Puyo Puyo Tetris
Puyo Puyo Tetris
Carátula de Puyo Puyo Tetris
  • 8

    Meristation

Puyo Puyo Tetris, análisis

Cristian Ciuraneta

Dos de los puzles que marcaron a toda una generación se fusionan en un juego sólido y convincente. Ya a la venta en Playstation 4 y Nintendo Switch.

La última semana de abril está marcada en Nintendo Switch por la salida a la venta de Mario Kart 8: Deluxe Edition. Probablemente la versión definitiva del mejor juego de la saga para muchos. Un nombre que vende por si solo millones –solo hace falta ver en Wii U- y que recoge el testigo de ‘hit’ para la consola híbrida de Nintendo tras The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Pero este viernes también es el día de la salida a la venta de Puyo Puyo Tetris, que sale en la misma Switch y en Playstation 4. Y la unión de dos de los juegos de puzle más adictivos de siempre no es solo un reencuentro de viejas glorias, sino una idea genial.

Puede parecer raro ponerse a definir lo que son dos de los juegos de puzle más conocidos por todos. Por un lado tenemos a Tetris, que se basa en la caída constante de piezas de distintas formas mientras intentamos hacer líneas completas para sumar puntos y evitar que se llene la pantalla. Por otro está Puyo Puyo, que deja caer distintas piezas de ‘gelatina’ con formas diversas y con la necesidad de crear contacto de cuatro de un mismo color para que desaparezcan.  Tetris fue el encargado de vender solito millones de Gameboys en todo el mundo, aunque es cierto que ha salido en decenas de plataformas. Puyo Puyo se estrenó a principios de los noventa siguiendo la estela de este tipo de juego con el que vimos muchas otras propuestas (desde Columns a Dr Mario, pasando por Puzzle Booble, Bejeweled y otros).

La fusión definitiva

Hay tres factores a tener en cuenta para comprender por qué Puyo Puyo Tetris es un juego a tener muy en cuenta en pleno 2017. El primero de todos es que estamos ante dos conceptos de puzle que son plenamente vigentes hoy en día. Da igual la versión que se escoja, la fórmula para hacer líneas -¡Y tetris!- cada vez a mayor velocidad sigue siendo igual de adictiva; la exigencia de saber cómo dejar caer las parejas de piezas en Puyo Puyo, de cómo gestionar las piezas amorfas que van apareciendo y demás, mantiene el interés y el desafío de antaño. La base jugable, por lo tanto, sigue manteniendo las virtudes que les hicieron triunfar en su momento.

El segundo factor es el modo fusión. Podremos jugar partidas de Tetris y de Puyo Puyo por separado, pero también con el modo mezclado. Una locura.  Lo que propone esta modalidad es que van cayendo piezas de uno y otro juego de manera indistinta. No podremos hacer líneas de Tetris con piezas de Puyo como tampoco podremos hacer packs de puyos de colores con las piezas del otro juego. La importancia de las ‘gelatinas’ es relevante porque caen con frecuencia y son las que impiden que hagamos líneas de tetris con facilidad. La fórmula crece cuando a esto añadimos el concepto “smashing”: las piezas de Tetris pueden chafar a las bolas de puyo hasta tocar tierra firme, algo que va bien para forzar crear líneas de puntos. Pero con una condición: todas las piezas puyo que son aplastadas por los tetriminos… vuelven a caer en bloque encima de donde estaban. Por eso hay que tener cuidado con la mecánica, ya que podemos encontrarnos con una pantalla a punto de reventar por culpa de eso. La gestión de “hold”, la opción de guardar una pieza para usarla cuando queramos, es vital también aquí.

El gran quid tanto de esta modalidad fusionada como de los juegos por separado y de la mayoría de modalidades del título es el multijugador. La mayoría de propuestas son enfrentándonos a jugadores locales, online o de la CPU (con una IA por cierto bastante veloz y puñetera desde un primer momento). Eso significa que haciendo combinaciones o chains (hacer desaparecer bloques y líneas provoca que desaparezcan otras, y así sucesivamente) podemos mandar bloques grises –molestos- a la partida de nuestro contrincante. Por lo que la velocidad y acierto en los movimientos es clave.

Repleto de modalidades

El tercer factor es, como comentábamos, las modalidades de juego. Puyo Puyo Tetris tiene un sinfín de propuestas. La primera de todas es el modo Aventura, donde se mezclan diálogos de diversos personajes del universo Puyo con misiones de todo tipo: hacer X puntos en un tiempo concreto, ganar a un rival, conseguir hacer un número de líneas antes que nuestro contrincante, hacer chains para supera rla prueba, etc. La variedad de desafíos es acertado, pero el concepto de “historia” es bastante pesado. Diálogos largos sin demasiado sentido (la trama empieza con bloques de Tetris invadiendo el mundo de Puyo) y que entorpecen el avance.

Más allá de esta opción para un jugador pasamos a tener absolutamente de todo en el modo Solo Arcade. Partidas versus de ambos juegos contra la CPU o contra amigos (4 jugadores a la vez), el ya citado modo fusión con las opciones de multijugador que acabamos de describir, un modo Swap donde juegas a la vez una partida de Tetris y de Puyo Puyo que se va intercalando mientras intentamos vencer al rival, modo Big Bang que obliga a hacer combos de líneas usando una misma pieza de Tetris constantemente y que cambia de manera periódica para fastidiar al rival; seis desafíos concretos (como la clásica partida infinita hasta que aguantemos, o hacer el máximo de puntos posibles con un número de piezas concreto) y Party, que añade objetos de todo tipo al juego tradicional: bloques de hielo, ataques de fuego, piezas que caen a la velocidad de la luz sin controlarlas…

Todas estas opciones también se pueden disfrutar en el modo online, donde podremos jugar a la Puszle League con puntuaciones entre jugadores y tenemos un modo totalmente personalizable para hacer partidas a nuestro gusto con amigos. El formato se completa con poder ver repeticiones, jugar con amigos y demás elementos tradicionales. Destacar que en Switch podemos jugar hasta cuatro jugadores en la tele o en modo ad-hoc con cada jugador con su plataforma. Tenemos varios desbloqueables para comprar con monedas que ganamos jugando, pero no son demasiado atractivos ni un incentivo real a lo que ya ofrece el juego de por sí.

A nivel visual, Puyo Puyo Tetris cumple su función con colores vistosos, menús sencillos y una banda sonora que con notas que nos evocarán cierta nostalgia, acompañan con un toque de alegría las partidas, los efectos especiales de los grandes momentos (ataques, combos, victorias) y demás. El juego llega totalmente en inglés, aunque no debería ser un escollo para disfrutarlo.

Este análisis se ha hecho con un código para la versión Switch

LO MEJOR

  • Dos grandes juegos de puzle que mantienen sus virtudes jugables
  • El modo fusión es divertido y exigente
  • Un sinfín de cantidad de modos de juego, tanto para un jugador como para el multiplayer
  • Sólida propuesta en línea

LO PEOR

  • Historia y desarrollo olvidable en el modo aventura, donde se echa en falta algo más de exigencia
  • Desbloqueables poco atractivos y sin ser un gran incentivo

CONCLUSIÓN

Puyo Puyo es una muy sólida propuesta que sabe mantener su atractivo a pesar de que la base jugable sea algo que llevamos años disfrutando. Ese conservadurismo inherente a fórmulas de éxito como Puyo Puyo y Tetris se ve compensado por una enorme cantidad de modalidades con distintos ritmos y desafíos, una propuesta claramente enfocada a disfrutarse sobre todo de manera multijugador (tanto local como online) y la curiosa fusión de ambos puzles que da pie a un formato de juego divertido y exigente. Por desgracia, uno de sus ganchos, el modo aventura, acaba fallando tanto por una historia y guion que no interesa y que interrumpe el ritmo de partida y por el hecho de que podría ser más exigente si tuviera selector de dificultad.

8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.