WWE 2K19
WWE 2K19
Carátula de WWE 2K19

WWE 2K19, Análisis: Vuelven los maestros del espectáculo

Analizamos la nueva entrega del juego oficial de la WWE, cargada de novedades interesantes y siguiendo en el buen camino.

Como ocurre con su prestigiosa franquicia hermana NBA 2K, un año más llega la entrega anual de la World Wrestling Entertainment de la mano de Yuke's y Visual Conceps a consolas y PC, y bajo el sello editor 2K. El ring digital no se pierde una, en un título como es este WWE 2K 2019 que guarda en su interior el roster más amplio que ha visto la franquicia, y eso son grandísimas noticias para los que amamos este espectáculo. Sigue siendo conservador en la mayoría de sus aspectos pese a que le visitan viejas glorias que el fan de la WWE llevaba varios episodios reclamando. Vuelve el Showcase, el modo Torres, y se nota que sus desarrolladores siguen apostando por la gran gama de partidas online, que tan bien funcionó en la comunidad de jugadores asiduos y desafiará a los noveles.

Este año el juego presenta novedades interesantes en diferentes apartados. Por un lado, lo mencionado anteriormente: el regreso del Showcase, abanderado por el legendario Daniel Bryan. Como era costumbre en esta modalidad, se recrean diferentes momentos profesionales del luchador sobre la lona, donde el jugador ahora va a ser testigo de su caída y ascenso a la gloria. Combates contra un joven John Cena, su pintoresca alianza con Kane, o la derrota ante Chris Jerichó, entre otras, son hazañas y vivencias recreadas y guiadas gracias a los objetivos que, como también era costumbre y repiten, nos propone el nuevo juego.

El cambio más radical que recibe WWE 2K19 respecto a predecesores viene dentro de la personalización del luchador que el usuario debe crearse para sus aventuras combativas, tanto en solitario como en el modo online, Road to Glory. Se ha desechado, con acierto cuestionado, el sistema de la entrega anterior para ofrecer un modo más masticado, accesible, donde el usuario tiene que, en seis sencillos apartados, elegir cómo será su personaje. Para empezar, más vale tener claro qué tipo de luchador querremos conseguir, y existen diferentes estilos de combate: técnico (especializados en técnicas de sumisión y suplex), poderoso (movimientos potentes y ataques pesados), gigante (fuerza bruta), golpeador (golpes más fuertes) o peso ligero (gran velocidad y espectaculares maniobras). Luego vendrá añadir su nombre propio y artístico, características físicas y demás variables. El atractivo más grande se ve directamente traducido en una de las novedades de esta entrega: el árbol de habilidades.

Se han colocado tres divisiones dentro de sus ramas: ataque, cuerpo y defensa. A medida que se vaya avanzando, tanto en la historia como en su modo multijugador online, se obtienen valiosos puntos de estilo que se utilizarán para desbloquear habilidades de la joven promesa y todas ellas bastante apetecibles. En cuestiones físicas o estéticas, el jugador puede, una vez creada su superestrella, retocar con más detalle en su potente editor, como ya se pudo ver en diferentes ediciones anteriores de la prolífera saga de 2K. Sin ninguna novedad reseñable dentro del mismo, honestamente. Quienes vengan del juego del año pasado, WWE 2K18, no apreciarán grandes cambios dentro del sistema de creación, que, eso sí, ya era potente.

Una de las partes más atractivas del producto, sin duda, es el modo Mi Carrera, que ahora se ha reforzado con un guión bastante aceptable y donde por fin llegan las líneas de diálogo e intervenciones. Los luchadores no son mudos, y hay una gran cantidad de líneas de texto grabadas por las leyendas del Wrestling y demás personajes del show. Eso sí, la calidad gráfica de los entornos, en general, es bastante austera y el sistema de conversación con los demás combatientes un poco arcaico. Sin embargo, hay que reconocer que se disfruta y mucho con el ascenso al estrellato de nuestra creación, peleando por alcanzar la fama y la gloria, mientras visitamos diferentes rings y escenarios improvisados para todos esos combates. Todo ello contará con una nada desdeñable duración de unas diez horas, que dependerán de la destreza que se tenga con el pad, de nuevo la mejor herramienta para disfrutar de WWE 2K19 también en ordenadores.

Otra de las novedades que acompañan a este WWE 2K19 viene con las Torres. Se trata de un modo de juego que guarda sustanciosas recompensas para quien consiga superar los retos que propone. Por un lado, tenemos las Torres de escalones, donde podemos ir paso a paso, superando los objetivos que nos proponen. O, por otra parte, la Torre de los valientes. La torre de brazalete invita al jugador a superarla en una sola sesión de juego y sin perder ni un solo combate. Como decíamos, las recompensas son suculentas en caso de éxito. Hablamos de un modo con auténticos incentivos y, como su nombre indica en una de ellas, para valientes.

Acudiendo mas al gameplay sobre el ring, hay que decir que la novedad más destacable del combate y acertada es el añadido del sistema de 'Venganza'. Se trata de una propuesta interesante que puede cambiar totalmente el desenlace de una pelea. Esta incorporación dota al luchador con una habilidad principal y otra secundaria. Cuanto más daño hagan al personaje, más se llenará su medidor de venganza, a modo de ira descontrolada. Hay habilidades de venganza de varios tipos: recuperación instantánea, inversiones, velocidad, aumento de adrenalina, potenciar la durabilidad... diferentes opciones tácticas. Algunas de ellas solo pueden ser usadas una vez por combate, lo que ayuda al equilibrio y balanceo entre unas y otras skills especiales. De nuevo, un gran trabajo de pluralidad por parte de sus programadores y testers.

El apartado gráfico, a estas alturas de la generación, ya pide a gritos un cambio. En esta revista ya mencionamos en anteriores reviews de entregas pasadas que la franquicia sigue pecando de lo mismo. Es cierto que siguen puliendo su motor gráfico año tras año, pero la base es la que es. Mejoras en iluminación, mayor estabilidad de los cuadros por segundo en combates con más luchadores en el ring, mejor paleta de color y la profundidad de campo de la cámara son algunas de las mejoras visibles en las que ha trabajado la desarrolladora. La fluidez en el combate se nota, y es mucho más agradable de controlar que en años anteriores. Ahora bien, el sistema de encarar al contrincante puede llegar a ser un caos en medio de una pelea de seis o más gladiadores dentro del ring, y sin duda ése es uno de los pequeños problemas que lleva arrastrando la saga de juegos deportivos desde hace años. Debe ser retocado.

También se deberían trabajar un poco más los exteriores, como en el caso de Mi Carrera (véanse los automóviles de fondo) o añadir más zonas en el backstage para disfrutar de más áreas distintas donde luchar y hacer acrobacias. En ciertos momentos se percibe como un videojuego que debería estar más en la media de lo que se le exige a una producción de finales de generación, como estamos viviendo. Se sigue conservando el mismo control: botón de golpeo al rival, otro para llaves y agarres, círculo (en caso de PS4, versión analizada) para el Irish Whip y triángulo para el remate o movimiento personal. Un mapeado cómodo y efectivo, pero que tampoco trae cambios destacables en los sistemas de sumisiones con su clásico círculo y barras o el “machacabotones”. No faltan tampoco a la cita los ya tradicionales contragolpes para cancelar la llave o la embestida del contrario, que se puede realizar cada cierto tiempo y genera esa bien conseguida sensación de tener que reservar los mejores recursos para las oportunidades.

CONCLUSIÓN

El regreso de WWE 2K19 es siempre una alegría para todo fan del Wrestling americano y este juego vuelve a ser una celebración del show. Vuelve el modo Showcase de la mano de Daniel Bryan, todo un acierto por parte de 2K. Los desafíos de las Torres, que no dejarán indiferente a ningún aficionado del género y son todo un reto bien recompensado. Y un sistema de combate cada vez más fluido y muy agradable de jugar una vez que se dominan las mecánicas que propone. También es un título que a día de hoy, y nos repetimos para que quede claro, necesita urgentemente un cambio o una evolución de su motor gráfico, porque tiene un gran potencial también en materia técnica.

LO MEJOR

  • Sistema de combate eficaz y accesible
  • Todo el universo WWE en un solo juego
  • El regreso del Showcase y las Torres
  • El extenso roster
  • El editor de Superstars

LO PEOR

  • Su motor gráfico pide a gritos un cambio
  • Apenas novedades en su gameplay
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.