Crash Bandicoot: N. Sane Trilogy
Crash Bandicoot: N. Sane Trilogy
Carátula de Crash Bandicoot: N. Sane Trilogy

Crash Bandicoot N. Sane Trilogy, Análisis para Nintendo Switch

Sergio C. González Sergio5Glez

Evaluamos el trabajo de Toys For Bob a cargo de una trilogía de gran éxito para Activision. A pesar de la pérdida de resolución en portátil, el trabajo es muy notable.

El regreso de los plataformas tridimensionales protagonizados por personajes que en su día fueron héroes es algo positivo para todos. Lo es porque capacita a la industria para demostrarse a sí misma que lo que en su día dejó de funcionar se puede recuperar si se hace un buen trabajo; y Crash Bandicoot N. Sane Trilogy es un gran trabajo. También en Nintendo Switch.

Se cumple exactamente un año desde el regreso del marsupial a PlayStation 4, producción de Activision de manos de Vicarious Visions para recrear en un auténtico remake lo que se vivió en la trilogía original. Ese lavado de cara, traducido en más de 2.5 millones de unidades, cosechó críticas con notas muy elevadas y una satisfacción igualmente excelente. Pero esa exclusividad no tenía mucho sentido dado que ahora Sony no tenía la situación cogida por la mano. La empresa californiana firmó un año de exclusividad con los nipones, así que ahora por fin todas las consolas domésticas de esta generación pueden disfrutar de Crash, también en PC.

Por primera vez en portátil, probamos un plato muy apetitoso

Pero siendo honestos, cuando se nos dio la oportunidad de elegir la plataforma en que analizar este port, elegimos Nintendo Switch por diversos motivos que creemos lícito explicar. El primero de ellos es por la diferencia que se establece entre esta versión y la de Xbox One y PC, que no deja de ser la misma de PS4 al haberse realizado por Vicarious Visions; sin embargo, en Nintendo Switch ha sido Toys For Bob quien ha recibido el encargo de hacer posible la trilogía en la híbrida de la Gran N (encargados actualmente de Spyro Reignited Trilogy).

El segundo motivo es precisamente esa portabilidad que no ofrecen las otras plataformas. El atractivo de jugar Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en el autobús, en casa o donde quieras, cuando quieras, pausando en el momento que quieras, es algo que va adscrito en el ADN de Nintendo Switch.

En este análisis no vamos a profundizar en demasía en cómo se ha labrado este remake respecto a la trilogía de PSX –para eso os invitamos a que os paséis por el análisis original– aquí nos basaremos en aspectos que más os pueden preocupar como potenciales compradores del título. Nuestra intención hoy es poder dar una respuesta a la siguiente pregunta: ¿merece la pena Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en Nintendo Switch?

Evaluando el trabajo de Toys For Bob

La respuesta corta es sí, un sí rotundo en lo superficial pero con matices si tenéis ciertas prioridades. Por desgracia, algunos ports vistos durante los últimos meses no dieron la talla (véase el caso de Yooka-Laylee y su mejorable resolución en portátil o rendimiento general respecto a otras plataformas), así que el escepticismo es lógico. Muchas preguntas en redes sociales, comentarios en foros acerca del rendimiento del título… que por suerte se traduce en un notable trabajo de adaptación sin apenas diferencias con PlayStation 4.

Cuando colocamos la consola en el dock y jugamos en el televisor (hemos probado tanto los Joy-Con como el Switch Pro Controller para beneficiarnos de la cruceta), la resolución es muy similar a la de PlayStation 4 (no se ha detallado si alcanza 1080p, pero está cerca) y la fluidez s mantiene en 30 FPS la mayor parte del tiempo. Eso sí, en niveles como el extra Stormy Acent –incluido de serie– presentó ciertos tirones que, si bien no te sacan de la experiencia, son apreciables.

Por lo demás las texturas siguen estando igual de trabajadas, con modelados que apenas cuentan con dientes de sierra. A nivel de iluminación se nota que hay cierta pérdida de contraste en las tonalidades más cálidas, algo inapreciable si no tenemos ambas versiones cara a cara. Por ejemplo, en fases nocturnas el color de piel de Crash es algo menos saturado. Insistimos en que son detalles poco trascendentes; no en vano, todo quede dicho.

Lo que es innegable es la capacidad del port para los tiempos de carga, realmente rápidos en todos los títulos del recopilatorio. Tanto la pantalla inicial como cambios de fases, inicios de mundos, esperas entre muertes… Las pantallas de carga son muy breves, seguramente por la menor resolución y carga poligonal. A este respecto Toy For Bob ha firmado un trabajo excelente.

Donde no estamos tan satisfechos en el modo portátil, pues tras ver lo bien que luce en sobremesa el contraste es sensible a la vista. Al igual que en otros ports, la resolución no es 720p en esta modalidad. Estimamos que se queda en unos 600p, cantidad que esperamos se optimice en alguna actualización futura para que todo se vea en alta resolución. Tanto menús como interfaz y pantallas de carga sí se presentan a 720p, pero el gameplay y las cinemáticas tienen esa cierta borrosidad que se hace más apreciable en elementos que están en lo más profundo del escenario. Incluso el modelado de Crash es más simple, con texturas menos definidas y efectos lumínicos que no son tan completos. No es nada exagerado ni incómodo gracias a la fluidez constante, sin ningún tipo de caída de frames y con los tiempos de carga igual de breves.

Así las cosas, la ventaja del modo sobremesa es la ganancia de resolución aunque con alguna caída de FPS puntual; en modo portátil la resolución no llega al HD a cambio de ser tan fluido como cabría esperar.

Determinante es también el manejo de la posición del personaje con los Joy-Con. Los más puristas echarán en falta una cruceta en niveles como “Road to Nowhere” del primer Crash Bandicoot, pues requiere una precisión diabólica. Hemos de decir que los botones de dirección del Joy-Con cumplen su cometido, aunque donde se siente realmente cómodo es con el Switch Pro Controller cuando optamos por el modo sobremesa.

Por último, comentar que por algún motivo el sonido del primer Crash es en modo portátil algo bajo, obligándonos a subir en demasía el sonido del título respecto a cómo se escucharía en condiciones normales en ese grado, pero es de suponer que se den cuenta pronto y lo solventen con un sencillo parche. Los efectos de sonido especiales se mantienen intactos.

La trilogía incluye Crash Bandicoot, Crash Bandicoot: Cortex Strikes Back y Crash Bandicoot: Warped más el nivel extra Stormy Ancent.

Hemos analizado el título con un código de descarga suministrado por Activision para Nintendo Switch.

LO MEJOR

  • Trabajo encomiable de adaptación por parte de Toys For Bob
  • Fluido tanto en sobremesa como en portátil: 30 FPS
  • Los tiempos de carga duran un suspiro
  • Posibilidad de jugar en modo portátil, punto diferenciador

LO PEOR

  • Pérdida de resolución muy apreciable en modo portátil
  • Ciertos tirones en el primer juego en la versión jugada
  • Las texturas en portátil se resienten en algunas escenas

CONCLUSIÓN

Toys For Bob ha hecho un trabajo más que notable con Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en Nintendo Switch. Había dudas dados los antecedentes con el resultado final, pero no se trata de una adaptación hecha deprisa y corriendo, sino que se siente en el control exactamente 1:1 respecto a lo visto en PlayStation 4 hace ahora un año.

Tenemos aspectos que nos hacen fruncir el ceño cuando jugamos en portátil debido a una resolución que no alcanza el HD para conseguir los deseados 30 FPS. Tanto en sobremesa como en portátil la fluidez es plena, reduciendo los tiempos de carga respecto a la obra original y sintiéndose igual de calibrado a la hora de calcular los saltos como antaño. Es curioso que en sobremesa la primera entrega de la trilogía presente tirones en algunos niveles; nada grave, pero creemos justo comentarlo. Las diferencias son mínimas con las alternativas de Sony y Microsoft, quedándose en una resolución cercana a los 1080p en el televisor.

Este port no es ni más ni menos de lo que esperábamos. Ni añadidos del mundo de Nintendo como una gorra de Mario ni nada por el estilo: la obra que queríamos tratada con respeto, calcando con acierto la escala tonal, iluminación y carga de texturas, cuya pérdida de calidad es tolerable.

Si estabas pensando hacerte con Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en alguna consola y sabes perdonar la resolución en portátil, es posible que sea ésta la más interesante.

8.8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.