Descubriendo Octopath Traveler a través de su arte

1 / 5

Octopath Traveler ya está a la venta en Nintendo Switch. La obra desarrollada por Square Enix se presenta como uno de los títulos más importantes de la temporada para la consola híbrida, un claro homenaje a los clásicos de los noventa y perfectamente vigente en estos días. En nuestro análisis lo hemos calificado de excepcional.

Después de haberle dedicado decenas de horas, llegamos a la conclusión de que es un título con alma, un JRPG repleto de carisma y ocho personajes principales muy definidos, pensados para preservar lo que hizo grande a las obras de Squaresoft. Tal como vemos, el apartado artístico del título brilla desde el primer momento.

Con una presentación exquisita, mezcla fondos al estilo libro de cuentos con sprites planos para generar así diferentes planos, diferentes capas. A eso tenemos que citar la banda sonora de Yasunori Nishiki, con sonidos que recordarán a los trabajos de Shimomura o Uematsu.

Sus problemas los encontramos en las mazmorras, algo fáciles; asimismo, requiere de muchas horas para farmear a los personajes y las historias de los protagonistas podrían haber casado con un poco más de acierto.

En definitiva, consideramos que Octopath Traveler es un digno sucesor de obras como Final Fantasy VI o Chrono Trigger en pleno 2018, respetando y manteniendo esas señas de identidad. Su salida en Nintendo Switch lo apunta como uno de los obligatorios del catálogo si nos gustan los JRPG.