TSIOQUE
TSIOQUE
Carátula de TSIOQUE
  • 7

    Meristation

TSIOQUE, el encanto de la animación tradicional

El Reino está sumido en el caos. El Hechicero malvado se ha hecho con el control del castillo y la princesa Tsioque esta recluida en una celda.

Tras sus enormes ojos azules no se esconde una dama en peligro al uso, sino una Tsioque atrevida, inconformista y que se ve a sí misma capaz de resolver la penosa situación que recae sobre el reino. No habla, pero si gesticula, y lo hace para darnos pistas mientras avanzamos, mostrar sentimientos ante situaciones de lo más diversas y, en definitiva, para dotar de personalidad a esta aventura tejida como antaño.

No encontrarás aquí el humor gamberro de Monkey Island, pese a que algunas situaciones nos recuerden a la época dorada de las aventuras gráficas. Tampoco te rebanarás los sesos a través de puzles casi incomprensibles, que nos llevaban hasta la desesperación en títulos como The Neverhood. Tampoco abordaremos un guión memorable, al estilo de aventuras como Grim Fandango, pese a que su historia nos mantiene con el suficiente interés como para seguir ayudando a Tsioque a través de su fuga a contrarreloj, contagiándonos de su afán por demostrar que, a la hora de lucha contra el mal, ella es lo suficientemente capaz como cualquier alto cargo del ejército real.

Aventura a la vieja usanza

Bajo una premisa argumental sencilla, donde la protagonista de la aventura debe escapar de la prisión mientras traza un plan para acabar con el Hechicero Malvado, se articula esta aventura gráfica de corte tradicional, cuya adaptación a los tiempos que corren recae en la decisión de hacer el título más accesible para todo tipo de públicos. Lo consigue resumiendo la interfaz de juego (no contaremos con miles de comandos en este periplo point&click), haciendo que la gestión de objetos sea sencilla (tendremos una bolsa donde guardaremos enseres, y no habrá que combinarlos entre ellos para fabricar una solución, ni tampoco acumularemos una cantidad difícil de manejar) y, en consecuencia, acortando la duración del título en cuestión a unas 4 horas de juego.

Pese a ello la aventura es equilibrada, contaremos con situaciones hilarantes, y avanzar a través de las estancias del castillo sin que los demonios que lo han invadido se interpongan en nuestro paso nos enfrentará a diversas mecánicas jugables. Basadas primordialmente en la recogida de objetos explorando los escenarios, la resolución de algunos puzles utilizando de la forma correcta dichos recursos, en la consecución de QTE que será necesario abordar con éxito para no acabar de nuevo en una celda, y en la progresión a través de las habitaciones consiguiendo llaves o ataviándonos con graciosos disfraces, el título entretiene y estimula nuestra nostalgia.

Con todo, no alcanza esos picos de interés que incluso los mejores videojuegos de Péndulo Studios logran tocar, y tampoco superar determinados retos es lo suficientemente satisfactorio como para soltar un ¡por fin, era esto! cuando nos hemos tenido que ir a la cama a dormir después de estar atascados en algún entuerto. Afortunadamente, la historia alcanza momentos bastante interesantes, que brillan por encima de todo en la parte final.

Un mundo encantador

El título, no obstante, tiene buenas bazas para atraer la atención del jugador nostálgico, a la vez que brinda una oportunidad para las nuevas generaciones de aventureros. Y lo hace, en parte, gracias a su ambientación Fairy Tale y a su acertada combinación de escenarios bidimensionales ­–presentados en llamativo parallax– con unos personajes animados a mano bastante encantadores.

Si bien es cierto que la fluidez de las animaciones podría ser mayor, hecho que pone de relieve el presupuesto limitado del estudio OhNoo, también cabe ensalzar su acertada paleta de color y su bonito estilo visual, que nos transporta por momentos ­a series como Disenchantment o Hilda, mientras una efectiva banda sonora sirve como perfecto acompañamiento de la acción.

En este sentido, tanto los momentos más animados como las situaciones donde prima el sigilo, encuentran el apoyo necesario gracias a instrumentos de cuerda, percusión y viento, y también a una acertada disposición de los efectos de sonido. Todo ello apoyado por textos (no hay muchos, todo hay que decirlo) traducidos a nuestro idioma.

El Reino está sumido en el caos. El Hechicero malvado se ha hecho con el control del castillo y la princesa Tsioque esta recluida en una celda. Pocos imaginarían que su fortaleza será la clave para lograr la victoria en esta atractiva y conservadora aventura gráfica Point&Click. ¿Nos acompañas?

CONCLUSIÓN

Tsioque revive esos elementos de las aventuras gráficas Point&Click que tanto nos gustan, mientras agiliza la experiencia por medio de puzles y situaciones de una dificultad menos exigente. La historia se mantiene interesante, a pesar de no estar a la altura de las grandes del género, las dinámicas son variadas y, en general, la propuesta de OhNoo funciona. Pese a ello, la corta duración del título y la ausencia de momentos brillantes en cuanto a diseño de juego, se convierten en los mayores lastres de esta, visualmente llamativa, propuesta interactiva.

LO MEJOR

  • Su dirección artística es encantadora.
  • Cuenta con algunos de los ingredientes más importantes del género.
  • El desarrollo resulta variado.

LO PEOR

  • Duración escasa.
  • Su diseño de juego es demasiado simple.
7

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Assassin's Creed Odyssey

  El año 2014 fue el principio del cambio en Ubisoft.  Desde Noviembre de ese año a Noviembre de 2015 salieron Assassin’s Creed Rogue, Assassin’s Creed Unity, Assassin’s Chronicles China ...