Tales of Vesperia: Definitive Edition
Tales of Vesperia: Definitive Edition

Tales of Vesperia Definitive Edition, análisis

Analizamos el retorno de uno de los mejores Tales of, ahora en castellano para PC, PS4, Switch y Xbox One.

Una década después, una de las mejores entregas de la franquicia Tales of se prepara para desembarcar en las consolas de la actual generación. El juego original se lanzó en el año 2008 en Japón y Estados Unidos en exclusiva para Xbox 360, aunque en Europa tendríamos que esperar todo un año para disfrutarlo. Al principio se había anunciado que el retraso se debía a que el juego se iba a traducir pero, para sorpresa de todos, el juego se puso a la venta en perfecto inglés (a pesar de que en los últimos años se ha comentado en redes sociales que se había llegado a traducir). Esto provocó el enfado de los jugadores y el posterior boicot en ventas. Todo esto se producía al tiempo que en Japón se lanzaba una versión mejorada y más completa del juego para PlayStation 3. Esto llevó a que los usuarios pidiesen con insistencia el lanzamiento de dicho port mejorado fuera del territorio nipón, y a poder ser en las mejores condiciones posibles.

Si bien fue una pena que uno de los mejores juegos de rol japonés de la pasada generación estuviese envuelto en cierta polémica, no fueron pocos los usuarios que lo disfrutaron y descubrieron que se trataba de una pequeña joya dentro del género y de la franquicia. Cierto es que la franquicia Tales of tiene varias entregas que se reparten el cariño de los jugadores (aparte de Vesperia, Tales of Symphonia y Tales of the Abyss son otros dos de los favoritos), pero Tales of Vesperia ofrecía una trama más adulta y cuidada que caló entre el público… y eso provocó que las peticiones de relanzamiento se sucediesen constantemente a lo largo de la última década. Hasta se generaron memes al respecto con las respuestas que daba la cuenta oficial de Twitter de Namco Bandai al respecto, diciéndoles a los usuarios que les pidiesen cualquier cosa… menos eso.

Por fin, en el E3 de 2018 se anunció lo que muchos esperaban: la versión definitiva de Tales of Vesperia se lanzaría en Xbox One, PlayStation 4 y Nintendo Switch. Los aficionados a la franquicia aplaudieron el movimiento por parte de Namco Bandai, el meme evolucionó (desapareciendo como por obra de Thanos) e incluso las cuentas oficiales de la compañía se parodiaron a sí mismas para celebrar lo que tanto tiempo se llevaba esperando por parte de la comunidad. Tales of Vesperia Definitive Edition no solo conserva todas las virtudes que lo convirtieron en un gran juego (historia y personajes inolvidables, sobre todo), sino que lo hace completamente remasterizado, traducido a nuestro idioma y en la versión completa de PlayStation 3, con nuevos personajes (Patty y Flynn), nuevas secuencias de vídeo, minijuegos, jefes nuevos, más trajes y habilidades… Sin duda, la mejor versión posible para esta segunda vida del juego diez años después.

La historia de Yuri

Tales of Vesperia está ambientado en el planeta Terca Lumireis. Los habitantes de este nuevo mundo utilizan para todo una antigua tecnología llamada blastia, de asombrosas cualidades energéticas y funcionales, pero peligrosa para el ser humano en su estado puro. La dependencia de dicha tecnología es tal que hasta los elementos básicos de la sociedad la emplean para el día a día, incluso los propios suministros de agua. Un día, en la plaza de la ciudad imperial de Zaphias, alguien roba el artefacto que controla esta tecnología en la fuente, amenazando con inundar todo el barrio en el que se encontraba. Es entonces cuando entra en escena el protagonista de esta historia, Yuri Lowell, a quien le piden que solucione el problema del agua (aunque sólo porque Flynn no estaba disponible).

Yuri, junto con su perro Repede, decide ir a hablar con el administrador de la zona, para que se encargue de la situación, y para tal fin se infiltra en su mansión, dado que no responde a las llamadas a la puerta que le hace. Pero este allanamiento no saldría impune, y mientras persiguen a su objetivo, la guardia les asaltará. Repede iría tras el sospechoso, mientras que Yuri acabaría encerrado en la cárcel del castillo. Lograría escapar de su celda con la ayuda de un preso de la celda contigua, y mientras lucha por huir del castillo se encontrará con una doncella de nombre Estelle, quien está buscando al caballero Flynn, un buen amigo de Yuri. A partir de ahí, la cosa ser irá complicando, como siempre en la franquicia, y el verdadero objetivo acabará siendo enfrentarse al Adephagos, una criatura eterna cuya intención es erradicar la vida del planeta.

Sin querer desvelar más de la cuenta en lo que respecta al argumento del juego, sin duda uno de los puntos más importantes de todo RPG de corte nipón, baste decir que la historia nos ofrece unos inicios humildes para acabar evolucionando hacia una intriga política y un enfrentamiento de intereses que nos llevará a luchar por el futuro de la vida en el planeta. Una evolución argumental que es bastante típica no ya sólo en la franquicia, sino dentro del propio género; pero pese a todo, consigue ser muy atractiva y es fácil dejarse llevar por un plantel de personajes muy carismáticos, y pese a que haya muchos momentos bastante previsibles, es realmente agradable presenciarlos. Y es que aunque a día de hoy está prácticamente todo inventado, es muy importante darle un toque personal a las creaciones, insuflarle una nueva vida a elementos ya conocidos. En ese aspecto, Tales of Vesperia hace muy, pero que muy bien su trabajo. Además, en esta versión definitiva se tiene muy en cuenta la película de animación Tales of Vesperia: The First Strike, de tal modo que nos encontraremos a personajes de la película y se relacionarán algunos eventos para vincular la cinta al juego de manera más evidente.

Personajes

A lo largo del argumento, serán varios los personajes que se irán uniendo a nuestro equipo y podremos determinar quiénes queremos que sean los cuatro integrantes que aparecerán en los combates. Gran parte del mérito corresponde a los excelentes personajes, empezando por los héroes principales de la aventura. Yuri, el protagonista principal de esta aventura, es un joven alegre y despreocupado que creció en el barrio inferior de Zaphias. Se unió a la Guardia Imperial junto con Flynn, su mejor amigo de la infancia, pero abandonó el ejército por la decepción que le supuso descubrir que la Guardia Imperial estaba corrupta. Ahora lleva una vida de la que se siente orgulloso, ayudando a la gente del barrio inferior a resolver sus problemas, independientemente del tipo de problema que sea. En contraposición tenemos el caso de Flynn, el amigo y pseudorival de Yuri, quien creció también en el barrio inferior de la capital imperial, aunque decidió quedarse en el ejército después de que desertase. Al ir acumulando hazañas y méritos militares, fue subiendo de rango con bastante rapidez, algo que no hizo mucha gracia a los altos cargos. Al igual que pasa con Yuri, su gran sentido de la responsabilidad lo predispone a proteger a los más débiles que él, pero le cuesta mantener el equilibrio entre ese deseo de proteger y la necesidad de que se cumpla la ley, algo a lo que lo impulsa un lado conservador y un tanto inflexible de su personalidad. Es interesante destacar que, en esta versión, Flynn será personaje permanente del equipo Brave Vesperia y, por tanto, tendrá más opciones de personalización.

La tercera pata clave de la historia sería Estelle, una chica que, como comentábamos antes, se encuentra a Yuri en el castillo mientras intenta escapar. Estelle es una pieza clave del argumento y su relación con Yuri y Flynn será un eje fundamental de la narrativa del juego, así que será un personaje sobre el que estaremos constantemente sabiendo más y profundizando en sus problemáticas. A esta tríada de personajes se les une Repede, un perro con un solo ojo y una gran cicatriz en la cara que ha acompañado a Yuri desde que no era más que un cachorro; Karol, miembro de un grupo de cazadores que se une a Yuri y compañía por motivos que no están del todo claro, pero su fanfarronería oculta muchos secretos; el ninja Raven, una persona frívola, sombría y desconcertante que no deja de aparecer de la nada en momentos inesperados; Judith, una lancera que pertenece a una tribu misteriosa y que está haciendo un viaje fundamental para sus creencias personales; Rita Mordio, que es posiblemente uno de los mejores personajes de la franquicia Tales of, una maga a lo único que le importan son sus estudios; y Patty Fleur, un personaje no presente en la entrega original de Xbox 360, que es una joven pirata que no recuerda su pasado y está buscando el Maris Stella.

Sistema de juego

En prácticamente todos sus aspectos jugables, Tales of Vesperia se reconoce como un juego de la franquicia, puesto que parte de unas directrices básicas, que han sido la clave de las diez entregas previas de la serie de Namco, las cuales mantiene inalteradas o con cambios menores para adaptarlas a las nuevas tecnologías. Por poner unos ejemplos, las ciudades se mantienen con el tradicional sistema de cámaras fijas para potenciar la belleza de los escenarios; también podremos hablar con distintos personajes de la calle; en determinados momentos, según avanzamos, surgirán comentarios extra de los personajes (las famosas skits de la franquicia) que se verán en pantalla a modo de diálogo escrito con las caras de los protagonistas que participan en la conversación; etcétera. Todo esto sirve para dar una mayor sensación de vida en el juego y consigue que sea más fácil sentirse parte de la historia que se nos está narrando.

Las mazmorras también ofrecen este sistema de cámaras fijas, pensado sobre todo para tener la posibilidad de ver a los enemigos sobre el escenario. En ese aspecto, los enfrentamientos siguen las directrices de las entregas de aquella época y también de las posteriores: cuando entremos en contacto con ellos será cuando comience el combate, pudiendo (si así lo deseamos) esquivarles y seguir nuestro camino tras evitar el enfrentamiento. La distribución del juego en pequeñas pantallas (al atravesar una puerta o llegar a determinado punto cambiamos de pantalla) hace posible la escapatoria, ya que aunque nos persigan no lo harán de una pantalla a otra. Algo interesante si tenemos poca de salud y nos interesa escapar. Es preciso destacar que todo esto lo comentamos desde el prisma de la época en la que se lanzó el juego, ya que en entregas posteriores de la franquicia se añadieron diversas mejoras que pulen los diversos aspectos técnicos y jugables.

Esto se nota sobre todo en el sistema de combate, uno de los aspectos más importantes de un juego de rol, puesto que con él pasaremos el mayor número de horas de juego. En este aspecto, nos encontramos con una versión evolucionada del sistema de Tales of the Abyss, la última entrega de la franquicia en consola de sobremesa antes de Vesperia. Los personajes pueden moverse libremente por el campo de batalla de cara a enfrentarse a los enemigos en tiempo completamente real, lo cual da pie a unos combates dinámicos, divertidos y muy satisfactorios en los que tendremos muchas posibilidades a nuestra disposición. Obviamente, es un paso atrás con respecto a Tales of Berseria, puesto que es un sistema mucho más sencillo que el que vimos evolucionar a lo largo de las seis entregas posteriores, pero ya estaba lo bastante pulido como para poder ser disfrutado plenamente a día de hoy, sin que transmita esa sensación que transmiten otras remasterizaciones de que el sistema se ha quedado desfasado.

El sistema de habilidades de los personajes es otra de las novedades que ofrecía el juego en la época, ya que dependen del equipo que tengamos. Además de la experiencia, ganaremos puntos de aprendizaje que se irán sumando a las habilidades que todavía desconocemos. Cuando se alcanzan las cifras marcadas, se desbloquean las nuevas técnicas que, por lo general, están pensadas para utilizarlas con un arma determinada. Es posible utilizarlas sin dicha arma, pero consumen puntos de habilidad, que sólo se obtienen gracias al aumento de nivel, por lo que hay que tener mucho cuidado con ellos y tener muy en cuenta nuestras habilidades de cara a perfeccionar nuestras capacidades de combate. Las posibilidades que aporta este sistema a nivel jugable son muy interesantes.

Apartado técnico

Sin duda, uno de los aspectos más llamativos de Tales of Vesperia es su gran trabajo en lo que respecta a diseños. Y es que, no en vano, el responsable del diseño de personajes es Kosuke Fujishima, respetado mangaka japonés creador de obras como ¡Ah, mi Diosa! y Estás Arrestado. Su primer trabajo en el mundo de los videojuegos sería en Tales of Phantasia, la primera entrega de la franquicia de Namco, por lo que su huella fue un elemento clave en el éxito de la licencia. Colaboraría también con Sega en la franquicia Sakura Wars, pero sus principales trabajos fuera del papel estuvieron ligados a los Tales of, y es que fue el responsable también de los diseños de Symphonia, Abyss, Xillia, Xillia 2, Zestiria y Berseria.

Gracias a las técnicas de cel-shading empleadas en Vesperia, los diseños del mangaka nipón cobran vida con mucho acierto y en todo momento da la sensación de que estamos ante una serie de animación en la que somos los protagonistas. Todo esto se ve potenciado gracias a esos colores vivos, formas muy definidas y cuidados efectos de luz, algo que no sólo afecta a los personajes, sino también a los escenarios, con entornos muy vivaces y cargados de detalles, tanto en ciudades como en mazmorras. De hecho, el juego incluye también elaboradas escenas de vídeo animadas, desarrolladas por Production I.G. (Ghost in the Shell, Blood, FLCL, entre otras obras) y que nos dejan un gran sabor de boca en todo momento. Sobre todo, porque el salto entre secuencias de vídeo y el motor del juego no es muy notorio (aunque, como es lógico, sí se nota más que en entregas más modernas como Tales of Berseria).

En el apartado técnico del juego hay otro nombre que brilla con luz propia; en este caso, hablamos del responsable del aspecto sonoro del juego, el compositor Motoi Sakuraba, toda una leyenda dentro de la industria del videojuego, con cientos de juegos en su haber y que se ocupó de todas las entregas principales de la franquicia Tales of. Gran conocedor, por tanto, de la franquicia, Sakuraba nos deja en Vesperia una de sus mejoras obras dentro del género. Todas las melodías del juego son muy atractivas, intensas y dignas de hacernos con la banda sonora. Otro nombre importante en este aspecto es el de Bonnie Pink, la cantante que protagoniza el pegadizo tema principal del juego, el cual en esta ocasión se puede disfrutar en japonés o en inglés. Tales of Vesperia Definitive Edition incluye un selector de voces para que elijamos si disfrutar del doblaje en japonés o en inglés. Según el idioma que elijamos, la propia banda sonora se adaptará también a esa versión.

La adaptación a las nuevas consolas, no obstante, se ha llevado a cabo de manera dispar. La resolución en PlayStation 4 es de 1080p a 60 fps; en Xbox One es de 1080p a 60 fps en combate y 30 fps fuera del combate; en Steam tiene una resolución máxima de 4K y una tasa de frames variable; y la versión de Switch, que es a la que hemos tenido acceso para este análisis, se mueve entre los 1080p en televisión y los 720p en portátil, con una tasa de 60 fps en combate y 30 fps fuera de combate. Estas disparidades son un tanto llamativas, sobre todo porque los 30 fps fuera de combate se hacen notar bastante, con un movimiento no del todo fluido en pantalla. Al jugar en modo portátil, este efecto se minimiza bastante y se puede pasar más fácilmente por alto. No obstante, es preciso destacar que es algo mínimo que no afecta a la experiencia de juego en sí misma, aunque los ojos más entrenados sí que notarán estos detalles.

A nivel jugable, sigue las directrices habituales del género y, una década después, sin grandes novedades, innovaciones o sorpresas. Aunque en algunos aspectos se nota que es un producto de otra época, en general mantiene muy bien el tipo y es muy disfrutable a día de hoy. El mundo es enorme y tendremos muchos recovecos por explorar y descubrir, con una duración de unas 50-60 horas para la trama principal, a lo que habría que sumar las misiones secundarias, las escenas de diálogo entre personajes que podremos encontrar, el regresar a sitios ya visitados, etcétera. Además, una vez hayamos llegado al final de la aventura, tendremos la posibilidad de volver a empezar una nueva partida con mejoras.

CONCLUSIÓN

Es difícil valorar un juego como Tales of Vesperia una década después de su lanzamiento. Todo lo que en su momento era una revolución dentro de la propia franquicia palidece un poco en comparación con lo que se ha conseguido en las últimas entregas de la franquicia, como es lógico. No obstante, el sistema sigue siendo férreo y sólido, de tal modo que, aunque sea más sencillo de lo que estamos acostumbrados últimamente, tampoco resulta injugable ni se antoja arcaico. Los combates son vivaces y divertidos, que no dan ni un segundo de descanso, y el mundo ofrece muchas cosas por hacer. A mayores, que es lo más importante, tenemos una gran historia y personajes muy carismáticos e inolvidables, que destacan dentro de la franquicia y del género y que nos ofrecen una narrativa más madura de lo que es habitual en el rol nipón. Sin duda, ya solo por esto, merece la pena darle una oportunidad en esta segunda vida de un grandísimo juego de rol.

LO MEJOR

  • Un juego largo e intenso, con una gran historia.
  • Personajes carismáticos e inolvidables.
  • Sistema de juego divertido, que sigue siendo muy sólido.
  • La versión más completa del juego.
  • Traducido al castellano.

LO PEOR

  • La década le pesa un poco a nivel jugable. .
  • A nivel técnico, a la remasterización se le podía pedir un poco más
  • Los problemas del original se mantienen inalterados.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

The Boys, la serie y el cómic

Al contrario de lo habitual, comencé The Boys por la serie de Amazon y creo que ha sido una suerte porque la he disfrutado muchísimo. Me ha gustado tanto que después me he lanzado a por el cómic y en una semana he leído más de cincu...