Cuestión de gigas

Los juegos más pesados que se recuerdan en PS4 y Xbox One

No solo Red Dead Redemption 2 superará el centenar de GB de almacenamiento. Esta generación tuvimos otros casos notables en el disco duro.

Esta semana conocíamos que Red Dead Redemption 2, el proyecto más ambicioso de Rockstar hasta la fecha, iba a ocupar unos 105 GB de almacenamiento en nuestro disco duro de cara a su instalación en PlayStation 4, una situación que no es la más común pero que tampoco es del todo desconocida en consolas de esta generación

Si bien es cierto que en PC suele ser incluso recurrente en los videojuegos que presumen de ser un techo gráfico en su género en cuanto instalamos parches de alta resolución o mejoras técnicas, en PS4 y Xbox One ha pillado un poco por sorpresa tener que hacer tanto espacio en la memoria interna, si es que no hemos optado ya por una ampliación o un SSD externo.

Un disco duro externo como regalo de Navidad

Quizá el mayor problema venga en aquellos que tengan el modelo de 500 GB y no los de 1 TB, que seguramente se vuelva un estándar tarde o temprano. La cifra, todo un récord de espacio libre para la instalación de un juego, tiene otros nombres previos que también se acercaron a esa cantidad, como Call of Duty: Black Ops 3 y los 101 GB iniciales.

Call of Duty: Infinite Warfare y su gran apuesta de ese año, con mucho contenido adicional, nos hizo elevarnos hasta los más de 130 GB en consola, pues hay que recordar que la edición Legacy Edition incluía también la versión remasterizada de Modern Warfare. En caso contrario nos “bastaba” con los 95 GB de peso iniciales libres de parche.

Viajar a Tamriel en PS4 y Xbox One tampoco fue precisamente barato. Si hablamos de un MMO en constante evolución, hay que dar algo a cambio, y en el caso de The Elder Scrolls Online ese algo fueron 86 GB de peso, cifra que ahora es muy superior, pero que si no queremos instalar demasiados parches será la cifra mínima, el peaje necesario para sumergirnos en este universo.

Los exclusivos de PS4 y Xbox One

Si nos fijamos en materia de exclusivos, por suerte Sony ha hecho tradicionalmente un buen uso de compresión, haciendo que obras tan grandes como God of War se hayan quedado “únicamente” en 45 GB. No tanto así en el que sigue siendo el juego exclusivo de Sony más pesado en disco del actual ciclo de consolas, Uncharted 4, que tuvo un peso inicial de 63 GB, un número ahora superior debido a los parches lanzados a lo largo de estos dos últimos años.

¿Y con Xbox One? Aquí hay matices, porque todo depende de si nuestra consola es Xbox One/S o Xbox One X, esta última un verdadero ordenador al ser actualmente el sistema doméstico más potente del mercado, diseñada para jugarse en resolución 4K nativo en muchos de sus títulos. Esto nos hace que disfrutar de obras como Quantum Break, que llegó hace solo unas semanas a Xbox Game Pass, requiera 83.78 GB; pero esto no termina aquí, ya que si queremos ver la parte de episodios televisivos que incluyó Remedy, la cifra se verá incrementada en otros 75.61 GB extra.

También supera la centena Halo 5, que si no nos conformamos con sus 98.26 GB sin el parche 4K, hemos de preparar otros 15.10 GB para tenerlo en Ultra HD. Incluso Gears of War 4 se puede ir a los 103 GB si optamos por el 4K. Y otro que se queda muy cerca es Forza Motorsport 7 con sus más de 95.65 GB.

Sin duda, titanes técnicos de una alta calidad que pueden dejar tambaleando nuestro disco duro interno

Call of Duty: Black Ops 3

Call of Duty: Black Ops 3, desarrollado por Treyarch y distribuido por Activision para PCPlayStation 4, PlayStation 3Xbox One y Xbox 360, es la tercera entrega de la sub-saga de acción FPS Black Ops, ambientada en un futuro oscuro donde la línea que separa la humanidad de la tecnología es casi inexistente.

Call of Duty: Black Ops 3