Actualidad

El efecto de la edad en la dificultad de un videojuego

Sergio C. González Sergio5Glez

La habilidad es cuestión de tiempo

La mejora de la habilidad y el tiempo invertido, una evolución constante

Con una industria del videojuego en constante cambio, es imposible dejar de ver que nosotros, los jugadores también lo hacemos. Aquellos que lleven tantos años jugando que hayan perdido la cuenta podrán constatar el hecho de que ahora dedican horas a género que antes quizá dejaban pasar de largo, o que por algún motivo no se atrevían a conocer; pero la experiencia es un grado y eso se percibe también en nuestra habilidad a la hora de afrontar un título.

¿Mejoramos como jugadores?

Con motivo del 25 aniversario de Super Mario Land 2: Six Golden Coins (GB, 1993 en Europa), para quien escribe estas líneas ha sido inevitable recordar una situación dada hace muy pocos años, cuando en un ejercicio de nostalgia recuperó su cartucho para volver a completar un título que en su día llevó meses terminar.

Si en su día el enfrentamiento final contra Wario era algo complejo, casi aterrador, en aquella tarde fue un mero trámite. Lo cierto es que Super Mario Land 2: Six Golden Coins se puede completar en menos de 4 horas si somos mínimamente ágiles y no nos entretenemos con más allá de lo necesario para avanzar. Entonces, ¿por qué tardar tantas semanas o incluso meses en una tarea tan aparentemente sencilla?

Está claro que esto depende de cada jugador o jugadora, que son factores en los que influyen muchos condicionantes, aunque quizá el más determinante sea la edad y los juegos que tenemos a nuestro alcance.

Son muchos los que en su infancia solo disponían de un par de cartuchos al año –el de Navidad y el de cumpleaños–, mientras que el resto de juegos de su consola o bien eran un préstamo del videoclub más cercano o bien eran de ese colega de clase siempre dispuesto a calmar nuestras ansias. Además, en esas edades la falta de experiencia impedía que saliésemos victoriosos en niveles más complejos de lo normal. 

Saboreando cada bocado: lo poco abunda

Decenas de juegos en los catálogos de juguetes pero solo un par para elegir. Esta constante, repetida hasta momentos de bonanza económica o independencia financiera, nos hacía exprimir cada juego hasta la saciedad. Es difícil apuntar si se debe a la pasión que teníamos ante ese videojuego concreto o porque, inevitablemente, de donde no hay, no se puede rascar, así que tocaba repetir una y otra vez niveles o mundos, dependiendo del género.

Super Mario Land 2: Six Golden Coins supuso un cambio en el paradigma de los plataformas bidimensionales en consolas portátiles, un cambio enorme respect a la entrega original no solo en lo gráfico sino en lo jugable.

Habría que viajar en el tiempo para preguntar a nuestro yo del pasado por qué quedamos atrapados en esos cartuchos, por qué caíamos y volvíamos a caer en niveles no demasiado complicados y, de repente, un día superamos esa fase para continuar donde lo dejamos.

Habilidad, repetición, paciencia, pasión, ¿qué ha quedado de eso y cómo lo evoluciona con el paso del tiempo?

No dudes en compartir los que fueron para ti juegos clave en tu infancia.