BeTech: noticias de tecnología

Seguridad

Las peores contraseñas que nunca debes usar para tus cuentas

contraseñas

En pleno 2017, todavía hay quien utiliza secuencias numéricas o nombres comunes para proteger sus datos en la Red.

Seguro que tienes un montón de cuentas y perfiles abiertos en Internet: el acceso a Facebook, Outlook, Gmail, Netflix… y estos son solo unos pocos. Sin embargo, es muy difícil acordarse de todas las contraseñas que pones y a veces se recurren a claves típicas o absurdamente fáciles de adivinar que pueden dejar expuestos tus datos. Para evitar sustos, te decimos cuáles son las peores contraseñas que nunca debes utilizar.

No hace falta que sea tan sencilla

Uno de los requisitos para poner una buena contraseña es que te acuerdes de ella. Parece muy obvio, pero hay quien va a lo más básico y no utiliza sus recuerdos para hacer una contraseña más potente de lo que cree. En su lugar, se utilizan elementos demasiado comunes que por el hecho de estar a la vista son sencillos de recordar.

Según Keeper Security, los creadores del software Keeper encargado de administrar los passwords de sus usuarios, ha revelado que todavía hay usuarios con contraseñas que te recomendamos no utilizar jamás. Un ejemplo claro es la secuencia numérica del uno al nueve en todas sus variantes (que no son pocas) o escribir la fila entera del teclado, siendo QWERTY o ZXCVBNM las más típicas. Los hay algo más avispados que, al menos, intercalan caracteres alfanuméricos como el 1q2w3e4r. Pero si quieres un ejemplo malo de verdad no hay nada peor que utilizar el nombre del buscador más famoso de Internet o la propia palabra ‘contraseña’ o ‘password’.

loggin

Una fecha importante o el mote del instituto son buenas contraseñas.

Cómo crear una buena contraseña

Ahora que ya conoces las peores contraseñas que nunca debes utilizar te daremos unos cuantos consejos para crear la clave perfecta. Ten preparadas, al menos, unas dos o tres para que no sea la misma para todas tus cuentas. Es posible que sea un lío al principio, pero si te las apuntas en un papel al principio te acostumbrarás a escribirlas en las diferentes páginas en las que ingreses. Cuando ya estés familiarizado podrás intercalarlas a tu antojo, aunque no es bueno cambiar de contraseña constantemente.

Hace tiempo te enseñamos a revisar y proteger tu clave en cuatro pasos. Revisar si tu cuenta está comprometida es vital para saber cuándo debes cambiar tu contraseña, aunque lo mejor es no entrar en páginas de las que desconfías o abrir correos de direcciones extrañas, por muchos iPhone 7 que hayas ganado en un sorteo aleatorio. Si no se te da bien recordar estas claves y tampoco la quieres apuntar también puedes utilizar LessPass, un programa que creará y gestionará todas las contraseñas por ti.