BeTech: noticias de tecnología

TRUCAR LAS SEÑALES

Así de fácil se engaña a un coche autónomo para provocar accidentes

Así de fácil se engaña a un coche autónomo para provocar accidentes

Cómo se retoca una señal para que un Stop sea interpretado por el coche como una señal de Velocidad Máxima.

Hace unas semanas os mostramos un curioso vídeo que ilustraba lo fácil que era engañar a un coche autónomo o vehículo auto-conducido. En este caso no había que hackear nada, sólo hacer que el vehículo entrase en un círculo de sal. ¿Magia pagana? No, un simple truco visual para confundir los sensores visuales del coche y que lo interpretase mal. Y esto, que parece una tontería, en realidad se ha vuelto mucho más grave.

 

Así de fácil se engaña a un coche autónomo

Una tecnología que se están asentando en el mercado con marcas como Tesla y en los nuevos vehículos de otras como Volvo, BMW o Audi, la conducción autónoma se abre paso también en sectores como el transporte público urbano -terrestre e incluso aéreo-, el transporte de mercancías e incluso los nuevos trenes. Y es que lo que llevamos medio siglo viendo en películas de cine y novelas futuristas se ha hecho ya realidad, aunque también preocupa ver con que sencillez puede desbaratarse esa tecnología y usarse con fines peligrosos.

Como en el caso del coche atrapado en el círculo de sal, no se trata de hackear el sistema operativo del vehículo, sino más fácil: confundirle a nivel visual. Los vehículos con piloto automático están programados para interpretar las señales de tráfico y reaccionar según lo que estas señalen, y lo que unos investigadores de la Universidad de Washington han descubierto es que se puede alterar fácilmente una señal de tráfico para que el coche la lea mal y crea que está interpretando otra señal distinta.

Provocar accidentes

Como ejemplo más sencillo esta imagen que veis aquí, en la noticia. En apariencia es una simple señal de Stop a la que le han añadido las palabras ‘Love, Hate’ (amar, odiar) para crear un mensaje urbano de tolerancia y respeto, aunque sigue siendo un Stop, ¿verdad? Falso, porque para un coche autónomo, esas pegatinas formando dos simples palabras han cambiado totalmente el significado de la señal, e interpretará ese Stop como un disco de Velocidad Máxima 45 km/h. O sea, que en vez de frenar como debe, acelerará hasta la velocidad que la señal trucada le indica a su sistema.

Esta señal no es un Stop para un coche autónomo, es una señal de Límite Máximo

Si un hacker averigua la forma en que el coche clasifica los objetos y señales que ve con sus sensores, puede crear esas pegatinas que, colocadas en diferentes señales y objetos, confundirán al coche y le dirán que se pare en mitad de un cruce, que ahí no existe un paso de peatones o que se puede aparcar en mitad de una plaza. Y no hablamos de pegatinas de alta tecnología, sino que se pueden imprimir en casa con papel adhesivo.

Los investigadores sugieren que los coches inteligentes usen también datos del escenario y no sólo la señal en sí para deducir por ejemplo que no tiene sentido un Stop en mitad de una autopista de 3 carriles, o un límite de Alta Velocidad en una carretera residencial. Y también que los gobiernos fabriquen señales anti adhesivas o las coloquen fuera del alcance para cuando el tráfico autónomo sea una realidad, aunque ahora mismo queda patente lo espectacular pero fácilmente manipulable que es esta tecnología.