BeTech: noticias de tecnología

WHATSAPP

Usan el peligroso reto Momo de WhatsApp para hackear móviles

Unos hackers han traído de vuelta el reto viral para insertar código malicioso y ataques Phishing.

Usan el peligroso reto Momo de WhatsApp para hackear móviles

Hace más de dos años que el reto de la Ballena Azul sacudió la Red y demostró a la opinión pública hasta qué extremos puede llegar esto de los retos virales que se crean cada semana en Internet. Y es que Blue Whale no era como el Mannequin Challenge o el reto de la Canela, sino que iba más lejos e incluía auto-lesiones e incluso el suicidio. En un principio Momo no parecía tan peligroso, pero tras convertirse en viral en 2018 -ayudado también por redes como YouTube, ya que muchos Youtubers lo usaron para crear vídeos y obtener visitas aprovechando que era trending-, los casos de suicidios reales empezaron a surgir.

Qué es el Momo Challenge

El reto es el siguiente: Debes agregar por WhatsApp un número de teléfono que empieza por +81, y cuando abres la ventana de conversación con ese contacto es imposible no sentir un pequeño escalofrío, ya que la foto de avatar es realmente terrorífica. El juego comienza cuando le hablas a ese contacto llamado Momo. Digas lo que digas, Momo puede no responderte o hacerlo con imágenes de carácter agresivo, de actos violentos, recurriendo a las amenazas y a la vez dejando caer datos personajes.

En teoría Momo es un ente sobrenatural, maligno, algo así como un coetáneo del Slender-Man, solo que por WhatsApp. Entre los retos figura por ejemplo tener que enviarle un mensaje a las 3 de la madrugada, o no dejar que Momo hable dos veces seguidas. Y luego lo típico: si no cumples sus reglas, algo muy malo te va a pasar. Y este es el problema: el riesgo que corre una persona joven -precisamente el espectro de audiencia al que Momo va dirigido- de entablar una relación con alguien que no tiene cara ni nada, un desconocido que puede usar lo que el contacto le dice para ciberacosarle, para extorsionarle o para timarle ya sea dinero o datos privados. E incluso, igual que la Ballena Azul, incitarse a comportamientos perjudiciales, destructivos y hasta mortales.

Excusa para hackearte el móvil

Y este es el problema: el riesgo que corre una persona joven -precisamente el espectro de audiencia al que Momo va dirigido- de entablar una relación con alguien que no tiene cara ni nada, un desconocido que puede usar lo que el contacto le dice para ciberacosarle, para extorsionarle o para timarle ya sea dinero o datos privados. E incluso, igual que la Ballena Azul, incitarse a comportamientos perjudiciales, destructivos y hasta mortales.

Por más terrible que suene, parece que el interés ahora tras el reto no sea algo planificado por una mente tipo Jigsaw de la saga fílmica SAW, sino más bien algo que está siendo orquestado por un grupo de hackers. De hecho, la Policía de Irlanda del Norte está advirtiendo de ello en su Facebook, señalando que el Momo Challenge está siendo usado para robar información, chantajear y/o aprovechar la ocasión para implementar malware en todos los smartphones que puedan, y así tener el control del terminal.

Mezclando el reto Momo de WhatsApp con una táctica clásica de Phishing, todo comienza cuando un contacto te ‘envía’ la foto del Momochallenge por la app. Al clickar en ella es como hacerlo en uno de los numerosos timos por Phishing que pueblan WhatsApp. Además, los que están detrás de este ‘challenge’ pueden establecer así una conversación con el target infantil - juvenil al que va dirigido, y al instante ya conocen su nombre, número de teléfono y foto -si el usuario/a tiene puesta en su Whatsapp-, grabándose en un archivo al que el pirata puede echar mano cuando quiere.