Actualidad

La otra cara de los eSports en España: sueldos y condiciones

Sergio C. González Sergio5Glez

400 euros en jornadas completas

Los sueldos de los jugadores profesionales de eSports no son siempre millonarios

Al igual que no todos los deportistas profesionales cuentan con nóminas de seis cifras, los deportes electrónicos cuentan con una realidad muy distinta a la que se suele difundir. Son las estrellas de los grandes equipos quienes gozan de una remuneración económica deseable para la mayoría de la sociedad, pero en España la situación es muy distinta.

En 2017 son ya miles los jugadores que se dedican a los deportes electrónicos en diferentes videojuegos, muchos capaces de llenar estadios de fútbol e incluso recogiendo mejores datos de audiencia que otros espectáculos diversos. A comienzos de este mes de diciembre tuvo lugar en IFEMA, Madrid, el espectáculo Gamergy, espacio dedicado a competiciones esports donde se citaron los mejores jugadores de España así como otras jóvenes promesas del resto de Europa; en total hubo más de 40.000 participantes en su octava edición, con una media de edad que no supera los 24 años, según recogió El País.

Dos caras para una misma moneda

Con más de un millón de espectadores, esta edición fue un éxito absoluto, algo tangible según los escalofriantes datos registrados por la organización de la liga ESL; como igualmente escalofriante es la otra cara de la moneda, esa que se aleja de las cifras que apuntan a una facturación de 4,5 millones de euros a través de los eSports España o los 1.5 mil millones de dólares en todo el mundo (un crecimiento del 40% respecto a 2016). Y es que según leemos en eldiario.es, Sergi Mesonero, fundador de la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), asegura que la realidad de las retribuciones económicas en España ronda los 1500 euros, aunque al mismo tiempo la retribución deja mucho que desear para aquellos que no tienen la suerte de tener un contrato laboral: "la media de salarios de jugadores de LoL en el marco de la SuperLiga Orange está en torno a los 1.500 euros brutos mensuales". Pero Alan Hernández, de 23 años de edad, ha estado durante los últimos cinco años cobrando una media de 400 euros; ahora por fin cuenta con un contrato, lo cual le hace ser según sus palabras verdaderamente “profesional”.

Para ampliar más la información, Sergi Madrigal, jugador suplente de G2 Vodafone de League of Legends, apunta que "el sueldo medio en LoL estará rondando los 1.000 euros". Él mismo ha reconocido no llegar a los 1000 euros siendo suplente.

Más allá de League of Legends

Si buceamos un poco más y nos alejamos de los “privilegiados”, aquellos que se dedican al juego más popular como es League of Legends, las cifras bajan todavía más. "La media de salarios en Clash Royale está entre los 500-600 euros", seguía diciendo Mesonero. Un ejemplo lo apunta Mario Lorente, residente en Albacete, que a cambio de 10 horas al día de trabajo en Hearthstone en la liga ESL. Su jornada incluye entrenamiento, disciplina alimentaria, compromiso con el resto del equipo y prácticas en las llamadas ‘gaming house’, suertes de acampamentos donde se reúnen todos los jugadores de los equipos para desarrollar nuevas tácticas in situ y preparar torneos. En este juego los salarios rondan lo 250 y 300 euros

Estatutos y jurisprudencia: casos de falsos autónomos

El Estatuto de los Trabajadores exige, de acuerdo con el actual convenio, que los jugadores profesionales de deportes electrónicos en España “estén bajo contrato”. La problemática viene cuando a día de hoy los eSports no están regidos por un convenio propio, lo cual deriva en injusticias para con los participantes, injusticias salariales y de condiciones laborales. Hablamos de contratos de 40 horas, con prácticas de unas 6 horas al día de lunes a domingo en algunos casos.

Estamos hablando así de posibles falsos autónomos, con jugadores dedicados que trabajan para una sola empresa con irregularidades como “riesgo de laboralidad” a cambio de sueldos que no llegan al salario mínimo establecido por el Gobierno de España en 2017. Se les exige exclusividad, pero no se da a cambio una seguridad laboral.

Además, la brecha salarial entre los que cobran más y los que cobran menos es disparatada, lo que ha planteado un debate sobre si debería establecerse un máximo acordado entre clubes. El doctor de derecho Jesús Lahera explica que en España no hay salarios máximos, aunque sí mininos, así que "no se puede topar el salario de un trabajador, no puedes rebajar el salario al que un trabajador tiene derecho". Por su parte, el doctor Todolí piensa que al no haber jurisprudencia no es moralmente adecuado que se decida un sueldo máximo al no ser nada elevado porque puede haber “un falseamiento de la competencia”. Pero claro, el mínimo es tan bajo que hay “peligro social bastante importante”.

Como vemos, no todo en los eSports son contratos millonarios, viviendas del tamaño de castillos para los jugadores o condiciones laborales ideales, no al menos en España.