Cazadores de Lore: Yharnam (Bloodborne)

Paula Croft paulacroft02

Bloodborne (2015), una obra maestra surgida de la mente de Hidetaki Miyazaki y creada por From Software (saga Souls) presenta una historia oculta muy interesante que merece la pena explorar. En esta ocasión visitaremos la oscura y maldita ciudad de Yharnam.

Nota: Todos los reportajes marcados como "Cazadores de Lore" pueden contenter spoilers sobre el juego del que se habla

El genio detrás de la saga Souls, Hidetaki Miyazaki , creció en una familia pobre en la ciudad de Shizuoka, Japón. Ya que no disponía de demasiado dinero para dedicar a su entretenimiento, pasaba las horas de su infancia en una librería entre montones de libros, muchos de ellos en inglés, lengua que tan solo entendía a medias. Lejos de rendirse, su método para comprender las historias era conectar las palabras y llenar los huecos para acabar formando su propia historia con los fragmentos que sí comprendía.

Al contrario de lo que ocurre con los DarkSouls, Bloodborne no presenta las respuestas argumentales que buscamos en el juego en sí. No hay líneas de diálogo, ítems u localizaciones que desprendan ese fragmento de la historia necesario para comprender lo demás y que todo acabe encajando. No hay una respuesta totalmente clara a la historia de Bloodborne, si no que el juego te pregunta que piensas tú, cuál es tu historia, qué extraes de lo desconocido. Es un libro donde no se pueden comprender la mitad de las palabras y los lectores debe llenar por sí mismos los huecos.

Con esta reflexión inicial abre el que podría considerarse uno de los mejores análisis de Bloodborne habidos a día de hoy, si no el mejor: The Paleblood Hunt, A Bloodborne Analysis por “Redgrave”. A partir de su lectura y, por supuesto, haber jugado al detalle al título que nos atañe, hemos confeccionado este “Cazadores de lore” en el que desentrañaremos una parte de este rico e interesante argumento. Como si de un capítulo del metafórico libro del que hablábamos se tratara, hablaremos de Yharnam dándole el mejor tratamiento que podamos, dado que para hacerlo del todo bien necesitaríamos unas 100 páginas (o más) como las que Redgrave presentó.

Por ello, en el siguiente texto no pretendemos desentrañar la totalidad de la trama, personajes y lore de Bloodborne, si no centrarnos en uno de sus escenarios más relevantes donde ocurre gran parte de la acción del juego: Yharnam. Mientras patrullemos por las peligrosas calles, descansemos en la catedral y descubramos los oscuros secretos que guardan sus muros y habitantes, trataremos de plasmar los detalles, historias y curiosidades que se ocultan en la ciudad maldita.

Por supuesto el texto contendrá destripes del lore, ya que es la única forma de poder explicar bien el tema que nos atañe, además de ideas propias de aquellas áreas que no quedan tan claras, de esos huecos que nos preguntan qué pensamos, cuál es nuestra interpretación. Por ello recomendamos haber jugado y finalizado primero Bloodborne, aunque siempre podéis leer las líneas precedentes para convertidos en cazadoras y cazadores preparados para la caza que os aguarda.

Los cimientos: Byrgenwerth, los Escolares y la Antigua Sangre

Byrgenwerth es un antiguo lugar de aprendizaje. Y la tumba de los Dioses, tallada bajo Yharnam, debería ser familiar para cualquier cazador. La historia comienza cuando un grupo de jóvenes escolares de Byrgenwerth descubren un medio sagrado en lo más profundo de la tumba. Esto llevó a la fundación de la Iglesia de la Sanación y a establecer la curación de sangre. En este sentido, todo lo sagrado en Yharnam puede remontarse a Byrgenwerth”. – Alfred, Cazador de los Sangrevil.

Tratar toda la historia previa a Yharnam sería una tarea colosal y nos derivaría de nuestro objetivo. Aun así, creemos imprescindible nombrar a los Escolares que estudiaron en Byrgenwerth y realizaron el gran hallazgo que puso en marcha todo el argumento de Bloodborne. Los más relevantes de estos Escolares iniciales fueron el grupo formado por el Maestro Willem (líder de la academia), Laurence (el primer vicario), Caryll (la maestra en el crafteo de runas) y Micolash (que encontramos en la pesadilla de Mensis). Aparte de los cuatro también hay indicaciones de que dos Escolares más tuvieron un papel muy importante en los inicios: Gehrman (el primer cazador) y Lady Maria (mejor pupila de Gehrman que custodia el área de estudio de la Iglesia de la sanación).

El momento decisivo llegó cuando todos ellos descubrieron el misterio que se ocultaba bajo las piedras de las criptas de Pthuemerian: La Antigua Sangre de Los Grandes que confirmaba la existencia de los mismos. Tras este gran hallazgo los objetivos de los Escolares cambiaron y tuvieron como principal objetivo la evolución, empujando los límites de la humanidad para alcanzar un estado mayor. Con tal de alcanzar ese plano elevado de conocimiento los Escolares se dividieron en dos grupos, ya que unos creían que lo lograrían mediante el estudio y uso de la Antigua Sangre (representada en el juego con los Ecos de sangre que recogemos) y los otros mantenían que el conocimiento se lograría con la Lucidez.

En el primer grupo, que podrían llamarse los Revolucionarios, fueron liderados por Laurence, acompañado de Micolash, Gehrman y Maria, creyendo en el poder otorgado por la Sangre. Por otro lado, los estudiantes leales al Maestro Willem creyeron que el conocimiento expresado por los Ojos les llevaría a comprender los planos superiores en los que se hallaban Los Grandes y eso les permitiría elevar a la humanidad a ellos.

Con tal de reservar información relevante para futuros textos y de apresurar nuestra llegada a Yharnam, hacemos un salto importante hasta nuestro despertar, dejando por el camino a Kos, Rom y la interesante Aldea Pesquera.

El Despertar y Iosefka

“Oh, sí…sangre pálida. Bien, has venido al lugar apropiado. Yharnam es el lugar del transvase de sangre. Solo debes desentrañar su misterio. ¿Cómo debe empezar una extranjera como tú? Fácil, con un poco de sangre de Yharnam propia…Antes necesitarás un contrato. Bien, todo sellado y firmado. Y ahora comencemos la transfusión. Oh, no te preocupes. Pase lo que pase…creerás que solo ha sido un mal sueño…”.

Tras un recibimiento inicial nos despertamos en la clínica, recibiendo la transfusión de sangre que cure la misteriosa enfermedad que portábamos con nosotros desde tierras lejanas, motivo por el que acudimos a Yharnam. Es sabido que al descubrir la Antigua Sangre de los Grandes los Escolares hicieron algo más que estudiarla. La utilizaron, mediante transfusiones de sangre orquestadas por la Iglesia de la Sanación, ya que sus propiedades superiores parecían poder curar toda la enfermedad que los sujetos padecieran. Lo que no predijeron en un primer momento fueron las consecuencias de estas cada vez más comunes transfusiones…¿o tal vez sí y por ello utilizaron a los habitantes de Yharnam como sujetos involuntarios de pruebas?.  

Volviendo a la camilla donde nos encontramos, sin tener conocimiento todavía de la historia de la peligrosa ciudad en la que nos hemos adentrado, abrimos los ojos para descubrir que volvemos a estar solos, pero por poco tiempo. Una bestia con forma licántropa surge a partir de un gorgoteo de sangre habido en las tablas de madera del suelo y se aproxima con las garras en alto. Al estar lo suficientemente cerca de nuestro cuerpo empieza a arder, ya que la sangre de Yharnam que está fluyendo por nuestras venas, sustituyendo la nuestra, extranjera, nos protege del mal momentáneamente. ¿O tal vez tienen algo que ver los pálidos y monstruosos pequeños mensajeros que trepan por nuestro cuerpo hasta cubrir todo lo que alcanza a ver nuestra vista?.

“Ah, habéis encontrado una cazadora…”. Con estas palabras pronunciadas por una voz femenina despertamos en El sueño del cazador. Una gran luna llena, lápidas, flores blancas y un taller en lo alto de unas escaleras descansan plácidamente. Ah, y una muñeca

Nos levantamos, físicamente y en el mundo de la vigilia, tras tocar una lápida para encontrar de nuevo la clínica de Iosefka. Al subir las escaleras a nuestras espaldas nos encontramos a la propia doctora a través de una puerta cerrada: “¿Has…salido de caza? Entonces lo siento mucho, pero… no puedo abrir esta puerta. Soy Iosefka. No puedo exponer a los pacientes de mi clínica a la infección. Sé que cazas para nosotros, para nuestro pueblo, pero lo siento. Por favor, es todo lo que puedo hacer (nos entrega un vial de su sangre). Ahora vete. Y buena cacería”. La próxima vez que la volvamos a encontrar la doctora ya no será la misma…aunque esa es una historia para otro día.

Estamos solos y al salir del edificio nos adentramos en la oscura ciudad de Yharnam. Con un estilo arquitectónico gótico y victoriano repleto de catedrales, iglesias y capillas que fue creado a partir de la inspiración que Miyazaki y su equipo obtuvieron de ciudades como Rumanía y la República Checa. La capilla de Oedon recuerda a la Catedral de Aquisgrán, las tumbas amontonadas en los rincones del Paso del Osario de Hemwick forman una estampa similar al cementerio judío de Praga y otras localizaciones reales como la Iglesia Negra de Brasov o la de San Lorenzo (Nuremberg) inspiran a las localizaciones halladas en Yharnam, con un toque más oscuro y tétrico.

Apenas tenemos tiempo de apreciar la arquitectura, ya que los habitantes malditos y las bestias patrullan por las calles con un rumbo fijo y cíclico y la única misión de matarnos e impedir que realicemos nuestra misión. Ataúdes, fuego y estatuas de piedra, enredaderas y rejas de pinchos se combinan con la ciudad de forma caótica e incómoda, creando caminos laberínticos y trampas en todos los rincones de Yharnam.    

Entre enemigos y muerte encontramos algunas voces humanas que permanecen en sus hogares sobreviviendo a la cacería. La voz de una pequeña niña se cuela a través de la ventana para pedirnos que busquemos a su madre. Nos entrega una caja de música y explica: "Mi madre lleva un broche rojo con una joya. Es muy grande...y bonito, no pasa desapercibido. Si la encuentras dale esta caja de música. Suena una de las canciones favoritas de papi. Y cuando papi se olvida de nosotras, la tocamos para que se acuerde. Mami es tan despistada...¡mira que irse sin ella!". Posteriormente encontramos a otro cazador, el padre Gascoigne, pero no se trata de un aliado. Tras vencerlo encontraremos un cadáver de una mujer en la zona...con un broche rojo. Si reproducimos la caja de música durante el combate, el cazador enemigo se echará las manos a la cabeza y gritará de dolor por recordar lo que hizo.

La Iglesia de la Sanación y el Viejo Yharnam

“Si estás interesada en la sangre, deberías probar con la Iglesia de la Sanación. La Iglesia controla todo el conocimiento en la transfusión de sangre y sobre todos los tipos de sangre. Cruzando el valle hasta el Este de Yhanam descansa la ciudad de la Iglesia de la Sanación, conocida como el Distrito de la Catedral. Y en sus profundidades está la Antigua Catedral (…) el lugar de nacimiento de la sangre especial de la Iglesia de la Sanación, o eso dicen. Los habitantes de Yharnam no comparten demasiado con los forasteros. Normalmente no te dejarían acercarte a este lugar pero…La Caza es esta noche. Esta podría ser tu oportunidad” – Gilbert.

Una voz humana que se cuela a través de una ventana de uno de los pocos edificios que permanecen como refugios, a los cuales nadie nos abrirá las puertas, nos da un objetivo real: alcanzar la Iglesia de la Sanación para tratar de obtener respuestas. Esta institución sirve de ancla y estructura para toda Yharnam, liderados en un inicio por el primer Vicario Laurence y encargados de realizar las transfusiones de sangre a la población a partir de la Antigua Sangre obtenida de El Grande (se cree que concretamente de Ebrietas) que los Escolares encontraron tiempo atrás en Byrgenwerth.

Al extenderse la noticia de que tal sangre podía curar cualquier enfermedad, cada vez más ciudadanos de Yharnam acudían a la Iglesia para obtener una transfusión. Pero lo que no sabían era que la sangre estaba maldita y con ello llegó el Azote de la Bestia, que convirtió a muchos portadores de la maldición en los terribles monstruos que ahora asesinamos sin piedad. Porque es nuestro nuevo trabajo aquí en Yharnam, como cazadores y cazadoras. Guerreros y guerreras de élite mandados por la Iglesia y comandados por Gehrman, quién fundó la orden tiempo atrás y que ahora conocemos en el taller del sueño del cazador, para acabar de forma sigilosa con todas las personas que se habían transformado en bestias y así evitar que se extendiera el caos. Todo para evitar que se dieran cuenta de que la sangre que les estaba siendo administrada les convertía en monstruos. Al menos fue el plan en un inicio, en los primeros tiempos en los que el número de infectados no era tan elevado, hasta que todo cambió con los hechos ocurridos en el Viejo Yharnam.

Viejo Yharnam, quemado y abandonado por la gente, ahora es tan solo el hogar de las bestias. No harán daño a nadie de arriba. Da media vuelta…o la cazadora se enfrentará a la caza” – Djura, cazador retirado.

Las transfusiones de sangre se estaban usando en exceso y por ello cada vez había más monstruos y más cazadores necesarios para acabar con ellos. Con el nuevo mandato de Ludwig incluso se armó a los ciudadanos, levantando así a cazadores inexpertos que morían a manos de las bestias o se acababan convirtiendo en ellas por la sangre que portaban. Un círculo vicioso que acabó por desvelar el secreto de las cacerías nocturnas.

La gente entró en pánico, pero ya era demasiado tarde para escapar, pues la sangre maldita corría por sus venas. La Antigua Yharnam y sus habitantes, monstruos y humanos, tuvieron que arder y con ella surgió la Yharnam que visitamos y por la que tratamos de avanzar. Por su estado y la cantidad de seres malditos que nos encontramos sabemos que no está en mejores condiciones de las que encontró la Antigua ciudad antes de ser reducida a cenizas.

“Teme la vieja sangre”

“En Yharnam la sangre fluye como el agua. No encontrarás bares en la ciudad, ni pubs o tabernas. Solo encontrarás sangre en Yharnam, ya que es más embriagadora y adictiva que el alcohol”.

La sangre es la fuente de placer, entretenimiento, adoración y devoción en Yharnam. Incluso Arianna, una prostituta que encontramos en uno de los edificios de la ciudad y podemos mandar a la Catedral para que esté a salvo, nos ofrece su sangre y no servicios sexuales como recompensa.

Sangre, Blood, Bloodborne, Nacido de la sangre. Para ello hemos venido hasta Yharnam, para renacer, convertirnos en cazadores y cazadoras especiales de sangre pálida que puedan renacer una y otra vez al viajar al sueño del cazador. “Honorable cazadora, busca los ecos de la sangre y yo los canalizaré para darte fuerza. Perseguirás bestias… y yo estaré para ayudarte a reforzar tu espíritu enfermizo. Adiós, querida cazadora. Encuentra tu valía en el mundo de la vigilia”, nos dice la misteriosa muñeca creada por Gehrman para custodiar el sueño del cazador, bajo la apariencia de su más querida y habilidosa pupila fallecida, Lady Maria.

Tras muchos y duros enemigos, de avanzar por la ciudad maldita y de morir y renacer una y otra vez encontramos a Yharnam, la reina de Pthumerian por primera vez tras vencer al Grande, Rom la araña vacua, en el fondo del lago.  Una mujer con un largo vestido blanco manchado de sangre por la zona del vientre. “Todas las Grandes pierden a sus hijos y luego anhelan un sustituto”, otra gran historia oculta guardada para otro día.

Y así, la Luna de Sangre baja en el cielo y podemos ver finalmente la realidad de la ciudad de Yharnam y todas las horribles bestias Amygdalae que se apoyan en las catedrales victorianas y siempre nos observaron. Todo se torna aún más peligroso y a medida que avanzamos descubrimos pequeños fragmentos de la verdad, mediante ítems caídos por nuestros enemigos, frases de nuestros pocos aliados y aliadas y con todo ello llegamos a una conclusión final, que nos despierta Eileen, la cazadora cuervo: “Todos los cazadores deben morir…La pesadilla debe acabar…”.

¿Qué pasaría si no hubiera más cazadores ni cazadoras para buscar la sangre y llevar a cabo la voluntad de la Luna de Sangre y de los Grandes mediante la cacería? ¿Acabaría la pesadilla? Pensad en la sensación de alegría que sentimos cada vez que matamos a un boss, cómo volvemos al sueño del cazador para usar los ecos y volvernos más fuertes, cómo lo único que deseamos es regresar para continuar cazando y aumentando nuestro poder. “Muy pocos cazadores pueden resistir la intoxicación de la caza. Mírate, eres igual que el resto”. Y tal vez tenga razón.

Fuente principal: The Paleblood Hunt, A Bloodborne Analysis by “Redgrave” 

Tradución al castellano por "Sirya" en Zonaforo