Actualidad

PES 2019: espectáculo visual y mejoras de juego

Salva Fernàndez salbaFR

Hemos jugado al título más sólido a nivel audiovisual y jugable de los últimos años.

La saga Pro Evolution Soccer hace ya algunas temporadas que se encuentra de nuevo entre la élite de los juegos deportivos. Tras una larga travesía por el desierto la pasada generación y cambios importantes en ésta, la franquicia de Konami ha conseguido mirar de tú a tú a su gran competidor gracias a una jugabilidad cada vez más pulida y realista. La entrega PES 2019 no lo tiene nada fácil, porque estrenamos temporada en la que ha perdido probablemente su licencia más poderosa: la Champions League. Pero la respuesta a ello se encuentra sobre todo en el terreno de juego, donde jugablemente es sólido y donde ha dado un salto visual importante. En este E3 2018 lo hemos podido probar y os ofrecemos nuestras impresiones al igual que ya hicimos con FIFA 19.

Cuando suena el pitido inicial en el Camp Nou entre Barça y Liverpool, tres licencias que la compañía mantiene a fuego, nos damos cuenta al momento que PES 2019 se ha metido de lleno en la presente generación de consolas. El título ofrece un acabado visual evidentemente mejorado respecto al año pasado a todos niveles. Lo que destaca en un primer momento es el césped, mucho más detallado y con un relieve mayor al que se le añaden ciertas irregularidades en algunos trazados que le dan verosimilitud. Pero no es solo eso. A los jugadores cada vez más reconocibles y mejor escaneados a nivel facial se le añaden animaciones más pulidas y un movimiento y textura de las camisetas sorprendente, donde se mueven con naturaleza, arrugas y pliegues incluidos, en cada movimiento que dan.

Todo ello acompañado de otro paso al frente: la iluminación dinámica. Mucho más realista, con sombras que se proyectan de manera sensata y campos que van cambiando sus espacios de cobijo y su luz a medida que avanza el partido. Todo en general deja un gran sabor de boca, también porque la base de la temporada pasada sigue ahí y es solvente en animaciones, refriegas entre jugadores y movimientos variopintos, que van desde disparos hasta estiradas convincentes de los guardametas.  

Pero un juego de fútbol se gana las alubias en lo que sucede en el terreno de juego, y no sería la primera vez que tenemos un título visualmente atractivo con una jugabilidad muy poco cuidada. No es el caso, entre otras cosas porque la base sigue siendo la de la temporada pasada. PES 2019 es continuista, y lo decimos en el buen sentido de la palabra. Su ritmo de juego, su exigencia en transiciones o en regates y sus particularidades dentro y fuera del área se mantienen, con varios elementos que se han matizado en este nuevo desarrollo.

 

Entre las novedades palpables a nivel jugable, varias animaciones nuevas en los remates al primer toque que cambian radicalmente según la posición y la presencia de rivales encima de nosotros. Lo vimos en remates de cabeza, voleas pasadas o disparos de primeras mientras cargábamos un hombro contra el defensor. PES hace tiempo que se ha convertido en un juego en el que la ventaja posicional es media vida (se nota sobre todo en centros al área donde el delantero que ha ganado la posición rematará con peligro), y ahora las diferencias en los remates son todavía más acusadas con este sistema que premia una posición ventajosa a la hora de buscar el gol.

También notamos un sistema de pases más exigente a la hora de jugar en posesión -con algunos pases de cara y al espacio mucho menos efectivos y con varios errores imposibles de ver en el pasado- y un sistema de disparos donde los tiros de calidad no parecían tan letales pero seguíamos viendo algunos disparos poderosos desde la frontal.

Algo que no nos ha convencido tanto es el juego por las bandas. En un par de partidos jugamos con tres delanteros o con un 4-4-2 con los volantes bien abiertos y se generaban muchos huecos a la espalda de la defensa con suma facilidad. No costaba demasiado dar un par de pases mientras el extremo o centrocampista había arrancado buscando el espacio para, luego, colocar un balón al hueco y generar una situación de peligro. Veremos si esto recibe algún ajuste, pero es cierto que tanto jugadas de paredes como roturas de marcaje de los laterales nos han parecido demasiado efectivas.

El cansancio hace acto de presencia 

Otra de las novedades que podemos ver superado el minuto 70 es la fatiga de los jugadores, mucho más presente que en otras entregas. Se nos explicó durante la presentación que era una característica de esta entrega y así lo pudimos corroborar, con jugadores más fallones de la cuenta cuando bajan su rendimiento e incluso alguna lesión en los limitados encuentros que disputamos. Para hacer frente a esto se ha añadido un sistema de sustituciones rápidas que se pueden hacer cuando el balón salde del terreno de juego y sin la necesidad de entrar en el menú de pausa para realizarlo.

Licencias y cambios en la Liga Manager

La pérdida de la Champions y la UEFA es un golpe duro para una saga que no puede competir en ese sentido ante su gran rival. La respuesta de Konami ha sido presentar un número de licencias enorme, el mayor de los últimos años. Y seguramente es así, pero con la también cruda realidad de que las dos ligas más importantes del mundo (la española y la inglesa) no están disponibles, como tampoco la alemana ni ahora la competición más importante a nivel europeo. De nuevo los jugadores con sus Option Files deberán compensarlo, cosa que hacen con creces y con resultados brillantes si uno mira las equipaciones de la temporada pasada. 

En todo caso, se han confirmado varias ligas, entre ellas la de Rusia totalmente exclusiva, a la que se suman las ligas italiana, holandesa, francesa, portuguesa, belga, argentina y la escocesa entre otras. También se tiene la International Champions Cup (la Champions del verano, esa competición de pretemporada en territorio yanqui) y varios nombres de leyendas para MyClub de relumbrón: Maradona, Cruyff, Romario, Roberto Carlos, Cafú o Beckham entre otros, este último portada de la edición leyenda del juego. 

PES 2019 sale el 30 de agosto en PC, Playstation 4 y Xbox One. Será entonces cuando veamos el resultado final de un título que no ha parado de crecer en los últimos años y que quiere seguir dando pasos al frente a pesar de los contratiempos que a nivel de licencias está teniendo. Como dicen ellos, el “poder del fútbol” está, sobre todo, en el terreno de juego. Y ahí PES está en forma.

PES 2019

PES 2019 es la nueva entrega de la popular saga de deporte y fútbol a cargo de Konami para PC, PlayStation 4 y Xbox One perteneciente a la temporada 2018-2019. Los fans podrán experimentar el movimiento realista de los jugadores haciendo que la reconocida jugabilidad de PES 2019 sea aún mayor, como el estilo único de juego de Beckham, Coutinho y otros que se materializa. El juego lleva la individualidad del jugador al siguiente nivel al introducir una variedad de nuevas habilidades que le dan al jugador la oportunidad de crear Momentos Mágicos en el terreno de juego, el aspecto más destacado de la superior jugabilidad de PES 2019. Poder encontrar espacio entre oponentes difíciles de superar experimentará un nuevo giro, con el Cansancio Visible, que afectará al rendimiento y el comportamiento. Las nuevas mecánicas de tiro tendrán en cuenta la mejora de la física de la pelota, la posición del jugador y el esférico, y las habilidades del jugador y los estilos de disparo. Llegar con balón hasta la red en PES 2019 será más satisfactorio que nunca con las nuevas físicas de la red, las celebraciones añadidas, y nuevas animaciones del público. El juego nunca se vio mejor gracias a ‘Enlighten’, software para efectos visuales realistas, y el 4K HDR en todas las plataformas. La “Iluminación Global” en tiempo real de luces y sombras ha dado lugar a gráficos mejorados con mayor detalle del público, textura del césped real y el regreso del increíblemente popular clima de nieve.

PES 2019