Actualidad

Mario Tennis Aces y la satisfacción de su Golpe maestro

Fran García narfm

La columna vertebral del arcade tenístico

Como todo juego deportivo protagonizado por Mario y sus compañeros y enemigos de aventuras, Mario Tennis Aces tiene su razón de ser en una serie de mecánicas que rodean al deporte real, en este caso el tenis, de una capa de fantasía, locura y color. Llevábamos unos años sin disfrutar de un Mario Tennis robusto, pero la entrega de Nintendo Switch, a pesar de la carencia de contenido para un jugador y un modo Aventura que no incluye lo esperado en términos de RPG, es un juego redondo en sus sistemas, que se desarrollan y se profundizan en los partidos contra otros jugadores.

En la última entrega de la saga de Camelot hay varias mecánicas que giran en torno a una barra de energía - algo que ha producido que se escriban artículos, comentarios e hilos comparándolo con un juego de lucha. Una de esas mecánicas es la Velocidad etérea, que nos permite ralentizar el tiempo, gastando la barra cuanto más tiempo mantengamos pulsado el gatillo. También están los Golpes dirigidos; al tener el medidor en color amarillo (sobre un 30%) podemos devolver una bola apuntando exactamente dónde queremos que golpee - una versión más potente, el Golpe especial, cuenta con una animación personalizada para cada personaje, pero solo se puede realizar cuando tenemos la barra de energía al 100%, algo que rara vez ocurre.

Pero la mecánica estrella, lo que da profundidad, dinamismo y accesibilidad a Mario Tennis Aces, es el Golpe maestro. Quienes no estamos acostumbrados a juegos deportivos, en ocasiones nos parece injusto que haya acciones inevitables, como cuando en Virtua Tennis te mandan la pelota a un lugar físicamente inaccesible. El Golpe maestro es una acrobacia que el/la tenista realiza al mover el joystick derecho hacia una dirección concreta, ralentizando el tiempo brevemente, llegando a esa bola imposible y devolviendo la pelota si se ha hecho correctamente.

El asunto aquí está en que ese "hecho correctamente" es más fácil decirlo (o escribirlo, en este caso) que hacerlo. En primer lugar, requiere un timing muy preciso, pues el movimiento puede hacer que lleguemos antes que la bola (lo que hará que nos dé en el cuerpo) o que lleguemos tarde, perdiendo el punto al botar la pelota tras nuestra espalda. En segundo lugar, por la posición del joystick en el Joy-Con derecho, requiere precisión, práctica y dominio; la acrobacia puede realizarse en ocho direcciones posibles, y por error, por torpeza o por nervios podemos deslizar el stick en la dirección incorrecta. Por último, no solo hay que calcular el timing, sino también la distancia; si podemos acceder a una bola moviéndonos normalmente, el juego penaliza que intentemos usar el Golpe maestro, haciendo que el movimiento nos haga pasar de la bola.

Pero lo que realmente convierte al Golpe maestro en una mecánica totalmente satisfactoria es su relación con la barra de energía; recordándonos a la también satisfactoria recarga activa de Gears of War (donde al pulsar de nuevo el gatillo de recargar en el momento exacto recargábamos más rápido y con un potenciador al daño). El Golpe maestro suele gastar una porción mínima de la barra de energía, pero si acertamos de manera precisa la habilidad, recarga una parte mayor que la gastada, de manera que dominarlo suponga una ventaja clara frente al oponente en tanto que siempre tendremos más energía que el rival para realizar otras habilidades.

A esa satisfacción también ayuda, por un lado, la vistosidad en pantalla de esta habilidad, y por otro, su fisicidad; en una partida avanzada de Mario Tennis Aces estamos pulsando constantemente todos los botones, interactuando con los joystick a toda velocidad y moviendo los dedos rápidamente; el frenetismo de la pantalla se traslada físicamente a nuestras manos, causando una sensación de estrés y esfuerzo que conjuga con lo que vemos en la pantalla.

El dominar la habilidad, sin embargo, es complejo porque el Golpe maestro varía entre cada personaje, tanto en su animación como en el timing. Mario salta con una voltereta para llegar a la bola, Boo se esconde bajo el terreno de juego para aparecer justo donde está la pelota, y el mejor personaje de Nintendo, Waluigi, hace un Moonwalk.

Hace apenas cinco días que Mario Tennis Aces llegó a las tiendas, y a pesar de los fallos de conexión en algunas partidas online (en ocasiones el lag afecta más de soportable), sus mecánicas se están demostrando lo suficientemente profundas para establecer una escena competitiva que perdure, aunque todo dependerá del apoyo (o la falta del mismo) por parte de Nintendo.

Mario Tennis Aces

Mario Tennis Aces, desarrollado por Camelot y editado por Nintendo para Switch, es un nuevo juego de Mario Tennis que eleva aún más el nivel de la competición. Mario sale a la pista vestido como un profesional y dispuesto a enfrentarse a diferentes personajes en auténticos combates de tenis. Una nueva vuelta de tuerca al deporte del tenis que pondrá a dura prueba tu capacidad para leer la posición de tu adversario y responder cada vez con el golpe que te acerque a la victoria. Esta vez, el juego incorpora el primer modo historia desde Mario Tennis Power Tour para Game Boy Advance, y nos ofrece una nueva forma de vivir el tenis, con misiones, combates con jefes y más cosas.

Mario Tennis Aces