BeTech: noticias de tecnología

GADGETS

Embr Wave, el wearable que regula tu temperatura corporal

Embr Wave

Este dispositivo genera ondas que te hacen sentir calor o frío para regular la temperatura de tu cuerpo.

Los cambios de temperatura son un verdadero fastidio, sobre todo en las estaciones de verano e invierno. Hay momentos, tanto en casa como en el trabajo, en los que nadie se aclara si hay que conectar el aire acondicionado o la bomba de calor. Parece que cada uno la temperatura el afecta más o menos, y es en esos momentos en los que necesitas tener a Embr Wave, el wearable que regula tu temperatura corporal.

 

Así es el wearable-termostato personal

Hay ocasiones en las que tienes más frío o calor de lo normal. Es posible que estés incubando una enfermedad, todo puede ser. Pero en ocasiones es el propio clima el que se hace insoportable. Menos mal que en muchos hogares y oficinas hay un regulador con el que se puede ajustar la temperatura para mantenerla fija, aunque si no es el caso tenemos una solución muy cómoda.

Su nombre es Embr Wave. Su aspecto podría pasar por el de un sensor de ritmo cardíaco o un moderno smartwatch, pero su cometido es totalmente distinto. En la parte superior del frontal existe un control táctil para que el dispositivo genere calor o frío en función de lo que necesites. Desplazando el dedo a la izquierda te refrescará, mientras que hacia la derecha aumentará los grados. Dispone de un total de 16 niveles de intensidad.

Así dicho queda muy sencillo, ¿pero cómo un dispositivo tan pequeño puede regular tu temperatura?. El aparato está en constante contacto con la piel y genera unas ondas que estimulan al sistema nervioso para que este regule la temperatura de forma natural. El número total de usos que le puedes dar es entre 25 y 50 sesiones, el equivalente a unos dos o tres días según sus creadores. Después tendrás que utilizar su puerto USB.

 

Póntelo según el sitio

Curiosamente el termostato de muñeca Embr Wave no funciona del mismo modo en exteriores que en interiores. Por eso tienes que cambiar el sitio en que lo llevas. Si estás en la calle el dispositivo debe estar en la cara exterior del brazo, mientras que en interiores es al contrario.

Si echamos un vistazo en Kickstarter, el proyecto ha multiplicado por cinco su menta de ingresos entre sus patrocinadores. Si quieres ser uno de ellos puedes aportar unos 200 euros al cambio, pero tendrás que esperar a julio de 2018 para tener el tuyo. El lado positivo es que lo tendrás en verano, cuando más disputas hay por encender o no el aire acondicionado.