Call of Cthulhu
Call of Cthulhu
Carátula de Call of Cthulhu

Call Of Cthulhu, Análisis: Lovecraft inspira una oscura aventura detectivesca

Una correcta aventura en que trata de abarcar demasiados géneros sin acertar plenamente con ellos, aunque consigue destacar por su ambientación.

"Ph'nglui mglw'nafh Cthulhu R'lyeh wgah'nagl fhtagn." Con este ominoso mantra, los adoradores de los dioses primigenios invocan a los horrores cósmicos que habitan en los oscuros resquicios que separan las dimensiones . "En su morada de R´lyeh, el difunto Cthulhu aguarda, soñando", viene a significar tan misteriosa oración de imposible pronunciación. La compleja mitología creada por el genial e irrepetible escritor de terror Howard Phillips Lovecraft (nacido en Providence en 1890 y fallecido en 1937) ha perdurado hasta nuestros días y ha penetrado en prácticamente todos los estratos de nuestra sociedad. La existencia del maestro literario fue tormentosa, entre terribles enfermedades, pérdidas familiares y unos tormentosos sueños que perturbaban sus noches de infancia. Fruto de estos avatares, y con la inspiración recibida de su abuelo materno, Lovecraft creó una cosmología donde el terror se fundía con la ciencia ficción, para enfrentar a la humanidad a insondables horrores cósmicos procedentes del espacio y otras dimensiones, los cuales llevaban la novela de terror tradicional varios pasos más allá de lo visto hasta ese momento.

Pese a que hasta varios años después de su fallecimiento su obra no adquiriría la notoriedad que merecía, el tiempo ha colocado a Lovecraft en el escalón de autor de culto que sin duda merece. Al igual que otros medios modernos, el sector del videojuego no ha permanecido ajeno a la obra del maestro del terror. Desde adaptaciones más o menos directas como Shadow of The Comet y su continuación Prisioner Of Ice, pasando por Call Of Cthulhu Dark Corners Of The Earth, hasta juegos que se inspiraron en su obra, como el mismísimo Alone in The Dark, Eternal Darkness o por citar un ejemplo reciente, Darkest Dungeon, la obra de Lovecraft ha estado muy presente en el mundillo.

Este Call Of Cthulhu que nos ocupa, es, hasta el momento, el último título que bebe directamente de la obra del escritor de Providence, aunque debemos destacar que se inspira en el juego de rol de tablero homónimo de Chaosium. Desde que en 2014 tuvimos noticias por primera vez de él, su desarrollo ha dado bastantes bandazos. En un primer momento la distribuidora Focus Home Interactive contrató al equipo Frogwares, conocidos por su saga de aventuras de Sherlock Holmes, para desarrollar el título. Tras un largo período durante el cual del título nada se supo, en 2016 Focus anunció que finalmente el título correría a cargo del estudio Cyanide, autores de los Cycling Manager, los Bloodbowl y la saga Styx. Afortunadamente, la incursión de Frogwares en el mundo de la obra de Lovecraft no será en vano, ya que para el año que viene nos ofrecerán el prometedor The Sinking City, ambientado en dichas novelas, el cual pinta verdaderamente bien.

El que ha acabado acusando un desarrollo bastante tormentoso y errático ha sido el título de Cyanide. Call Of Cthulhu es una aventura de investigación en primera persona que trata de abarcar muchos géneros pero no acaba de profundizar mínimamente en ninguno. Como juego de rol es demasiado ligero, con un árbol de desarrollo del personaje demasiado simple y sin un peso decisivo en la aventura. Como juego de investigación, casi aventura gráfica por momentos, tampoco nos ofrece demasiadas opciones, y sus puzles no nos exigirán demasiado esfuerzo intelectual. Hay un par de secciones de sigilo, que no funcionan mal, pero se hacen cortas. Y combate propiamente dicho solo tendremos en un tramo minúsculo con una sección de disparos en primera persona que por fortuna dura apenas unos minutos, porque su implementación es cuanto menos discutible. Técnicamente el juego es muy flojo, con unos modelados de personajes que se repiten en exceso, varias texturas de muy baja calidad, y unas escenas cinemáticas demasiado modestas. Y la aventura tampoco es excesivamente larga, en torno a las 6-7 horas.

Sin embargo, su ambientación está realmente conseguida, clavando con gran acierto la atmósfera y las vibraciones de la obra de Lovecraft. Su historia, tiene mucha fuerza y engancha y nos motiva a descubrir todo lo que tiene que ofrecer, presentándonos un elenco de personajes interesantes y con gancho. Así pues, nos queda un título muy recomendable para los amantes de la obra del genial escritor de terror, que también disfrutarán los que busquen una ligera aventura de terror sobrenatural con una historia de las que atrapan.

Darkwater es la nueva Innsmouth

El protagonista de la aventura es el detective privado Edward Pierce, ex veterano de guerra al que las fatalidades vividas en combate han empujado a la bebida y ciertas drogas. Estamos en 1924, y las cosas no van demasiado bien para el señor Pierce. Así pues, no nos queda más remedio que aceptar un misterioso caso que nos presenta un acaudalado hombre de negocios en nuestra oficina. Su hija ha fallecido en un incendio bajo misteriosas circunstancias junto con su familia. En las fechas previas al trágico suceso, se habían tenido noticias de que su hija Sarah estaba empezando a dar síntomas de una locura sin nombre, y que en sus pinturas estaban apareciendo trazos de aberraciones terribles. Por si esto no fuera sufciente, nuestro cliente recibió un misterioso cuadro de su hija un par de días después del fatal incidente, el cual parece encerrar algún tipo de críptico mensaje. Por lo tanto, debemos viajar a la isla de Darkwater, cerca de la costa de Boston, Massachusetts, donde Sarah había contraído matrimonio con un descendiente de una las familias locales, los Hawkings.

Una vez allí, nos sentiremos como si nos sumergiéramos por completo en una novela de Lovecraft. Darkwater es una recreación fantástica de esa Innsmouth que visitamos en las páginas de las obras del escritor de Providence. Sus habitantes nos recordarán a los taciturnos y poco amigables lugareños de las oscuras aldeas costeras a las que la literatura de Lovecraft tantas veces nos arrastró. Este es el gran éxito de Call Of Cthulhu, y el que lo hace tan apetecible para los seguidores acérrimos de la obra de Lovecraft. Si hemos disfrutado con sus novelas y relatos cortos, la fantástica ambientación de este título y su retorcida y misteriosa historia nos harán disfrutar de la aventura de principio a final. Los personajes tienen gancho y están bien construídos, pese a que tampoco se profundiza demasiado en ellos. Como recreación de la obra de Lovecraft, Call Of Cthulhu es un verdadero triunfo, y merece ser disfrutado si no somos demasiado exigentes con sus mecánicas.

Rol ligero, investigación, sigilo y puzles.

Jugablemente, estamos ante una aventura de investigación en primera persona, con elementos de rol, investigación, un par de zonas de sigilo, y varios puzles muy ligeros repartidos a lo largo de la aventura. La mayor parte del tiempo estaremos buscando información y conversando con distintos personajes. En función de las ramas del árbol de desarrollo de nuestro personaje que hayamos potenciado, tendremos acceso a distintas opciones en las conversaciones. Hay varios momentos donde existen varias formas de avanzar en la aventura según nuestras habilidades, aunque las variaciones no son excesivamente significativas. En las zonas de sigilo, debemos avanzar sin ser detectados, ya que esto da por terminada la partida. Estas zonas no son demasiado numerosas. En lo tocante a los puzles, nunca nos supondrán un reto demasiado complejo, si bien hay un par de ellos bien resueltos y originales. A nivel de acción, la oferta es muy escasa. Tenemos un par de enfrentamientos con jefes finales que no se resuelven por confrontación directa, y una minúscula sección de disparos en primera persona que afortunadamente dura unos minutillos, porque su implementación no es la más adecuada y para introducir algo así quizá se podía haber obviado.

A mayores, en determinados momentos de la aventura tendremos que reconstruir unas escenas buscando puntos de interés en un escenario cerrado, lo cual nos aportará información de lo acontecido. Son secciones muy básicas que tampoco aportan demasiada profundidad jugable. En lo tocante al desarrollo del personaje, tampoco aquí encontraremos demasiada profundidad. Tenemos un árbol de desarrollo con 7 puntos a potenciar. Las ramas de habilidades incluyen Investigación, que nos ayudará a la hora de concretar nuestras hipótesis, Detección de puntos ocultos, que nos ayudará a descubrir elementos del escenario que de otra manera nos pasarían totalmente inadvertidos. Las ramas de Elocuencia y Psicología nos facilitarán la labor a la hora de tirar de la lengua y entender mejor a unos lugareños muy reacios a colaborar. Si aumentamos nuestra Fuerza, ganaremos posibilidades de intimidar a los distintos personajes, así como la opción de resolver ciertos puzles empleando la fuerza bruta. Los puntos para asignar a dichas habilidades los iremos obteniendo descubriendo pistas y accediendo a nuevas localizaciones. A mayores tenemos dos habilidades que solo podemos potenciar con libros y artefactos que encontremos a lo largo de la aventura, Medicina y Ocultismo.

El juego es un título pausado, sin mucha acción, aunque con variedad en su desarrollo. Lástima que apenas profundice en ninguna de sus propuestas, y que sus mecánicas sean demasiado simples y no ofrezcan algo más. Además, ofrece cierta sensación de ser un título inconexo, una suerte de secciones diferentes encajadas entre sí sin mucha maña. Hay mecánicas como el medidor de pánico que finalmente se han quedado absolutamente en nada, haciendo que nos preguntemos la razón de su inclusión final. Tampoco es que nuestras decisiones pesen demasiado en el desarrollo de la aventura, y si bien se nos abren diferentes caminos en función de como desarrollemos a nuestro personaje, las diferencias no son excesivamente notorias. Al final, nos deja esa sensación de oportunidad desaprovechada por falta de ambición o saber hacer. Es un título que se disfruta, pero que se completa casi de una sentada, y más allá de su excelente ambientación y gran historia, nos deja un sentimiento de que la idea daba para mucho más. Completar la aventura nos llevará unas 6 o 7 horas, por lo que se nos hará corta. El juego cuenta con una excelente localización de todos sus textos al castellano.

Ambientación majestuosa con graves defectos técnicos

Desgraciadamente, Call Of Cthulhu es una producción modesta, y eso se nota especialmente en un apartado visual técnicamente demasiado limitado. Por momentos, parece que estemos ante un título de la generación pasada, con un excesivo reciclaje de modelado de personajes, texturas de bajísima definición, y unas escenas cinemáticas realmente pobres. Y esto es una lástima, porque la dirección artística es tremendamente acertada, y como ya hemos comentado tenemos una ambientación soberbia, la cual en cierta medida se ve empañada por unas limitaciones técnicas demasiado acusadas. Es una lástima pensar donde nos podría haber llegado el título si se hubiera puesto toda la carne en el asador con un apartado visual a la altura.

La banda sonora no tiene demasiado que aportar, pasando bastante desapercibida, aunque en un par de momentos sabe entrar con fuerza para dar dramatismo a lo que acontece en pantalla. El nivel de doblaje, con voces en inglés, es un tanto irregular, con alguna estridencia en ciertos pasajes y algún personaje que chirría un poco. A nivel técnico se nota que no estamos ante un triple A precisamente, y quizá el título peque de demasiado modesto, y desde luego se le nota que su desarrollo ha sido traumático y con varios bandazos.

Hemos analizado Call Of Cthulhu en su versión PC.

CONCLUSIÓN

Call Of Cthulhu es una correcta aventura en primera persona que adapta a nuestras pantallas el juego de tablero de Chaosium del mismo nombre, inspirado en la obra del magistral escritor de terror cósmico Howard Phillips Lovecraft. Su principal problema es que trata de abarcar mecánicas muy variadas de diferentes géneros, sin llegar a profundizar minimamente en ninguna de ellas, dejando un título muy plano y limitado a nivel jugable. Sin embargo, acierta plenamente a la hora de plasmar la ambientación de las novelas de Lovecraft, con una puesta en escena que parece directamente sacada de las obras del escritor. Su historia y personajes también cuentan con la fuerza y el misterio necesarios para atrapar al jugador. Así pues, nos queda un título muy recomendable para los seguidores más acérrimos de la obra del genial escritor de Providence, que también disfrutarán aquellos que busquen una aventura ligera y no muy larga con una buena dosis de ocultismo y terror cósmico.

LO MEJOR

  • Excelente ambientación que plasma con maestría la obra de Lovecraft en pantalla.
  • Buena historia que engancha con un elenco de personajes con fuerza y carisma.

LO PEOR

  • Sus mecánicas jugables son muy limitadas y no están nada aprovechadas. Abarca demasiado sin ninguna profundidad.
  • Demasiado ligero tanto como juego de rol como en su planteamiento detectivesco.
  • Visualmente es un título muy modesto, con elementos como una flagrante repetición de modelados de personajes o texturas de bajísima calidad que empobrecen completamente el conjunto.
6.5

Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.