Nickelodeon Kart Racers
Nickelodeon Kart Racers
Carátula de Nickelodeon Kart Racers
  • 3

    Meristation

Análisis Nickelodeon Kart Racers, el juego de carreras sobre slime

Algunos de los personajes más populares del canal Nickelodeon se suben a sus karts para recorrer algunos de los escenarios de las series y navegar sobre una sustancia mucosa verde en este poco inspirado clon de Mario Kart.

Desde que Nintendo decidiese utilizar la base de F-Zero para crear un juego de carreras multijugador en Super Nintendo en el que se enfrentasen los personajes de universo de Mario, pocas fórmulas ha habido en el videojuego más exitosas que la de Mario Kart. Con unas ventas siempre multimillonarias, la franquicia y su fórmula parecen una gallina de los huevos de oro. Y por ello, como es lógico, nunca le han faltado imitadores.

Algunos han logrado hacerse una reputación, como Crash Team Racing, o Sonic All Star Racers. Otros intentaron innovar la partiendo de su fórmula, como Blur. Y luego están los que simplemente han intentado simplemente copiar al juego de Nintendo con sus propios personajes. Este Nickelodeon Kart Racers se encuadra en este último tipo.

Como el nombre indica, el juego nos ofrece un pequeño surtido de personajes del canal Nickelodeon, en el que destaca su más conocida estrella Bob Esponja, así como Arnold, los personajes de Rugrats o las Tortugas Ninja. Un elenco pequeño en el que al menos sí se aprecia un esfuerzo en ofrecer animaciones simpáticas y propias para cada personaje. Todos ellos compiten unos contra otros en varios circuitos distribuidos en copas.

El Slime, protagonista

Como única novedad con la que diferenciarse, el juego no solo propone que los karts de muevan por tierra, sino también sobre un slime verde viscoso que nos servirá también como turbo, acumulándolo cuando pasemos por encima.

Eso incluye tanto secciones de slime en los circuitos comunes, como carreras en las que los circuitos están completamente cubiertos de esta sustancia. Un cambio que afectará al manejo de nuestro vehículo y también a la jugabilidad: unas veces el juego eliminará al último jugador cada 18 segundos, en otros casos nos propondrá un slalom en el que si fallamos cuatro veces pasar por el lugar indicado, seremos descalificados.

Aunque se agradece este intento de ser original, este añadido no aporta realmente mucho en términos de jugabilidad más allá de un control menos preciso en estas secciones, y al final los niveles de slime resultan incluso más repetitivos que los normales. Para colmo, los vehículos cuentan con un extraño y forzado bamboleo sobre este moco verdoso que puede llegar a provocar mareo cinético tras unos minutos de juego.

No es que los circuitos normales mejoren mucho la cosa. Aunque algunos cuentan con ambientaciones que recuerdan a las series animadas de este canal, en general carecen de inspiración en su diseño y, sobre todo, acaban repitiéndose demasiado en las distintas copas. En la parte positiva, en algunos casos cuentan con trazados alternativos que evitan que todas las vueltas sean idénticas, lo cual se agradece.

Un producto desganado

Más allá de estas diferencias, el juego no tiene reparo en copiar al completo las mecánicas de Mario Kart: desde la estructura de copas del modo Grand Prix a los derrapes para un pequeño acelerón en las curvas. Eso sí, aquí todo aparenta una cierta desgana, incapaz de captar aquello que hace especial el título de Nintendo.

Desde los sosos menús que denotan una cierta vagancia y el aburrido trabajo sonoro que nos dejará indiferentes, a unos vehículos de torpe manejo y sin sensación de velocidad, el juego no hace méritos para resultar atractivo. Para colmo, la parte técnica se suma al bajón con algunos escenarios que presentan ralentizaciones, lo que contribuye a hacer del juego aún más mareante e incómodo de jugar.

Nickelodeon Kart Racers ofrece nueve copas, de las cuales seis están desbloqueadas por defecto y otras tres se abren al completar las seis primeras. Estas copas extra se limitan a repetir los circuitos ya vistos pero multiplican por dos el número de ellos que tenemos que superar para proclamarnos ganadores, en un intento de ofrecer un mayor reto sin necesidad de aumentar el contenido. En total el juego tiene 24 circuitos, pero muchos son solo versiones repetidas de la misma ambientación.

Más allá de los distintos niveles de dificultad, para generar una cierta sensación de progresión el juego nos ofrece recopilar monedas en los escenarios que podemos usar para comprar nuevos componentes que mejorarán nuestro vehículo para hacerlo más competitivo.

Las carreras se pueden jugar todos contra todos o bien en equipo, lo cual en el modo de un jugador no varía demasiado la experiencia, pero se agradece para intentar dar un poco de variedad.

En cualquier caso, tras las victorias acumularemos experiencia que, cuando subimos de nivel, nos permite hacer una vuelta sin rivales. En ella podremos coger cajas con premio que no permite acumular un extra de dinero o obtener directamente nuevas partes. Y ya, porque subir de nivel no tiene ninguna otra ventaja. Las distintas partes, por su parte, ofrecen mejoras mínimas que, unido a su escasa cantidad, resultan en una oportunidad perdida de dar profundidad al título.

Mejora en multijugador

El multijugador intenta arreglar un poco las cosas, y aparte de los modos para un jugador incluye un modo batalla en el que podemos jugar a atrapa la bandera o bien a un multijugador asimétrico en el que un jugador coloca monedas que los demás deben tomar, y el que más acumule al final del tiempo gana. Por supuesto también hay un simple todos contra todos en el que usar los objetos del juego contra nuestros rivales.

En el aspecto de la localización, se agradece que, como juego destinado fundamentalmente al público infantil, cuente con una correcta traducción al español de los por otra parte pocos textos del juegol.

Este análisis se ha hecho en base a la versión de PS4.

 

 Metacritic:

"Nickelodeon Kart Racers has a few original ideas like the Slime sections and the slalom and eliminatory races, but they don't avoid been a subpar clone of Mario Kart. The small number of characters and the plain and repetitive design of the circuits don't help to make it funnier,and some bad design decisions make the game prone to induce motion sickness in sensible users."

 

Nota: 3

CONCLUSIÓN

Nickelodeon Kart Racers es un intento de Mario Kart que sin embargo no acaba de estar a la altura. Con circuitos poco inspirados, una pequeña selección de personajes, un diseño pobre y algunas discutibles decisiones de diseño que incluso pueden inducir mareos, el juego no está a la altura.

LO MEJOR

  • El juego intenta alguna idea algo original con las secciones sobre el slime, el slalom o el eliminar periódicamente al jugador que va último.
  • Correcto doblaje al español.
  • Algunos circuitos varían su trazado pasada la primera o segunda vuelta.

LO PEOR

  • Pobre diseño en general, gusta un poco al principio pero enseguida se vuelve previsible, repetitivo y tosco.
  • La inteligencia artificial de los rivales es bastante pobre, al igual que los menús.
  • Técnicamente algunos circuitos presentan ralentizaciones e incluso pueden inducir mareos.
3

Malo

La idea era buena pero se ha llevado a cabo de forma desastrosa.