MotoGP 18, Impresiones

Pablo Seara García

Viajamos a Londres para probar MotoGP 18, que deshecha el motor gráfico de las anteriores entregas para ofrecer una experiencia gráfica y jugable a la altura de la competición.

Jorge Lorenzo no está pasando por su mejor momento. Desde que empezó la temporada no ha conseguido acercarse al podio. Su puesto en Ducati peligra y su compañero, Andrea Dovizioso, no parece contar con él para el próximo año. A sus 31 años, el pentacampeón del mundo no se plantea tomarse un año sabático; quiere aprovechar al máximo su carrera profesional y su intención es triunfar en Ducati, cueste lo que cueste.

La situación de Lorenzo es similar a la que vive Milestone hoy en día. El estudio italiano, responsable de franquicias como MXGP, FIA WRC o Ride, se especializa en videojuegos de conducción, concretamente de simulación realista. De ellos depende también el título que nos ocupa, MotoGP 18. Las entregas previas de la saga funcionaban con Yebis3, un motor gráfico creado por la compañía que se encontraba desactualizado cuando MotoGP 17 salió a la venta el año pasado. Este hecho terminó lastrando al juego frente a la crítica y los jugadores, y para remediar este problema, Milestone optó por usar Unreal Engine 4 para sus futuros juegos, creando MotoGP 18 desde cero para ofrecer una experiencia a la altura del deporte.

Parada obligatoria por el pit lane

La gran diferencia respecto a anteriores títulos es el mencionado cambio de motor gráfico, un movimiento necesario para actualizar la saga. Desde Milestone lo consideran casi un reboot, diseñando MotoGP 18 sin apenas reutilizar elementos de otras entregas. Este cuidado se nota en las partes más robustas del juego: la jugabilidad pura y la profundidad técnica.

En la demo que tuvimos la ocasión de probar, se encontraban disponibles los modos más básicos: carreras rápidas, contrarreloj y campeonatos. En todos ellos podemos controlar a motoristas de todas las divisiones, desde MotoGP hasta Moto3, incluyendo la MotoGP Rookies Cup. También tenemos la opción de crear nuestro propio piloto, aunque las posibilidades a la hora de personalizarlo son algo escasas, al contrario que a la hora de vestirlo, donde contamos con todo tipo de cascos, guantes y botas, e incluso diferentes formas de conducir.

Ingeniería motociclista

Una vez escogido nuestro piloto, llega el momento de personalizar nuestro vehículo, y en este sentido MotoGP 18 cuenta con una cantidad inmensa de ajustes técnicos. La profundidad de modificación de las motocicletas nos permite calibrar los frenos, retocar la suspensión, administrar la fuerza del volante, medir la progresión de la aceleración… Un sinfín de retoques destinados a perfilar nuestro estilo de conducción. Aunque todas estas opciones se pueden ajustar de forma manual, MotoGP 18 cuenta con un modo de autopersonalización, que ajusta todos estos detalles a nuestros gustos de forma automática a través de una serie corta de preguntas y respuestas.

Otro factor para tener en cuenta antes de la carrera son las ayudas de conducción y las reglas. Se trata de un conjunto de opciones que ajustan la dificultad con bastante precisión. Estas elecciones afectan temas como el rendimiento de los contrincantes, la duración del recorrido o el comportamiento de las motos. Dependiendo de los ajustes que escojamos, se añadirá un porcentaje extra que nos otorgará más o menos recompensas al final del circuito. Todos estos detalles nos dejan ver que los desarrolladores han trabajado para integrar tanto a los seguidores acérrimos de la saga, como a aquellos que quieren iniciarse en ella, desplegando una amplia gama de opciones que incitan la accesibilidad en diversos aspectos del juego, incluyendo la opción de rebobinar, presente en anteriores entregas.

Recortando segundos

Aunque MotoGP 18 cuenta con muchas opciones técnicas, lo verdaderamente importante ocurre dentro de los circuitos. Aquí es donde podemos notar de verdad la diferencia entre motores gráficos, tanto visual como jugable. La recreación de los vehículos y las pistas se acerca más a la realidad, aunque sin alcanzar las cotas de referentes automovilísticos como Gran Turismo o Forza. Aun así, parece que el apartado gráfico ha mejorado respecto a su antecesor. La iluminación y las diferentes cámaras actúan notablemente, y las motos se degradan conforme impactamos con obstáculos. Factores como el clima, que afecta al rendimiento de los vehículos, relucen con el Unreal Engine, y la sensación de velocidad está más lograda, rindiendo a 60fps en una PS4 Pro.

Las físicas merecen una mención aparte. Adaptar su correcto funcionamiento a todas las posibilidades que ofrece MotoGP 18 no es tarea fácil, pero en la escasa hora que pudimos probar el juego funcionaban con creces. Aspectos como frenar, acelerar y girar nuestra moto se realizan de forma realista, con controles que reflejan perfectamente nuestros movimientos. Sin embargo, las colisiones podrían contar con algo más de impacto. Simular el manejo de una motocicleta de 500cc a través de un mando es clave para sumergirnos en las carreras, de ahí nuestro deseo de que los golpes que nos demos se transmitan de forma más impactante.

Una larga temporada

A pesar de que las sensaciones que transmite son positivas, hay algunos aspectos de MotoGP 18 que podrían mejorar de cara a su lanzamiento. Si bien lo puramente jugable parece funcionar bien, hay algunos detalles gráficos con margen de mejora, como los propios pilotos o algunos elementos fuera de las pistas. También echamos en falta un apartado sonoro más dinámico, con variaciones que reflejen con exactitud los cambios de velocidad en las motos.

La inclusión de un modo espectador y un modo foto, ambos sencillos pero efectivos, pretenden hacer de MotoGP 18 una experiencia más social y competitiva.  Sin embargo, no tuvimos la oportunidad de probar el online en Londres, por lo que habrá que esperar a su estreno el próximo mes para juzgar su ejecución, clave para repetir su éxito como deporte electrónico en 2017.

En Le Mans, Lorenzo consiguió quedar en sexto lugar, su mejor puesto en lo que va de temporada. Quizás no sea suficiente para convencer a Ducati de mantenerle en el equipo, pero puede marcar el principio de una tendencia positiva para el piloto español (aunque empezó la carrera como líder). De la misma forma, Milestone parece haber solucionado las carencias gráficas de MotoGP 17, acercando su última entrega a una experiencia visual propia de un Triple A.

A falta de probar su apartado online y su modo mánager, MotoGP 18 se encuentra en el buen camino para actualizar la franquicia. Quizás se queda corto en los modos de juego que ofrece, pero goza de una amplia variedad de opciones y ajustes que los aficionados de la saga recibirán con brazos abiertos. Los más novatos también cuentan con facilidades a la hora de adentrarse en MotoGP, a través de una serie de tutoriales avanzados y elecciones accesibles para personalizar los vehículos y las carreras. Milestone se encuentra en la última vuelta y los jugadores seremos testigos de si acaban en el podio o se pasan de frenada.

MotoGP 18

MotoGP 18 para PCPlayStation 4Xbox One y Switch, trae consigo toda la adrenalina y toda la velocidad del nuevo campeonato del mundo de motociclismo. Desarrolla tu carrera como piloto profesional desde el campeonato Red Bull MotoGP Rookies Cup hasta llegar a la máxima categoría de MotoGP. Compite junto a los pilotos de MotoGP en los 19 circuitos oficiales, incluido el nuevo Buriram International Circuit, en Tailandia, y disfruta de una experiencia de juego todavía más inmersiva gracias a las nuevas funciones y a la nueva edición del MotoGP eSport Championship. Siéntete como todo un piloto profesional, decide cómo desarrollar la motocicleta, aprende a gestionar el desgaste de neumáticos y a utilizar el MotoGP ID para controlar el progreso. Seguir de cerca las carreras de tus amigos nunca había sido tan fácil gracias a las nuevas cámaras del modo Espectador.

MotoGP 18