BeTech: noticias de tecnología

SUPERDEPORTIVO

Bugatti Chiron, el hiperdeportivo exclusivo de Ronaldo y Mayweather

Bugatti Chiron, el hiperdeportivo exclusivo de Ronaldo y Mayweather

DOMINIC FRASER

El coche de lujo tiene un limitador electrónico de seguridad debido a su excesiva velocidad punta.

Cuando pensamos en coches deportivos, enseguida nos viene a la cabeza un Ferrari, un Porsche o Lamborghini, coches de lujo con acabados espectaculares, velocidades punta enormes y precios muy por encima de nuestras posibilidades. Pero dentro de estos hay una categoría no definida del todo llamada Superdeportivos, en la que entran automóviles cuyas prestaciones son altamente superiores a las de los demás, acercándose o excediendo niveles de competición, usando además materiales ‘exóticos’ como la fibra de carbono, Kevlar y aleaciones para reducir el peso y obtener mejores prestaciones. Por esta misma razón suelen ser mucho más costosos que un deportivo masivo de altas prestaciones.

 

Bugatti Chiron, el hiperdeportivo exclusivo

De hecho el precio es lo que muchos expertos consideran como el elemento que mueve la clasificación de un vehículo de deportivo a superdeportivo, teniendo estos últimos un coste de fabricacion de por encima de los 125.000 dólares. Aquí entrarían joyas con ruedas como el McLaren F1, el Koenisegg CCR, el Pagani Zonda o el Bugatti Chiron, uno de los más deseados en la actualidad. Desarrollado por el grupo Volkswagen, el Chiron es el sucesor del también adorado Bugatti Veyron, está hecho en fibra de carbono y acelera de 0-100 kmh en menos de 1,5 segundos según el fabricante, 0-200 kmh en menos de 3,5 segundos y 0-300 kmh en menos de 10,5 segundos.

A semejantes niveles y por razones de seguridad, la velocidad máxima del Chiron está limitada electrónicamente a 420 kmh, aunque se estima que el tope máximo de aceleración que puede conseguir el superdeportivo es de alrededor de 464 kmh, casi 500 kilómetros por hora que dan fe de la pelea actual en el exclusivo sector para lograr el coche de calle más veloz aunque sea contraproducente, ya que a toda velocidad el depósito de combustible de 100 litros estaría vacío en 8 minutos, es decir, consumiría 190 litros por 100 km, lo cual se traduce en la emisión de 4.5 kg de CO2/km.

Sólo existen 500

Fabricado en 2016, del Buggati Chiron sólo existen 500 unidades en el mundo, motivo por el que es un modelo tan exclusivo y por lo que salió a un precio de 2,4 millones de euros, una cantidad de dinero que el 90% de la población jamás podría permitirse, pero un deportista de élite como Cristiano Ronaldo sí. De hecho y como fan de la marca Bugatti, CR7 fue de los primeros en llevarse uno a su garaje de cochazos deportivos junto al Veyron que ya tenía de antes y que se cuenta entre sus favoritos.

Mayweather con dos de sus Buggati Veyron

Mayweather con dos de sus Buggati Veyron

Aunque no es el único, ya que otro conocidísimo deportista y amante de los supercoches tiene otro: el ya retirado boxeador Floyd Mayweather, que el año pasado ‘acumulaba’ en su garaje hasta tres Bugatti Veyron, uno de ellos un Sport Vitesse descapotable con varios records mundiales en su carrocería, y otros como el Koenisegg CCXR Trevita Hypercar. Pero para que os hagáis una idea de la importancia del Chiron, Mayweather no ha dudado en vender dos de sus Veyron con tal de incorporar al nuevo Bugatti a la colección. ¿Llegará el boxeador al combate contra McGregor de este 26 de agosto montado en su Chiron?