Actualidad

Un año del anuncio de Switch: De la desconfianza al éxito

Xose Llosa

El terremoto Nintendo Switch

Un año desde la presentación de Nintendo Switch

El 13 de enero de 2017 se presentó Nintendo Switch de manera oficial en un evento desde Japón. Antes, a finales de 2016, se había mostrado un tráiler de concepto de la consola, que daba las primeras pinceladas respecto a algunos de los juegos, respecto al hardware, pero principalmente en referencia a la filosofía: Nintendo Switch pretendía ser una plataforma híbrida, enfocada a un público adulto, y adaptada a la vida flexible actual. Ese era el mensaje de Nintendo, que se materializó en la presentación de enero como la plataforma que hoy tenemos entre manos.

Los titulares de las últimas semanas certifican el éxito de la plataforma: “Nintendo Switch: la consola más rápidamente vendida de la historia”. “Nintendo Switch multiplica por 4 las ventas de PS4 en Japón”. “9 de los 10 más vendidos son de Switch/3DS en Japón durante la última semana”. Sin embargo, el primer acercamiento a la idea de Nintendo Switch estuvo envuelto en la desconfianza.

Debemos recordar el contexto de partida para esta plataforma. Aunque la máquina surge de la época de Satoru Iwata, el fallecimiento del presidente en julio de 2015 implica que no llegase a ver la comercialización. El perfil de Iwata es radicalmente diferente al de un desconocido Kimishima, que le dio relevo al mando de la compañía. Iwata guarda en su lista de frases célebres aquella de la GDC: “En mi tarjeta de visita soy un presidente de empresa. En mi mente, un programador de juegos. Pero en mi corazón soy un jugador”. Conocido desarrollador de Hal Laboratory, y de trayectoria muy dilatada, el directivo gozaba de la simpatía de la comunidad gracias a su cercanía. Kimishima, sin embargo, viene de un perfil opuesto. Desconocido para el gran público, y poco amigo de los focos, el nuevo CEO tiene un perfil ejecutivo. A priori, no era descabellado pensar en cambios profundos en la manera de proceder con la nueva dirección. No obstante, ya en sus primeras intervenciones, Kimishima prometió poner en práctica la obra de Iwata. Y exactamente eso es lo que ha venido haciendo hasta ahora.

La desconfianza

A pesar de todo, el principal foco de desconfianza se fraguaba también en el prematuro desenlace de Wii U, una plataforma que no logró impacto comercial. También, momentos de cambio en Nintendo con su desembarco a móviles. En definitiva, Nintendo se encontraba a finales de 2016 en una situación de máxima inestabilidad, de completa turbulencia. La rareza de Nintendo Switch en cuanto a su concepto, y una propuesta técnica muy diferente a la del resto de consolas, terminó de avivar esa llama de recelo. Sin embargo, en medio de la tormenta, y en tiempo récord, Nintendo Switch ha dado un giro de 180º a la situación.

Se analizará con el paso del tiempo y en detalle, pero parece imposible que la misma compañía que pasó apuros con Wii U, de pronto consiga hacer de Nintendo Switch la plataforma más rápidamente vendida de la historia. Lo paradójico de todo este asunto es que, si se asume que el catálogo es responsable en buena medida del éxito de Nintendo Switch en 2017, debemos tener en cuenta que dos de sus juegos más exitosos son títulos de Wii U: Zelda: Breath of the Wild y Mario Kart 8. El primero de ellos, anunciado para Wii U tiempo atrás y lanzado en Wii U de manera simultánea, terminó convertido en el título estrella para el lanzamiento de Nintendo Switch. El segundo, también muy vendido en Wii U, se convierte en el juego más exitoso para Switch en Reino Unido durante el pasado año.

Esto nos debe llevar a pensar sobre dos aspectos: el primero es que el principal problema de Nintendo Wii U no fue el catálogo, al menos no el catálogo first party; el segundo, que el éxito de Nintendo Switch, al menos en sus primeros días, se debe a algo más que a sus juegos.

El éxito

Con más preguntas que respuestas, los hechos indican que Nintendo Switch ha superado las previsiones de ventas más optimistas de Nintendo. Pese a los problemas de stock experimentados durante toda la pasada primavera, la consola cierra el año por encima de los 10 millones. Nintendo of America, que ocupaba buena parte de las preocupaciones finales de Iwata, se convierte de nuevo en territorio cómodo para Nintendo: “4,8 millones de unidades en territorio USA”. En España, la plataforma firma también el mejor estreno en toda la historia.

Por el camino, el catálogo de first party se engrosa, con Mario y Zelda como principales protagonistas. Las críticas aplauden a mano llena, mientras los títulos copan listas de ventas y entregas de premios al cierre de año. La gran tarea tradicional de Nintendo vienen siendo los third party, donde ejemplos como Doom, LA Noire o el recién anunciado Dark Souls dan pasos importantes; mientras que la compañía de Kioto ha descubierto en los desarrolladores indies su mejor aliado.

Hemos recorrido un año. Solo doce meses. El año 2017 para Nintendo. Un año que partía para la compañía desde la incertidumbre más borrosa, y concluye como uno de los puntos más dulces en la historia de la marca.