Actualidad

La clave del éxito del primer State of Decay

Xose Llosa

El fenómeno del primer juego

El secreto de Undead Labs

El motivo por el que Microsoft apuesta por una licencia de zombis, una más, como State of Decay, está claro: el primer juego fue un éxito sin precedentes. Pese al vasto catálogo de Xbox Live, el juego de Undead Labs, un perfecto desconocido de manos de unos extraños, se convirtió en el juego original de Live Arcade más vendido del catálogo; el más rápidamente vendido, y también uno de los más jugados por la comunidad. Un juego de zombis y sin grandes alardes técnicos… ¿Cuál fue la clave?

La libertad. Como tantas veces, la clave de State of Decay recayó sobre la libertad de acción. Exactamente ese mismo elemento es el que sujeta la segunda entrega de la franquicia, que trata de retomar los fundamentos del primer juego, ahora añadiendo un elemento cooperativo que falta ver cómo encaja en toda la fórmula. 

State of Decay 2: Requisitos mínimos y recomendados en PC

State of Decay hizo de la sencillez cualidad. Conocedores, todos, de cómo funciona el género de zombis, Undead Labs no articula el transcurso en torno a unos personajes determinados, sino que centra el desarrollo sobre un entorno costumbrista. ¿Cómo sobrevive una comunidad a un apocalipsis? Esa es la gran pregunta que vertebra el juego. 

Max Brooks, el autor de Guerra Mundial Z, se ha hecho de oro gracias a una propuesta similar en literatura. Un libro que básicamente resulta un compendio de informes y testimonios sobre el fin del mundo protagonizado por infectados. Cuando esa idea se traslada a la gran pantalla, todo se trata de vertebrar en torno a la historia de unos personajes protagonistas que funcionan como conductor, y el resultado es un fiasco. 

Bajo esta misma lógica funciona State of Decay, lejos de definir un grupo de protagonistas claro, el juego desdibuja los objetivos finalistas en un compendio de micro historias personales hiladas. Así, la aventura cruza un montón de personajes en diferentes situaciones, con diferentes intereses y precedentes, respecto a los que tenemos que tomar la decisión de ayudarles, ignorarles, o, si de ello depende nuestra propia supervivencia, quizá deshacernos de ellos. Cada acción determina también la vinculación entre los miembros de nuestro pequeño grupo de supervivientes, muy en la línea de The Walking Dead. Así, una mala decisión puede llevar a la pérdida de un miembro valioso en nuestro clan. 

State of Decay 2 muestra su potencial en un nuevo tráiler

De esta forma, lo interesante de State of Decay, un juego muy recomendable, no es el punto final de la historia, sino que cada día en su transcurso puede ser una pequeña aventura, en unas ocasiones rutinaria, pero en otras cargada de épica. Siempre, bajo la mirada de un mundo hostil, que presenta la posibilidad más que probable de que todo lo planificado puede salir mal. 

Esta estructura de microrrelatos, de día a día de supervivencia, se combinó con un videojuego en muchos sentidos adelantado a su tiempo: elementos de supervivencia en un mundo abierto, que cuando fue lanzado no era algo especialmente frecuente, y hoy es característica imprescindible en buena parte de nuestro catálogo vigente. 

La segunda entrega de State of Decay llegará el próximo 22 de mayo a Xbox One y PC. En Xbox estará disponible en Xbox Game Pass desde su primer instante. Lo complejo del lanzamiento de Microsoft, sin duda, es estar a la altura del primer capítulo, que además de un juego todavía hoy recomendable, en su momento supuso un fenómeno en audiencia en Xbox 360.

State of Decay

State of Decay es un juego de zombies de mundo abierto desarrollado para Xbox 360 y PC por Undead Labs. Fue inicialmente anunciado como Class 3 y combinará acción con supervivencia en tercera persona.

State of Decay