BeTech: noticias de tecnología

MARS ROVER

El Mars Rover de la NASA para Marte, un coche digno de Mad Max Fury Road

El Mars Rover de la NASA para Marte, un coche digno de Mad Max Fury Road

Esta bestia “brillante y cromada” está diseñada para la superficie del planeta rojo.

Aunque en el cine y la literatura hace mucho que alcanzamos Marte, el fascinante planeta rojo se nos sigue escapando. Y lo hará hasta que la tecnología avance lo suficiente como para dominar el viaje interestellar -la NASA y agencias privadas trabajan en ello- o alguna otra forma alternativa que facilite el ir en cuestión de meses, y no de años. Pero dicen que podríamos estar a menos de una década de llegar a Marte, motivo por el que la NASA ha presentado su último ‘juguete’, el Mars Rover, un vehículo digno de figurar en la colección de Immortan Joe.

 

El Mars Rover de la NASA para Marte

Dado que debe moverse por un terreno inexplorado a nivel humano, la NASA ha creado un vehículo en forma de todoterreno de 8,5 metros de largo, 4,2 metros de ancho y 3,3 metros de alto. Una bestia que a simple vista parece sacada del garage de Mad Max Fury Road, o de la saga de videojuegos Mass Effect, que no monta unas ruedas tradicionales sino diseñadas especialmente para la superficie del planeta rojo -no, estas no se pinchan. De hecho no llevan aire. Dadas sus dimensiones, el Mars Rover puede usarse también como laboratorio portátil.

Sistemas de navegación, de comunicación y soporte de vida se integran en su diseño interior y exterior para que los astronautas se sientan seguros y cómodos al sacar al Rover ‘de paseo’ marciano. Un explorador con ruedas “brillante y cromado“ para abrirse camino y que tiene una particularidad, ya que si os parece un coche más de película de Hollywood que oficial de la NASA, es cierto: sus creadores son diseñadores de atrezzo para películas, y entre sus obras maestras figuran nada menos que las light cycles, las míticas motos de luz de la no menos mítica serie TRON. El Mars Rover es un diseño que se ha fabricado en sólo 5 meses, ¿será el que veamos abrirse paso sobre Marte?