que no está bien de la cabeza le llevarán a recluirse de la sociedad. Y, como podéis imaginar, pronto suceden cosas aparentemente imposibles en el mundo real. Los misterios, preguntas sin responder e incógnitas entrelazadas no se cuentan ni con los dedos de ambas manos.

No hablamos de una historia corta, ni mucho menos. Como poco nos dará para 25 ó 30 horas si queremos completar la historia principal, pero si somos completistas la duración puede verse incrementada en otra veintena de horas. Es quizá la buena caracterización de prácticamente todos los personajes lo que ayuda a tirar del jugador a seguir leyendo, a seguir investigando y a convertir de lo extravagante algo mundano, puesto que, en ocasiones, lo que vemos en pantalla es difícil de creer.

Los giros de guion, el llamado “efecto mariposa” y ese invento del protagonista capaz de enviar mensajes con un teléfono móvil a tiempos pasados abren un abanico enorme de posibilidades argumentales muy bien aprovechadas. Hay quienes piensan que la mejor forma de disfrutar la historia de Steins;Gate es a través de la serie de animación; pero si estás leyendo esto es porque, al menos, tienes la curiosidad de saber si este videojuego puede o no cubrir esa necesidad. Permítenos el beneficio de la duda y aprovecha a descubrir este formato, porque si hay algo que diferencia objetivamente al anime del título que tenemos ahora entre manos es que dejas de ser un mero espectador y pasas a tener una relación bidireccional con el título, una acción seguida de una respuesta. Eres partícipe, y eso es lo que define esta ante todo tímida jugabilidad.

Podríamos usar algún que otro superlativo para hablar del carisma que desprende Steins;Gate, al que la coletilla Elite le ha sentado de maravilla. Nintendo Switch se postula así como una plataforma muy apta para las novelas visuales por la comodidad de su estructura física en modo portátil; o también si lo hacemos en el televisor por su gran componente secuencial aderezado por un elenco de voces japonesas muy expresivas.

El problema es el que ha acompañado siempre al título: solo ha llegado en inglés. Si el idioma es un problema para ti, no lo intentes, porque el número de juegos de palabras, frases hechas, expresiones idiomáticas y referencias requieren de un nivel más elevado de lo normal; especialmente en la recta final, donde todo se complica severamente.

CONCLUSIÓN

Steins;Gate Elite es un título atemporal, ahora de verdad. Después de convencer con su apuesta clásica ciñéndose a la jugabilidad de las visual novel tradicionales, el hecho de incluir este elevado número de secuencias cinemáticas lo hacen recomendable tanto para quienes vieron el anime y jugaron la obra original como para aquellos que llegan de nuevas. De hecho, estos últimos tienen aquí la edición más completa posible por esa frescura que aporta intercalar la mecánica de lectura con la contemplación de tantos momentos. De película. Con la salvedad de salir en completo inglés, pocos motivos se nos ocurren para no recomendar una obra célebre y popular tantos años más tarde.

LO MEJOR

  • Valores de producción de la versión, muy cuidado.
  • La calidad de las secuencias cinemáticas.
  • La narración: una historia contada de forma extraordinaria.

LO PEOR

  • Solo llega en inglés, un inglés no precisamente fácil.
8.5

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.