BeTech: noticias de tecnología

PIEL ELECTRÓNICA

Piel Robótica impresa, el primer tejido táctil creado con impresora 3D

Piel Robótica impresa, el primer tejido táctil creado con impresora 3D

El MIT crea una piel que reacciona con el entorno.

En Star Trek: Primer Contacto, para persuadir al androide Data de nave Enterprise de unirse a ellos, la raza de extraterrestres Borg lo tentaba colocándole un trozo de piel en el rostro para que sintiera lo mismo que un ser humano con algo tan simple como una caricia. Esa idea del androide capaz de sentir a un nivel físico es aún pura Ciencia Ficción, pero la idea de una piel robótica es algo que está en marcha. Y el último invento del prestigioso MIT (Instituto Tecnológico de Massachussets) lo corrobora.

 

El primer tejido táctil creado con impresora 3D

Y es que una de las metas de la tecnología es trasladar el concepto táctil que tan plenamente asumido tenemos con nuestros smartphones, y expandirlo a todo lo demás: coches, aviones, muebles, paredes, hogares, cualquier máquina y aparato, incluidos los futuros robots, estarán revestidos con una piel robótica llena de sensores que nos permitirá interactuar con ellos como si fueran enormes pantallas táctiles. Esa es la visión de algunos expertos, y para ello se requiere crear un tipo de piel virtual que reaccione al entorno. Y el MIT ha dado otro de los múltiples pasos necesarios para llegar a ella con su última creación.

Basándose en el escarabajo Tortuga de Oro, un insecto que suele estar en las hojas y cambia de color cuando lo tocan, un grupo de investigadores del MIT ha creado un tejido que reacciona de la misma manera, capaz de realizar esta contracción y cambiar de color. Para ello han recurrido al MultiFab, una minúscula impresora 3D que ha podido imprimir la piel plástica llena de sensores y de un grosor mínimo. De hecho el MultiFab ha realizado el proceso completo, introduciendo y endureciendo el líquido que sirve como semiconductor.

La piel robótica creada por el MIT usando la impresión 3D

Piel electrónica impresa

A estas alturas os estaréis preguntando la finalidad de esto. No sólo hablamos de crear aparatos, objetos y vehículos que sean táctiles e interactivos en toda su superficie, sino que la piel electrónica impresa puede ir más allá y ser usada para dispositivos de estructuras complejas e inusuales, ya que podrán crearse siguiendo el principio de la impresión 3D. De hecho podemos ir más allá y hablar de robots impresos que sean capaz de montarse ellos mismos, sin ninguna otra ayuda externa, lo que los convertiría en las máquinas más autónomas del planeta.

Suena al empiezo de una novela, película o historia post-apocalíptica, con máquinas capaces de crear otras máquinas de forma autónoma. Pero no hay duda del tremendo potencial de esta tecnología, así como lo que podría traer consigo. Aunque después de films como la soberbia Ex Machina cabe preguntarnos si es eso lo que queremos.