BeTech: noticias de tecnología

HACKEO

Rusia se va a desconectar de Internet como parte de un experimento

Rusia se va a desconectar de Internet como parte de un experimento

Probarán la viabilidad del Runet, el espacio del internet ruso, en caso de ataque.

Aunque no se vea, porque esa es la gracia, hace tiempo que estamos metidos en una Guerra Fría 2.0. Una guerra en la que los frentes de batalla son digitales, las armas son programas informáticos y el objetivo son datos. Los datos de otros países son la criptomoneda en la Defensa Nacional de cada país. Ataques como el de Wannacry en 2016 y otros más recientes no muestran más que la realidad que vivimos: una en la que un país entero puede ser hackeado desde sus infraestructuras básicas para la población hasta sus secretos militares. Y por ello, algunos como Rusia están tomando medidas realmente drásticas.

Desconectarse de Internet, camaradas

Consciente de lo que se juega si fuese hackeada, Rusia llevará a cabo un experimento tan ambicioso como inaudito: desconectar el país entero de la Red. Pero no sólo las instituciones gubernamentales o instalaciones militares, sino cada casa, router y servidor. Un cierre total y absoluto de la madre Rusia a la Red de redes. ¿El motivo? Según la agencia rusa RosBiznesKonsalting (RBK) se trata de probar y a la vez asegurarse y demostrar la independencia del Runet, el espacio del Internet ruso. Al desconectar el continente al completo, tanto las autoridades rusas como los grandes proveedores de Internet del país podrán comprobar de primera mano la eficacia del Runet, de sus comunicaciones y el grado de aislamiento.

Los proveedores rusos de Internet deben ser capaces de asegurar la independencia del internet ruso “en caso de agresión extranjera“, tal y como reseña una ley propuesta en el Parlamento Ruso en diciembre pasado. Por si esto fuera poco, las firmas de telecomunicaciones de Rusia deberán instalar “medios técnicos” para redirigir todo el tráfico ruso de Internet a una serie de puntos de intercambio aprobados o gestionados por Roskomnazor, la principal agencia de Telecomunicaciones del país, con potestad para inspeccionar el tráfico, prohibir contenido inadecuado y asegurarse que el tráfico entre los usuarios rusos se mantiene dentro del país, y no es redirigido mediante servidores exteriores que podrían ser interceptados en caso de ataque externo.

Años en desarrollo

Sin fecha aún asignada, se estima que será el 1 de abril cuando se produzca un apagón. Un día ciertamente histórico para Internet que además será la culminación de años de trabajo, ya que el gobierno ruso lleva mucho trabajando en él. En 2014 probaron un backup local del DNS o Domain Name System, y luego de nuevo el año pasado. Ahora, esta copia de seguridad será un elemento crucial del Runet cuando las proveedoras de Red desconecten el país entero del resto del mundo.

Según RBK, todas las operadoras rusas están de acuerdo con el experimento, que cuenta con la aprobación al 100% de Vladimir Putin. Pero en lo que las proveedoras ya no están tan de acuerdo es en la implementación técnica del proyecto, ya que según ellas causarán importantes interrupciones al tráfico ruso de Internet. El gobierno ruso carga con todos los costes de modificar las infraestructuras de las ISP e instalar nuevos servidores para dirigir el tráfico a la Roskomnazor.

Pero esto hace plantearse la pregunta de si hay algo más en este experimento, puesto que hablamos de que de repente TODO el tráfico ruso de Internet, desde notas de prensa a noticias, vídeos de agencias de información, pedidos de compras o chats privados entre usuarios, todos esos datos pasarán a los servers de la Roskomnazor.