Actualidad

Tres juegos ideales para jugar en el metro

Fran García narfm

Sin micropagos y sin conexión a internet.

Tres juegos para móviles perfectos para jugar en el metro

Quienes vivimos en grandes ciudades tenemos un gran problema con el que lidiar día a día. Pasamos la vida en en metro. Si somos previsores, llevamos un libro encima, los auriculares para escuchar algún podcast, o desde el pasado marzo, nuestra Nintendo Switch. Pero cualquiera que haya tenido que coger un metro en Madrid a las 8:00 de la mañana sabrá que en muchos casos el vagón va tan lleno que es imposible buscar la consola, o cualquier otra cosa, en la mochila. Y en caso de conseguirlo, tampoco va a ser fácil sostener algo tan grande entre las manos cuando te están pisando y tu cabeza está rodeada por brazos que intentan agarrarse a una barra de metal.

Por suerte, siempre llevamos en el bolsillo un pequeño dispositivo que nos puede salvar de la situación. Es cierto que muchos son reticentes a jugar en el móvil por eso de que la mayoría de títulos se basan en micropagos, y en la gran mayoría de ocasiones, además, te exigen estar conectado a internet, por lo que tampoco son una opción para jugar en el metro. Pero buscando bien en el App Store o el Play Store, podemos encontrar grandes joyas del videojuego sin ninguna de esas taras a cambio de pagar un par de euros por ellos.

Downwell

Si os gustan los roguelike compartís algo en común con Ojiro Fumoto, que desarrolló Downwell porque estaba tan enganchado a Spelunky que quería jugarlo en cualquier lugar. A pesar de la inspiración, la obra tiene su propia personalidad. Nos tiramos a un pozo dividido en varios niveles haciéndonos con nuevo armamento y mejoras para el personaje mientras intentamos sobrevivir saltando de enemigo en enemigo a un ritmo endiablado. El sistema de juego es mucho más complejo de lo que parece en un principio, y por supuesto, la dificultad está asegurada.

Puedes comprar Downwell por 3,49€ en el App Store de iOS o por 3,09€ en el Play Store de Android.

Super Hexagon 

En el arcade psicodélico de Terry Cavanagh, Super Hexagon, la dificultad más baja es difícil. Y no para de subir mientras el jugador, representado por un triángulo, va esquivando las formas poligonales que se acercan a una velocidad y con una complejidad cada vez más alta. Las partidas no son muy largas. Al principio durarás menos de 10 segundos, pero poco a poco irás superando tus récords y harás los movimientos de manera completamente mecánica al ritmo de la música compuesta por Chipzel.

Puedes comprar Super Hexagon por 3,49€ en el App Store de iOS o por 2,69€ en el Play Store de Android.

Ridiculous Fishing

En ocasiones, el metro va tan congestionado que ni siquiera podemos usar las dos manos para jugar con el móvil. Por suerte, Ridiculous Fishing puede jugarse con una sola mano. La obra de Vlambeer (Nuclear Throne, Super Crate Box) va de pesca, sí, pero de una pesca totalmente absurda y adictiva. Una vez lanzado el anzuelo, el objetivo es llegar lo más profundo posible hasta dar con el pez que queremos capturar y coger todos los peces que podamos por el camino mientra recogemos el hilo, para después lanzarlos por los aires y cargárnoslos a tiros. Tras cada partida podremos ir aumentando la profundidad a la que podemos llegar, mejorar nuestro armamento, añadir motosierras al anzuelo y otras tantas cosas que nada tienen que ver con la pesca tradicional (o eso creemos).

Puedes comprar Ridiculous Fishing por 3,49€ en el App Store o por 2,69€ en el Play Store de Android.


Y hasta aquí este breve repaso por algunos juegos que siempre llevamos en nuestro móvil cuando nos metemos en un vagón atestado de gente con poco desodorante. ¿A qué jugáis vosotros cuando subís al metro? ¿Qué os parecen los títulos propuestos? ¡Os leemos en los comentarios!